Médicos Obstetras aseguran que el MP incurre en un error

10 de enero, 2014 - 2:54 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Cabimas – Las médicos obstetras zuliana Andreina Pérez y Tibisay Polanco, presuntamente condenadas a pagar 132 mil 894 bolívares por el Ministerio Público, declararon ayer en rueda de prensa en Cabimas, que la sentencia condenatoria, por el caso que llevan más de 2 años en litigio,  no se encuentra definitivamente firme. Destacan que apelarán dicho dictamen y que tampoco o ha sido publicado por el tribunal encargado para que se exponga en todos los medios impresos de la región la supuesta sentencia.

Las profesionales de la salud señalan que con esto se ve afectada su carrera, así como su estabilidad psicológica.

Las galenas, con una amplia experiencia profesional, precisaron que ciertamente fueron sometidas a un juicio por un caso que llevaba la Fiscalía 47, que lleva los casos de violencia contra la mujer – cuyos detalles fueron ocultos al conocimiento  público por petición de la presunta víctima- donde se desarrollaron diversos elementos probatorios y testimoniales promovidos en su mayoría por el Ministerio Público y del cual se arrojó una supuesta sentencia condenatoria.

“La sentencia no es firme y por ende no estamos de acuerdo con ella,  ya que detectamos irregularidades en el debido proceso, estamos en todo nuestro derecho de agotar los recursos necesarios para probar nuestra inocencia, el MP incurre en el error de adelantar los resultados de un proceso que no ha culminado, sin respetar las instancias, ni nuestros derechos constitucionales, lo que queremos es denunciar como una difamación contra nosotras, viéndonos afectadas nuestras carreras y estabilidad psicológicas, hubo un escarnio público en nuestra contra, para ese día hubo la lamentablemente muerte de un niño,  la paciente fue atendida en todo momento, recibiendo valoración por 3 especialistas en Ginecología y Obstetricia y residentes de postgrado. En todo momento recibió medicación y el bienestar de su hijo fue seguido muy de cerca. El retraso en la atención fue consecuencia de la mala gerencia hospitalaria que rige en todos los hospitales de nuestro país”, expresaron Pérez y Polanco.

Hechos

El pasado 26 de noviembre del 2010, la paciente Massiel Barrera acudió la madrugada  de ese día con dolores de parto, siendo atendida por el equipo de guardia en la emergencia del Hospital General de Cabimas. Recibió la medicación correspondiente e inició trabajo de parto a las 6:00 de la mañana según reza la historia clínica de la paciente. Seguidamente a las 8:00 am reciben la guardia las doctoras en mención. Barrera ya no se encontraba en trabajo de parto en fase activa, por lo que siguiendo los protocolos establecidos para la atención de la mujer embarazada según el Ministerio del Poder Popular para la Salud, se mantienen las indicaciones de vigilancia para un parto natural.

Aproximadamente a las 12:00 del mediodía se presenta un signo de alarma que les indica a las galenas que el trabajo de parto no puede continuar y solicitan la cesárea, la cual se realiza ese mismo día 26 a las 3:00 de la tarde. La intervención no se pudo llevar a cabo inmediatamente porque las salas de quirófano se encontraban ocupadas por una jornada de operaciones electivas realizadas por la directora Belkis Rosales.

Este hecho que fue testificado y comprobado en juicio. En conclusión Barrera pierde su hija y las consecuencias psicológicas ocasionadas a la paciente no son responsabilidad de las galenas.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente