Escándalo en clínica La Sagrada Familia por cambio de neonatos

1313 21A
14 de julio, 2014 - 2:10 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1313 21A

Luego de hacerle los exámenes de ADN a la bebé que le entregaron hace casi dos meses, se determinó que no era hija de ellos.

Maracaibo — Luego de que se pensaba que se había visto todo con el robo de tres bebés en el Hospital Chiquinquirá de Maracaibo, surge el cambio de unos neonatos en la clínica La Sagrada Familia.

Yoselín Chiquinquirá Rodríguez Zabala dio a luz a su primera hija el pasado 27 de mayo, y luego de un mes y medio se dio cuenta que la bebé que había criado durante este tiempo no fue la que tuvo en su vientre durante nueve meses.

Toda una confusión

Rodríguez junto a su esposo Miguel Saavedra, aún sin poder creer lo que les sucedía, relató ayer que cuando las pequeñas nacieron, —el mismo día con dos horas y media de diferencia— les cambiaron el brazalete y además les pusieron unas cobijas que no eran las de ellas.

Nora Rivero, abuela de la bebé, detalló que cuando les entregaron a la pequeña que creía era su nieta, se percató que no era la cobija de ella y que el brazalete no era Saavedra Rodríguez sino Rodríguez Infante.

En medio de la confusión, Saavedra habló con las enfermeras, quienes buscaron el brazalete y la cobija entre otras cinco niñas que habían nacido el mismo día y se los entregó. La mujer relató que se habían quedado tranquilos, confiando que se trató de un simple error.

Las dudas

Los Saavedra Rodríguez se llevaron a la pequeña hasta su residencia en la urbanización La Chamarreta, pero en la vivienda surgió la incertidumbre y al otro día acudieron hasta la clínica a exigir una prueba de ADN que despejara las dudas sobre la infante que tenían en casa.

«En el lugar la vicepresidenta de operaciones de la clínica, Nora Bracho, nos dijo que había sido un simple «enredo» de las enfermeras, pero que ya había sido corregido, por lo que nosotros nos negamos y exigimos que nos hicieran pruebas de paternidad a las familias involucradas», dijo Rodríguez.

El pasado 29 de mayo tomaron las muestras de ambas familias para realizar los exámenes de ADN —con los gastos pagados por la propia clínica— y les dijeron que en 25 días estarían listos los resultados, sin embargo, a los 15 días les dijeron que se habían secado los hisopos y que debían sacarse la sangre para reiniciar el proceso en otra clínica.

El pasado viernes, a los Saavedra les dijeron —con resultados en mano— lo que el corazón de madre siente, la niña que tenína en sus brazos no era de ellos. «Ahora mi mayor preocupación es saber dónde está mi hija».

Con evidentes signos de molestia dijeron que la directiva del centro clínico no les dio la cara a ninguna de las familias y mandaron un comunicado que no confiaban en dichos resultados, por lo que para el día de hoy serán tomadas unas nuevas pruebas en otro laboratorio y si en otros 25 días se confirma que no es su hija, moverán cielo y tierra para dar con el paradero de su verdadera hija.

1313 21A%20ABAJO

Fotos: Diego Graterol

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente