Celebraron audiencia para atender estafa agravada de 142 familias

1099 SUCESO PALACIO DE JUSTICIA copy
30 de noviembre, 2013 - 6:43 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1099 SUCESO%20PALACIO%20DE%20JUSTICIA%20copy

Foto:Archivo

La sala de juicio número 10 era un hervidero. Más de 80 personas estaban a la espera que la audiencia fijada para este viernes sí se realizara. Comenzó a las 10:30 de la mañana. Los imputados por el presunto delito de estafa continuada, Isidro Alfonso Urdaneta Trujillo, José Gregorio Vera Trocóniz, Ana Inés Urdaneta Trujillo y Jesús Enrique Fernández Valbuena, llegaron en compañía de sus abogados y un escolta. Se veían tranquilos en contraste con la rabia contenida que mostraba la impotencia de las víctimas.

La presunta estafa comenzó en 2006 en la Costa Oriental del Lago cuando los imputados «vendieron» un complejo en Ciudad Ojeda que tendría un centro comercial y apartamentos, el nombre fue lo que se llevaron de sus víctimas, «Mi Esperanza».

No dieron la cara con el dinero en la COL y trasladaron sus operaciones a Maracaibo en 2009 y se ubicaron en una oficina en un centro comercial ubicado por la bajada Pichincha. Esta vez no fue uno los complejos que ofrecieron para cazar incautos, fueron seis: Avatar I, Avatar II, Avatar III, Avatar Norte, María Auxiliadora, Orión y Cyrius.

Esta vez la actividad les llenó los bolsillos y las iniciales que cancelaron quienes soñaban con un apartamento fueron desde 64 mil bolívares hasta los 200 mil bolívares. Puro cuento de camino fue lo que presentaron a sus víctimas. Avisos pagados a los verdaderos dueños de terrenos para que «mostraran» que ahí se construirían los apartamentos. Al parecer, solo son dos los predios de los queson propietarios, donde se construiría Avatar II y donde crecería Avatar Norte.

La causa está signada con el número 7C-28294-12 y en manos del juez Rómulo García en el tribunal séptimo de control del Circuito Judicial Penal del estado Zulia, o en los Tribunales del centro, como todo el mundo lo conoce.

La audiencia fue suspendida hasta el 8 de enero de 2014. Los imputados prefieren llegar a un acuerdo reparatorio y evitar que sus vidas queden manchadas con un expediente judicial, en pocas palabras, quieren seguir libres sin pisar la cárcel. Las víctimas prefieren evitar el desgaste del juicio. Toca esperar si los terrenos valen lo suficiente para pagarles a todos completo o saldrán a pellizco.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente