Fiscal homosexual acosa a guardia nacional

1869 IMG 0106 01
10 de febrero, 2016 - 1:13 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1869 IMG 0106 01

El sargento Ernesto Bermúdez pidió reservar su identidad en la foto durante su visita a QUÉ PASA por temor a su vida

Foto: Fotógrafo

El sargento Ernesto Bermúdez acusó al fiscal Robert Martínez, titular de la Fiscalía Decimosexta del Ministerio Público, ubicada en Santa Bárbara, municipio Colón, de extorsionarlo con favores sexuales. Según el gnb, el fiscal perverso se valió de su cargo para decirle al efectivo castrense que si accedía a vivir una noche de pasión con él se podía olvidar de quedar preso en el retén de San Carlos, por una causa que lo inculpaba de homicidio, aunque las pruebas decían que era inocente. Después de satisfacer su motivación pasional el fiscal mantuvo al militar 11 meses tras las rejas

Maracaibo — Lo que comenzó como una salida a una fiesta se convirtió en una pesadilla para Ernesto Bermúdez. Su verdad se convierte en clamor cuando acudió a QUÉ PASA para denunciar el atropello del que es víctima por parte del fiscal del Ministerio Público, con funciones específicas en la Fiscalía Decimosexta con sede en la población de Santa Bárbara.

En un primer momento Bermúdez se encontraba frente a una institución bancaria, específicamente el 26 de agosto 2012, cuando dos hombres a bordo de una moto llegaron y apuntaron a  Wílmer González (alias Wilmito), y Daeber Plaza Hernandez despojó de un arma a Juan Lozada Atencio (hermano del occiso). En ese momento «comenzaron a hacer tiros desde la discoteca que se encuentra frente al banco contra los asaltantes y estos responden —según testigos aseguran que hubo más de 25 detonaciones— cuando llegó la comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) 5 horas después, se encontraron con una escena del crimen contaminada porque ni el occiso Yórver Lozada Atencio, ni los dos heridos estaban en el lugar y solo colectaron un casquillo de bala», cuenta Bermúdez, quien es sargento de la Guardia Nacional Bolivariana.

Poco después, Juan Lozada declara que «el asesino de su hermano es Steven Ontiveros», lo que prueba la inocencia del hasta ese momento  presunto asesino.

Quien no la debe…

El efectivo castrense se presentó en dos oportunidades ante la Fiscalía luego del hecho. La primera vez el 28 de agosto y luego el 28 de febrero de 2013 para solicitar que le fuese devuelta su arma de fuego que había consignado para la prueba de balística.

Sin embargo, a Ernesto Bermúdez se le solicitó orden de aprehensión por la presunta comisión del delito de Homicidio Intencional Calificado  por Motivos Futiles e Innobles.

Una llamada

El 16 de abril de 2013 en la noche Bermúdez recibió una llamada del fiscal Robert Martínez, quien para el momento «se identificó con su cargo y me dijo que estaba en conocimiento de mi situación jurídica y se ofreció a ayudarme».

Esa misma noche «me citó frente al Palacio de Justicia de San Carlos, me esperó en su carro y después me invitó a recorrer la nueva sede de la fiscalía y después me llevó a mi casa, no sin antes decirme que el sábado siguiente saliéramos».

«Llegó el día y salimos a dar unas vueltas por el pueblo y llegamos a mi casa como a las 11:00 de la noche. Nos quedamos en el carro y hubo algunas insinuaciones sexuales por parte del fiscal, y yo acepté tener un contacto sexual con él».

Muestra de poder

Días después —según continúa el relato de Bermúdez— fue citado por Martínez a la sede de la fiscalía para «demostrarme que su proposición era seria y que tenía poder y llamó al funcionario Eduardo Mavárez y este se negó y Martínez le dijo que ese caso era de él, antes de amenazarlo que si no lo hacía llamaría al fiscal superior Richard Linares». «Robert Martínez comenzó a llamarme y a pedirme que le enviara fotos íntimas mías. Después me citó nuevamente y me dijo que entráramos al hotel El Valle. En ese momento le puse freno y le dijo que no. Me amenazó y me dijo que aún sabiendo que no habían pruebas en mi contra iba a terminar preso porque él se encargaría de eso».

La persecución

«El fiscal Martínez me solicitó privativa de libertad y el juez del Tribunal Tercero de Control la negó. Él apela y también pierde».

Es por ello que el sargento señala que comienza «la verdadera guerra de Robert en mi contra».

«Llamó a los funcionarios del CICPC Enny Camejo, Júnior Portillo y Abdon Portillo, y cuadró con ellos para que me persiguieran. Eso fue lo que hicieron el 8 de marzo de 2013 cuando yo iba regresando de una fiesta en compañía de un tío y nos rodeó una comisión del CICPC y luego de revisar la documentación se dijeron entre ellos ‹listo, este es›, yo les pregunté qué pasaba y me dijeron que iba detenido».

Continua el relato: «Me presentaron en el Tribunal Primero de Juicio porque supuestamente yo estaba detrás de un robo, específicamente de un Robo Agravado en Grado de Tentativa. Lo que realmente sucedió es que yo le había dicho a Robert que me dejara tranquilo porque yo podía demostrar sus intenciones por los mensajes que me había enviado». El tribunal lo declaró no culpable el 13 de abril de 2015 por este caso.

Sin embargo, Bermúdez permanece privado de libertad según sentencia N°185-2015 de fecha 23 de abril de 2015 —desde el 7 de marzo de 2014 en el retén de San Carlos—, toda vez que el representante del MP solicitó se mantuviera la privativa en función de los hechos que motivan la causa penal N° J01-1498-2014.

Y finalmente el 16 de diciembre de 2015 «recuperé mi libertad, luego de once meses detenido injustamente. Hoy se mantienen las amenazas por parte del fiscal Robert Martínez y la presión por parte de los funcionarios del CICPC, razón por la cual responsabilizo directamente a estas personas por lo que pueda ocurrirme o a mis familiares», dijo Bermúdez quien además pidió que se «acabe la impunidad del fiscal Robert Martínez».

Un historial muy largo

A este Fiscal Décimo Sexto a quien han llamada la atención severamente, tanto la Sala 2, como la Sala 3 de apelaciones, en los siguientes casos: 1) VPO3-R-2015-000688. Decisión 297-15 – Aquí solicitó la incautación de un vehículo sin imputar al propietario.- 2) Decisión N° 328-15. Se le llamó la atención por solicitar el vehículo sin imputar al propietario. 3) Decisión 321-15 Llamado de atención por las mismas razones.- 4) Decisión 315-15.-  5) Decisión 385-15 Solicitó el Fiscal el comiso de un camión sin haber imputada. La Corte levantó la medida de aseguramiento.- 6) Decisión No. 438-15 (igual motivo).- Decisión No. 577-15.

Como estas decisiones hay más de cien (100) y a pesar de tantos llamados de atención, el Fiscal sigue haciendo desastres.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente