El ejército ruso proporcionó pruebas de su versión

Tensión extrema: Londres tanteó a Moscú en el Mar Negro… e hizo el ridículo (+video)

Mar Negro
24 de junio, 2021 - 12:19 pm
Qué Pasa

Un patrullero y dos aviones de combate rusos hicieron disparos de advertencia luego que un destructor británico el HMS Defender violara las aguas territoriales rusas en el Mar Negro al entrar 3 km dentro de ellas, frente al cabo Fiolent, en Crimea

Una arrogante decisión del debilitado gobierno del reino de Inglaterra, Gales, y Escocia, al ordenar a uno de sus barcos que violará la frontera de Rusia, estuvo a punto de provocar una conflagración con Rusia. Una guerra que hasta EE. UU. no desea por las desventajas militares de la OTAN.

Un patrullero y dos aviones de combate rusos hicieron disparos de advertencia luego que un destructor británico el HMS Defender violara las aguas territoriales rusas -en el Mar Negro- al entrar 3 km dentro de ellas, frente al cabo Fiolent, en Crimea.

Londres argumentó, provocadoramente, que el mar invadido era territorio ucraniano, ocupado ilegalmente por Rusia, pero, luego que el buque y los aviones de combate rusos efectuaran los disparos de advertencia el destructor de «su majestad» abandonó rapidito las aguas enemigas.

El senador ruso Sergei Tsekov, en comentarios a la prensa moscovita, condenó los movimientos del barco de guerra británico como una «violación flagrante de las normas internacionales», y señaló que las acciones podrían «provocar un conflicto armado muy grave».

El HMS Defender es un destructor de defensa anti aérea, construido en 2009. Antes del grave incidente, estuvo atracado en Odessa, puerto ucraniano, donde sirvió de sede a la ceremonia de firma del Acuerdo Londres-Kiev que suministrará buques de guerra a Ucrania. La “«pérfida Albión», ahora una potencia de segundo orden, también se comprometió a ayudar a Ucrania a construir bases navales en el Mar Negro.

Occidente, en especial Gran Bretaña (GB), sin duda, están «jugando con candela», en la que la OTAN se quemará si no observa las normas internacionales. Nadie quiere la Tercera Guerra Mundial, pero el mayor riesgo es que GB la inicie, mediante alguna acción tonta cerca de Rusia que, sin dudas, los pulverizará.

La armada británica necesita entender que las aguas territoriales de Rusia en el Mar Negro se respetan, y ésta no podía actuar de otra manera.

El Ministerio de Defensa de GB inicialmente negó que el incidente se hubiera dado, diciendo que «no se dirigieron disparos contra el HMS Defender», y que las fuerzas rusas simplemente estaban «realizando un ejercicio de artillería en el Mar Negro, y el buque inglés fue informado de los ejercicios de entrenamiento rusos en sus inmediaciones».

Al parecer, el destructor “HMS Defender” entró en aguas frente a las costas de Crimea.

 

Pero resulta que, Jonathan Beale, un periodista de la BBC que estaba a bordo del HMS Defender confirmó que el barco de guerra británico entró deliberadamente en aguas rusas y señaló que varios aviones rusos sobrevolaron el destructor y que «escuchó disparos».

El ejército ruso proporcionó pruebas de su versión, publicando imágenes de uno de los aviones Su-24M volando sobre el HMS Defender. Por su parte, la embajada británica en Moscú, contradictoriamente afirmó que «el buque de la Royal Navy solo efectuó un paso inocente por aguas territoriales ucranianas de conformidad con el derecho internacional».

La cancillería rusa fue muy específica al respecto. «¿Quién miente: el Ministerio de Defensa británico, el periodista de la BBC o la Embajada británica en Moscú?» preguntó María Sajárova.

Moscú considera el incidente como una grave violación de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar (1982) y pidió una investigación exhaustiva.

Por cierto, tener un reportero de la BBC a bordo hace que sea obvio que ésta fue una provocación cuidadosamente planificada que estaba destinada a ser utilizada también con fines de propaganda. Y, un «destructor equipado con misiles de alta precisión» que pierde la frontera rusa por 3 km, obliga a una pregunta suspicaz ¿qué tan precisos son esos misiles?

Apariencias

El Reino Unido está haciendo esto para apaciguar a Ucrania, tratando de humillar a Rusia. Pero, el juego se les viró y ahora es Londres –muy a su pesar– el que debe dar explicaciones de su torpeza estratégica y su huida pavorosa.

Rusia ha trazado las líneas rojas y, ni la OTAN ni otros, podrán cruzarlas sin su consentimiento… o, muy a su pesar, escucharán los disparos de advertencia, primero, que luego se dirigirán a las líneas de flotación…

La acción naval en el Mar Negro

Hay que precisar que el destructor británico iba más allá de Sebastopol. Después cruzó la frontera rusa y recorrió tres kilómetros. hacia el cabo Fiolet en el Mar Negro. El patrullero ruso primero hizo disparos de advertencia y luego un Su-24 realizó un bombardeo de aviso a lo largo del curso de navegación del Defender. Luego de esta maniobra, el barco británico abandonó las fronteras a toda máquina.

Londres niega incluso el hecho mismo de los disparos «fueron los rusos los que realizaban ejercicios de artillería»… ¡Bah! ¿Quiere Johnson recordarle a Putin que no reconoce a Crimea como rusa? Hágalo, tiene todo su derecho.

Pero, burlarse de Rusia en sus fronteras (casi en el 80° aniversario del comienzo de la Gran Guerra Patria) es una idea más que estúpida.

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente