Francis Juzga

1828 P1170156
24 de diciembre, 2015 - 2:10 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** Brota de lo más profundo de mi corazón desearles una felicidad Navidad a todos mis lectores, pese a saber perfectamente que esa felicidad resultará efímera, de un corto lapso, porque está signada por el materialismo cada vez más arraigado en el ser humano.

Pese a la situación económica que padecemos, insistimos en comprar lo que no nos hace falta. ¿Un costoso traje para lucirlo un par de horas nos hace felices realmente? Definitivamente sí, pero no olvidamos que al despuntar el día, nos estarán esperando los mismos problemas que creímos neutralizar por un rato. No pretendo pecar de pesimista, pero recomendaría no malgasten su dinero, y no pensar que por dejar de lucir un traje, se va a ser menos feliz, o que de no contar con licor será desalentador. Debemos pensar bien y solo los niños están exentos de esta advertencia, porque dentro de su inocencia, no entienden de mala situación y al Niño Jesús y sus juguetes los esperan con avidez, lo que lleva a muchos padres y madres a los sacrificios más cruentos con tal de lograrlo.

Espero realmente que todos estén bien, con una gran recomendación, acérquense a Dios y Él sabrá aliviar las penas y ratos amargos que pasaremos unos más que otros. Desde lo más recóndito de mi corazón: Feliz Navidad a todos.

*** El tema de la Gaita del Año está latente solo en su parte negativa. Imposible creer que en una escogencia de esta índole todos quedaran conformes. Muchas situaciones que analizar quedaron en el maltrecho ambiente de la gaita. Quienes se abstuvieron de participar, al parecer tomaron la decisión lógica, a juzgar por lo sucedido, que solo ha dejado una secuela de insultos y ofensas personales desmedidas.

Advierto que no juzgo la decisión que tomó el jurado. Esa se respeta, de lo que me ocupo es de lo que trajo consigo la reacción de otras personas que ya antes, cuando se señalaron a las 10 gaitas clasificadas, iniciaron un ataque desmedido contra el sistema. Por allí comenzó o colarse la mala intención que hasta estos momentos no ha cesado y se mantendrá un largo rato pues hay quienes se sienten realmente insultados en público.

Sigo en defensa de los miembros del jurado, en especial de Rafito Molina, un caballero, un ciudadano de primera línea, quien no se merece un trato de falta de respeto como el que le han hecho. Y duele más porque muchos de quienes lo hacen tienen rabo de paja, así de simple, así de sencillo. Vaya hacia Rafito mis más sentida consideración, respeto y admiración.

Tampoco voy a pretender exhibirme como el más ingenuo de los incrédulos. ¿La intromisión de la política tiene que ver mucho con lo sucedido? Achacar que la cercanía al Gobierno hizo que se dieran esos cuestionados resultados está en el ambiente, pero Barrio Obrero sigue protestando y allí estuvo, señal de que el tema Feliz Año tenía fuerza y por eso se le incluyó, luego de un supuesto cambio de verso, única manera de que pudiera clasificar. Pero al final obviamente pienso que la política acabó con el concurso de la Gaita del Año.

Una pregunta que me hago es qué hacia Barrio Obrero en el concurso. Que sepamos, todos los integrantes del grupo que formaron parte de Fundagrez, fueron eliminados de un solo plumazo, de allí que no entiendo esa entrega que sirvió para un pase de factura, por las continuas gaitas protestas que año tras año graban. Si Nano Silva pudiera darme las razones para ello, trataré de entendérselas.

Otra cuestión sobre la cual emití juicio, se repitió. Al proclamar la Gaita del Año en tan temprana fecha, hace que el ambiente festivo se pierda, porque dos días después del veredicto las estaciones de radio pusieron punto final, a muchos programas que solo se mantenían porque la promoción de las gaitas clasificadas así lo exigía. El fin de la temporada a fecha tan temprana, atenta contra la estabilidad de la gaita y también del ambiente navideño. El concurso, tal como van las cosas, lejos de favorecer a la pasión gaitera, se asoma como algo perturbador.
Ramón Soto Urdaneta en una actitud gallarda me reconoció que ciertamente el tema de Barrio Obrero (Feliz Año) es más tradicional, en el estricto sentido de la palabra, que el Uvero del Pesebre, en cuanto a gaita se refiere, pero defiende su tesis de que en prosa, la que él escribió, tiene méritos porque rescató algo que está a punto de desaparecer como lo es el Pesebre de Canchancha, sitio turístico que visitan muchos zulianos en esta época del año.
Sepan que el producto de la parte del premio que le corresponde lo donará a Los Gaiteritos de Sierra Maestra, un grupo que viene en ascenso y que trabaja prácticamente con las uñas, porque nadie los ayuda. Le gratificamos con nuestro reconocimiento a tan elegante gesto, advirtiendo que él no tuvo la culpa de lo que determinó el jurado.

*** El «Pollo» Brito tuvo que salir escoltado como si él tuviera culpa de lo que pasó. No sé qué impresión se lleva esta vez, pero le pido disculpas públicas a nombre de los marabinos conscientes, por el trato injusto que recibió, cuando él no tuvo que ver con la decisión del jurado y porque como ya dije en entrega anterior, él es el segundo caraqueño que se faja a cantar la gaita, amarla, protegerla y llevarla a todos los rincones del país, siendo como es Patrimonio Cultural Nacional.

*** La reflexión de esta Navidad: Los Tres Filtros de Sócrates….

Dicen que el chisme es como un pez muy grande fuera del agua, que brinca y se revolotea incesantemente durante un tiempo, pero invariablemente al final siempre muere por sí solo. En la antigua Grecia, Sócrates fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que profesaba a todos. Un día, un conocido se encontró con el gran filósofo y le dijo:

¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo? Espera un minuto-replicó Sócrates: Antes de decirme nada quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo el examen del «triple filtro». ¿Triple Filtro?  Correcto —continuó Sócrates— antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar, tres veces lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el examen de triple filtro.

El primer filtro es la VERDAD. ¿Estás completamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto – No —dijo el hombre—, realmente solo escuché sobre eso y… Bien —dijo Sócrates— entonces realmente no sabes si es cierto o no.

Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la BONDAD. ¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo? – No, por el contrario. Entonces deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que, sea cierto. Pero podría querer escucharlo, porque queda un filtro.
El filtro de la UTILIDAD. ¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo? – No, la verdad que no. Bien —concluyó Sócrates—, Si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno, e incluso no me es útil, ¿para qué querría yo saberlo?
La amistad es algo invaluable, nunca pierdas a un amigo por algún malentendido o comentario sin fundamento.

*** Galería Gaitera, esa fue la que me brindaron el domingo por la tarde en el programa Freddy Rodríguez y Juan Vené y por Alborada 100.9. Lo que escuché en vivo me convirtió la tarde en un remanso máximo cuando venía de escuchar Mi Vieja Discoteca con Gerardo, Emerson y Chávez quienes me brindaron tres excelentes horas de buena música, la que me gusta porque me ayuda a recordar tantas momentos gratos de nuestra existencia.

*** Una vez más la gracia de Dios ha estado a mi lado. Desde Lagunillas recibí la llamada de Orángel González, amigo de la familia quien a los 94 años se acordó de este servidor por leer mi columna. Él fue factor determinante en el matrimonio de mi hermano Sylvia Elena y Ciryl Bridges y los apadrinó en la iglesia Las Mercedes.

Escucharlo llamarme «Fico» me proporcionó una sin igual alegría. Él fue mi representante cuando estudié en la ciudad como becario del Centro de Entrenamiento Artesanal (CEA). Tremendo regalo de Navidad, que ubico por encima de muchas cosas. Dios bendiga a Orángel y a su familia y van mis deseos por una Navidad de lo más bella. Gracias Orángel, bastantes gracias.

*** Hay personas a quienes tengo en el rango de especiales. Ellos a lo largo del año me han llenado de buenas atenciones. Me refiero a mis compañeros de trabajo Paulino Guillén, Vidal Vílchez, José Sánchez y Emilio Espina, quienes junto a Jhonatan Yamarte, Alfredo Valecillos, Andrés Seijas, Carlos Manjaret y Jairo Henríquez, me han deparado tantas atenciones a lo largo del año y  en virtud de ello nuestros mejores deseos para ellos y su familia. Feliz Navidad, se les respeta y se les admira.

*** Otra reflexión: ¿Existe el mal? Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta: «¿Dios hizo todo lo que existe?» Un estudiante contestó valiente, «¡Sí, lo hizo!» «¿Dios hizo todo, caballero?», «Sí, señor», respondió el joven. El profesor contestó: «Si Dios hizo todo, entonces Dios hizo al mal, pues el mal existe, y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo». El Estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe cristiana era un mito. Otro estudiante levantó su mano y dijo: «¿Puedo hacer una pregunta, profesor?», «por supuesto», respondió el profesor. El joven se puso de pie y preguntó: «Profesor, ¿existe el frío?» «¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?».

El muchacho respondió: «De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía. El calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor. «Y, ¿existe la oscuridad?», continuó el estudiante. El profesor respondió: «Por supuesto». El estudiante contestó: «Nuevamente se equivoca, señor. La oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores de que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz».

¿Cómo puede saber cuán oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente. Finalmente, el joven preguntó al profesor, «señor, ¿existe el mal?». El profesor respondió: «Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio. Vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal». A lo que el estudiante respondió: «El mal no existe, señor, o al menos no existe por sí mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó al mal. No es como la fe o el amor, que existen como existe el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz».

Esta foto la debía, se refiere a la visita de la gente de Barrio Obrero

Foto: Cortesía

¡Buen provecho!

Reitero mis deseos por una Feliz Navidad para todos.

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

NOTICIAS SUGERIDAS

Comente