Sicarios asesinan a estudiante de LUZ dentro de su casa

1080  23AAA  JM (1) 01
11 de noviembre, 2013 - 4:27 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1080  23AAA %20JM%20%281%29

Maracaibo — Humberto José Lozada Quevedo (25), un estudiante de LUZ del último año de Derecho, fue asesinado de tres impactos de bala dentro de su vivienda de tres pisos signada con el número 68-131, ubicada en la avenida 12 con calle 69 del sector Tierra Negra a la 1:30 de la madrugada del sábado. Dos sicarios habrían irrumpido en la casa momentos antes de la llegada del joven. Los móviles que más cobran fuerza en el hecho son venganza o pasional.

Según refirió un amigo y compañero de estudios de Lozada, quien pidió el anonimato, a las afueras de la morgue forense de la Facultad de Medicina de LUZ, explicó que su doliente había salido a las 12:00 de la noche en compañía de su novia a bordo de la camioneta de la fémina, una Grand Cherokee, color plata, placas AE827EG a comprar comida en la avenida Cecilio Acosta. Al regresar, dos sujetos los esperaban dentro de la casa, al parecer irrumpieron por la parte trasera y tras insultar a Humberto le propinaron tres tiros: el primero en la mano, el segundo en la espalda y el último tiro en la cabeza le puso punto y final a su vida.

El hecho ocurrió en presencia de la novia de Lozada, a quien los sujetos le habrían ordenado apartarse para acabarlo.

¿Pasional o venganza?

Una fuente policial informó a QUÉ PASA que la mujer que sostenía una relación sentimental con la víctima, hace poco menos de un año mantuvo una relación amorosa y tuvo dos hijos con un «pesado narcotraficante que ahora reside en los Estados Unidos», razón por la cual la línea de investigación apunta a lo pasional. Agregó la fuente que Lozada había recibido amenazas de muerte vía telefónica, una semana antes de su asesinato.

Otra información que dejó asomar la fuente fue que el estudiante de Derecho próximo a graduarse, trabajaba con la compra de los cupos Cadivi y al parecer habría tenido problemas con «clientes insatisfechos que fueron estafados».

Trascendió que en la casa de tres pisos, el joven residía en la planta baja con su madre, quien se encontraba de viaje y las dos partes de arriba funcionaban como piezas en alquiler. Para el momento de la muerte por encargo no había nadie en la casa.

«Fido», como de cariño le decían sus amigos, tuvo cuatro niñas, solo le faltaban tres materias para recibir su licenciatura y era dirigente estudiantil dentro de la Facultad de Derecho de la referida casa de estudios.

1080  23AAA %20JM%20%282%29

 

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente