El exceso se debe evitar incluso en comidas sanas

¡Atención! Comer poco es lo más sano

comer sano b
25 de septiembre, 2020 - 3:32 pm
Anaís Meleán / Qué Pasa

La Ley de la Cantidad es una norma de sana alimentación, es un medicamento multidimensional que favorece la digestión, equilibra el suministro de nutrientes de acuerdo al gasto energético, sin caer en deficiencias

 

Se ha pensado que si la comida es sana se puede comer en cualquier cantidad, pero no es cierto. El exceso en la alimentación es nocivo sea cual sea su naturaleza. Para muchos la gula es un pecado capital, para otros es la forma rutinaria de alimentarse. Se sientan a la mesa, y en vez de considerar cuánto deben comer, se entregan al apetito y comen en exceso. Luego, el estómago debe trabajar hasta el extremo durante el resto del día para eliminar la carga que se le ha impuesto.

Lea también: Meditar a la hora de comer activa la conciencia sanadora

Todo alimento ingerido, del cual el organismo no deriva beneficio, es una carga para la naturaleza en su trabajo. Estorba la máquina viviente. El organismo queda obstruido y no puede realizar su trabajo con éxito. Los órganos vitales quedan recargados innecesariamente, y la fuerza nerviosa del cerebro es desviada al estómago para ayudar a los órganos digestivos a realizar su obra de procesar una cantidad de alimento que no beneficia al organismo.

Registra la especialista Elena de White en su obra Consejos sobre la Salud, que «de esta manera la fuerza del cerebro queda disminuida por las exigencias que se le imponen para ayudar al estómago a llevar su pesada carga. Y después de realizada la tarea, ¿qué sensaciones se experimentan como resultado de este gasto innecesario de fuerza vital? Una sensación de debilidad y desfallecimiento, como que si se debiera comer más.

Tal vez esta sensación se produce precisamente antes de la hora de comer. ¿Cuál es la causa? El organismo quedó agotado por su trabajo; de ahí viene esa sensación de cansancio. Y pensáis que el estómago dice: «más alimento», cuando su cansancio dice claramente: ´dadme reposo».

El estómago necesita períodos de descanso

El estómago necesita descansar a fin de recuperar sus energías agotadas, para dedicarlas al próximo trabajo. Pero en vez de concederle un período de descanso, se piensa que necesita más alimento y se le impone otra carga al organismo.

Los excesos de comida debilitan al organismo, los órganos digestivos flaquean, y la enfermedad, con su secuela de males, aparece como resultado. Si las personas ya estaban enfermas, de este modo aumentan sus dificultades y disminuye su vitalidad cada día de su vida. Hacen que su fuerza vital trabaje innecesariamente para digerir la comida que colocan en sus estómagos.

La Ley de la Cantidad

Ante esta cotidiana y cruda realidad, es necesario ejercer voluntariamente un control en la cantidad, para lo cual se recomienda aplicar la Ley de la Cantidad, una estrategia destinada a cubrir los requerimientos nutricionales como proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales en forma proporcional a las necesidades orgánicas de cada persona.

Este medicamento multidimensional consiste en controlar la cantidad de alimentos en una ingesta, pues de lo contrario, se sobrecarga el sistema congestionándolo; en este caso el organismo se defiende expulsando lo ingerido a través del sistema excretor sin poder aprovechar los nutrientes.

«El exceso de comida recarga el organismo, y crea condiciones morbosas y febriles. Hace fluir al estómago una cantidad excesiva de sangre, lo que luego enfría las extremidades. Impone también un pesado recargo a los órganos digestivos, y cuando éstos han cumplido su tarea, se experimenta decaimiento y languidez. Los que se exceden así continuamente en el comer llaman hambre a esta sensación; pero en realidad no es más que el debilitamiento de los órganos digestivos. A veces se experimenta embotamiento del cerebro, con aversión para todo trabajo mental o físico».

La Ley de la Cantidad nos permite controlar cualquier nivel del cuerpo, colesterol, presión sanguínea, azúcar en la sangre, etc. Poco, llega mejor que mucho al organismo. La Ley de la Cantidad no es cuanto voy a comer, sino el todo.

Existe un ejercicio para hacer eficaz estos dos medicamentos multidimensionales estudiados y se puede entrenar de la siguiente manera:

Con un cuadrito de chocolate lo colocas en la lengua y dejas que se disuelva, poco a poco irás sintiendo el éxtasis que mueve todo tu ser. Se debe aprende a disfrutar de los alimentos, definitivamente eso sana el sistema digestivo.

Luego puedes tomar el segundo cuadrito y lo disfrutarás aún más, pero cuando llegues al tercer cuadrito ya estarás empalagado y no querrás más, así también controlarás las cantidades.

No es el alimento sino los niveles de saturación a la cual llevamos al organismo lo que más afecta al organismo. Esos niveles son los nocivos.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente