Editorial

¿Impactarán los precios los votos de diciembre?

gaston2
23 de agosto, 2020 - 8:00 am
Gastón Guisandes López

Gastón Guisandes López

Fabricantes, comercializadores de bienes y suplidores de servicios, cualquiera sea el nombre o nombres que asuman o con el cual estos pretendan se les identifique, se comen vivos y sin eructar a los consumidores de bienes y/o servicios: Con más o menos equilibrio en la aplicación de la tan invocada, justicia social, que nunca ha existido en Venezuela, ni en general, en el Continente Americano, excepción hecha, con Canadá y EE.UU., en el resto de los países que se aposentan en la territorio continental, la libertad, la igualdad, el bien común y el imperio de la ley, no son más que un remedo, el cual, en la mayor parte de la veces, se trastoca en burla a las leyes o regulaciones oficiales.

Entre el acaparamiento del dinero, acumulado por los bancos, las empresas de seguro, las financiadoras, los prestamistas y los mercaderes, vale decir, los tenedores del dinero atesorado, en gran parte, por prestamistas, usureros, especuladores auto calificados de empresarios, deudores fallidos de dinero público captado sin efectivas garantías, etc., encontramos una de las formas de robar al erario público y si no, revise las Memorias y Cuentas de CADIVI, RECADI, la Corporación Venezolana de Fomento, CVF, el cementerio donde enterraban sus empresas quebradas los empresarios venezolanos y no pocos de extranjeros. etc., para que compruebe como robaron antes y roban hoy, aquellos que saben dónde hay y como batir, que no el cobre, sino los “cobres” y a montones.

Lea también: EDUCACIÓN PRESENCIAL Vs EDUCACIÓN A DISTANCIA

Hoy por hoy, los precios no los contiene nadie en su diario incremento (ya, diariamente, muchos productos de primera necesidad y gran demanda por el consumidor, aumentan los precios, al menos, dos veces cada día y en estrafalarios porcentajes), sin que autoridad alguna intervenga para castigar al infractor y ello a pesar de que el gobierno eliminó todos los impuestos al consumo con la finalidad de ayudar los suplidores a contener el alza de los precios en general y, especialmente, los de primera necesidad, pero, y siempre hay un pero, el precio oficial del dólar (BCV) aumenta rigurosamente día a día

Entiendo que el gobierno hace concesiones, muy sustanciales, a los importadores y a los comercializadores de los productos para el aseo personal, de los productos alimenticios, los apropiados para la sazón en general, los llamados sociales o pasa-palos, la limpieza de la ropa y del aseo del hogar y, muy especialmente, que tan caros resultan, de los detergentes para la limpieza del hogar y la ropa; En general, de todos los productos calificados como de primera necesidad, en al ámbito alimentario, así como de la higiene, llegando al extremo de meter, en el anonimato, de hecho y hasta de derecho, a la Superintendencia de Protección al Consumidor y ello con el propósito de facilitar al comerciante, tanto al mayorista, como al minorista o detallista, la importación o adquisición nacional de cuanto ayuda, significativamente, a impedir la ambición desmesurada, muy propia del explotador, quien ante nada, ni ante nadie, se detiene a la hora de pasar la raqueta por el bolsillo de los pobres y de la clase media. También, los pudientes y los ricos, salieron premiados y…¿por qué no?

De cuanto tiene que ocuparse la Superintendencia es del abuso, por momentos estafa o robo descarado, en que incurren los vendedores o suplidores de bienes por los cuales no quieren asumir las garantías que protegen al adquiriente y al cual dejan a las malas del diablo, sometido el comprador a las estafas, que usualmente cometen los proveedores con el comprador, cuando de garantías, repuestos o bienes de algún valor se trata.

Definitivamente, al consumidor de lo que sea, lo llevan por la calle de la amargura.

Gastón Guisandes López Editor 

 

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente