El Gaes hace su trabajo y los jueces los dejan libres

1172 Tmb (33)
15 de febrero, 2014 - 5:02 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Archivo

Lo que pudo ser una noche tranquila y de reunión familiar, fue destruido en un abrir y cerrar de ojos por unos individuos. La tarde del pasado 11 de febrero, a eso de las 5:30 p.m., la señora Alis Milanés de Montilla llegó a su apartamento ubicado en el edificio La Paijana, residencias La Esperanza, ubicado exactamente a escasos metros de la sede del Grupo Antiextorsión y Secuestro (Gaes).

Esa mencionada tarde, la señora Alis llegó de realizar labores de interés personal a su apartamento 1H en el primer piso, al poco rato —aproximadamente 30 minutos— se dio cuenta que alguien estaba ingresando al apartamento. Según nos relata, ella creyó que era su antigua nuera, que durante tres años vivió en ese apartamento con uno de sus hijos y que recientemente se había separado para entablar una relación amorosa con otro sujeto.

En ese momento se da cuenta que no era precisamente su exyerna la que estaba ingresando al lugar, sino que tres tipos identificados como Rafael Morales Maldonado, Daniel Perozo Bustamante y Luis González Hernández llegaron al apartamento y a punta de golpes y pistola los sometieron en el lugar para insultarlos y amedrentarlos. «Matalos, mata a esos desgraciados», detalló la agraviada.

Resulta que Leannis Linares, quien fue la esposa de su hijo, es la nueva pareja sentimental de Rafael Morales Maldonado, y quien con actitud violenta llegó al apartamento con intenciones de sacar a su legítima propietaria, diciendo que el apartamento ahora le pertenecía a él.

Acompañado de los otros dos individuos, sometieron a niños y adultos mayores que se encontraban en la casa con golpes y maltrato psicológico, gritándoles que los iban a matar y sacar del apartamento muertos.

Los vecinos al ver semejante acción en contra de las mujeres y niños que se encontraban desesperados dentro de la vivienda, reaccionaron y se comunicaron con los funcionarios del Gaes, quienes se apersonaron hasta el domicilio antes mencionado y capturaron en flagrancia a los 3 sujetos que invadieron violentamente el inmueble.

En el mencionado operativo, los efectivos del Gaes lograron incautar un arma de fuego con la que mantenían en zozobra a los integrantes de la familia, colocando a los detenidos a la orden del Ministerio Público, ante la fiscalía de flagrancia de guardia a cargo de la fiscal auxiliar 5°, Indira Ivonne Cárdenas Miranda; y del tribunal 1° de control a cargo de la jueza Yesenia Durán.

Los detenidos fueron acusados de los delitos de violencia de género, previstos y sancionados en La Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en el capítulo sexto, que corre desde los artículos 39° al 41°, donde establece pena de prisión que va desde los seis hasta los veintidós meses; el delito de porte ilícito de arma de fuego previsto y sancionado en el artículo 277° del Código Orgánico Procesal Penal, donde dicta que se castigará con pena de prisión, de tres a cinco años; y el delito de uso indebido de las armas de fuego previsto y sancionado en el artículo 281° del Copp.

Los fiscales y los jueces

Dice la señora Alis, que los sujetos no estuvieron 12 horas detenidos, que para su sorpresa, fueron beneficiados  con una medida cautelar sustitutiva de la privación de libertad, es decir, están libres y en la calle. En base a esta medida, ella y sus familiares sienten que se encuentran desprotegidos de las leyes, pues considera que los sujetos podrían ir en cualquier momento hasta su casa para culminar lo que iniciaron.

Se pregunta cómo se defiende la sociedad si los principales enemigos de la justicia son los aplicadores de las leyes, que sin mirar con detenimiento las causas, aplican medidas que ponen en riesgo la vida de las víctimas y benefician a los victimarios, aun cuando estos se encuentran formalmente incriminados y en flagrancia.

Sin lugar a dudas, esta medida va en menoscabo del bienestar de las víctimas, porque nada impide que sus victimarios: Rafael Morales Maldonado, Daniel Perozo Bustamante y Luis González Hernández regresen a su domicilio y arremetan contra su vida y la de sus familiares.

La otra cara

Una fuente de gran crédito ligada al Ministerio Público nos confirmó las declaraciones de la señora Alis Milanés de Montilla, dando los detalles de la investigación y sorprendido por el menosprecio al trabajo que las autoridades hacen, pues los organismos de seguridad realizan su trabajo de aprehender al victimario y ponerlo a la orden del Ministerio Público para que este órgano de investigación los ponga en libertad más rápido que ya.

La señora Alis Milanés de Montilla, en medio de un gran terror y trauma hace responsable de su seguridad y la de cada uno de los miembros de la familia, a Leannis Linares y a su pareja, Rafael Morales Maldonado, así como a Daniel Perozo Bustamante y Luis González Hernández, quienes han sido vistos merodeando las adyacencias del edificio en una camioneta Runner de color verde.

NOTICIAS SUGERIDAS

Comente