Berendique: «Este año no habrá sentencia»

1366 22A   Berendique
5 de septiembre, 2014 - 1:55 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1366 22A%20 %20Berendique

Foto: Archivo

«Este año no habrá sentencia». Así de tajante y desolado se mostró ayer Fernando Berendique, el cónsul de Chile en Maracaibo. Más de 18 meses después de la muerte a tiros de su hija Karen, las circunstancias no han variado. El juicio, iniciado hace más de un año, prosigue lenta y pacientemente. Pruebas balísticas suficientemente realizadas vuelven a repetirse. Cada uno de los abogados de los doce exagentes del CICPC involucrados en el crimen exige de manera pormenorizada e individual, por ejemplo, la realización de pruebas balísticas que se han efectuado reiteradamente.

El denominado «caso Berendique» parece de todo menos un expediente judicial de carácter penal. Ahora ha sido la confidencia estoica del fiscal nacional Alejandro Méndez al propio cónsul chileno la que ha enardecido el asunto, ya de por sí trasiego.

Fernando Berendique —casi como los ocho exagentes policiales que no utilizaron sus armas de fuego aquella fatídica noche— asiente ante el largo deambular de la justicia venezolana y sobre su cabeza todavía golpea esa férrea frase: «Este año no habrá sentencia».

Primero, se enfrentó a que el expediente judicial donde reposaba el cadáver de su hija fuera devuelto al tribunal porque ni tan siquiera sus folios estaban numerados; luego, a la falta de vehículos para trasladar a los imputados desde el Centro de Detenciones Preventivas El Marite hasta Caracas finalmente, lo peor, un año esperando a  que un tribunal de la capital del país se hiciera cargo del caso.

Ahora recibe la lapidaria noticia: «Este año no habrá sentencia». La realización de más pruebas balísticas es una de las causas principales de ese retraso judicial. Sin embargo, el propio CICPC comprobó el mismo día del crimen —16 de marzo del año 2012— qué armas habían sido percutidas y cuál era la pistola que detonó en la nuca de Karen Berendique.

Incluso, más. El informe 41.936-12 del Concejo Disciplinario de la región occidental del CICPC —del 12 abril del año pasado— determina que la bala que causó la muerte de la hija del cónsul chileno pertenecía a la pistola marca Glock, modelo 17 y con el número de serial EAG-090. Esa arma estaba asignada al agente de investigaciones Geferson Benito Villalobos.

El juicio del «caso Berendique», como ocurrió con la investigación del suicidio de Idania Vargas —luego misteriosamente reconvertido en homicidio por la dirección nacional del CICPC— parece un trecho interminable. Por un lado, para los familiares de la víctima y, por otro, para los exagentes que no desenfundaron ni dispararon aquella noche en el barrio Teotiste Gallegos.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente