Editorial

¡Y usted!: ¿Defenderá la independencia de la Patria?

26 de junio, 2020 - 10:06 am
Gastón Guisandes López

Gastón Guisandes López 

Venezuela demanda la legitimación de la vida del país en todas las instancias cívicas y en todos los niveles de los cinco poderes públicos: Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano (que envuelve al Ministerio Público, la Defensoría del Pueblo, la Contraloría General) y, el Poder Electoral.

Hoy por hoy se vive en ascuas y tal vivencia se siente en todos los ámbitos de la colectividad, tanto del oficialismo, como de la oposición y, particularmente, de los independientes, quienes sin duda alguna son mayoría, sin militancia partidista, pero manifestándose unos a favor del oficialismo y otros de la oposición.

Por otra parte, en Venezuela están, en plena y apasionada actividad los tres segmentos que integran la vida política del país: Los pacíficos, los violentos y los indiferentes que nos arrastran a situaciones graves por los peligros en que colocan la población, siendo tal la intransigencia, que hace temer una asonada de grandes proporciones, acción que nunca deberá ocurrir, pero si cumplimos todos con la obligación, cívica y patriótica, de impedirla, contando para ello con la ayuda de El Altísimo.

“Quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra” y, aunque a estas alturas todos hemos tirado cientos y hasta miles de piedras, culpando a los contrarios de las razones que argüimos para justificarnos en el hacer, convirtiéndonos un día en enemigos y al siguiente en amigos, aunque siempre, y para desgracia de todos, cuanto hacemos se propone abatir al contrario.

La locura marca el paso. Se ha llegado al extremo, insólito, antipatriótico y abominable, de ir a mendigar al gobierno de los Estados Unidos de Norte América, que envíe tropas a Venezuela para derrocar, a tiros y bombas, todo el poder gubernamental y, para asegurar el éxito de semejante traición, piden se sumen tropas de Colombia y Brasil, convocando a su vez, desde el seno de la Organización de Estados Americanos, OEA, al resto de los países miembros de dicho organismo.

Juan Guaido, impío por naturaleza y de cuyo traidor hacer está enterado el pueblo venezolano, contrató, con dinero robado al Tesoro Público, la formación de grupos armados, con participación de guerrilleros extranjeros y apoyo abierto de EE.UU., Colombia y Brasil, para que invadieran el territorio venezolano por diversos puntos geográficos e iniciaran el derrocamiento del Gobierno Nacional,

Es cierto que importantes instituciones y organizaciones privadas, como las Cámaras de Comercio y Producción, encabezadas por las Grandes Empresas; Los Colegios Profesionales; La Iglesia Católica, acompañada de la Judía, las Universidades Privadas y no pocas de las Públicas; las Academias; la Banca y Aseguradoras Privadas; la Industria de la Construcción; las Asociaciones de Ganaderos y Agricultores, y por encima de todos, los Medios de Comunicación, avalan, propician y financian un Golpe de Estado, no importando a sus dirigentes que esto pueda desembocar en una guerra civil.

Lea también: Reconstruir el centro: Maracaibo lo merece

Es cierto que el Gobierno Nacional, El Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV y demás partidos políticos que respaldan el Poder Ejecutivo, tienen que hacer un alto en el camino y acatar, con pleno respeto y sumisión, los principios y mandatos que en la Constitución de la República se consagran, entendiendo todos que el Imperio de la Ley tiene que imponerse, por las buenas o por las malas: Simplemente porque es la Ley.

¿Sí querrán recordar todos los ciudadanos y las instituciones representativas del país, el Caracazo, que solo fue un aviso de cuanto pasaría en el país, si al pueblo no se le redime y se le da el trato que le corresponde, tal y como tiene que ser?

Nunca olvidemos, que una vez encendida la chispa y cogido fuego la pradera, la infernal candela puede destruir y acabar con todo: Con Venezuela.

Gastón Guisandes López
Editor  

 

 

 

 

 

 

 

 

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente