«Eveling Trejo ordena violencia contra el pueblo»

19 de marzo, 2014 - 3:41 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Lo ocurrido el pasado sábado, reseñado como enfrentamiento entre «guarimberos» y comerciantes; no es otra cosa que focos de luchas entre dos clases sociales antagónicas.

Ciertamente el motivo de esa confrontación ha sido la paciencia colmada de los zulianos que trabajan en la economía informal como medio de subsistencia, ante las constantes arremetidas de violencia por parte de pequeños grupos de la clase media, que pretendieron destruir sus lugares de trabajo. Quien asegure que no existe un motivo ideológico o político en esta confrontación; está fuera del contexto real e histórico. El derecho y la defensa al trabajo por parte de la clase más desposeída, es apenas uno de los elementos que alimentan la lucha de clases. A razón de esto, los revolucionarios nos preguntamos ¿hasta qué punto continuarán apareciendo estos focos?, ¿Está el gobierno de Maduro dispuesto a respetar la decisión soberana del pueblo, de defenderse ante la imposibilidad de los cuerpos policiales? ¿Están los partidos revolucionarios a la altura de saber digerir estos hechos, que los obliga a inclinar la balanza?

Las «guarimbas» estacionarias fracasaron, ahora Eveling Trejo, Yorman Barillas, Léster Toledo, entre otros, han dado órdenes de movilizarse en contra de la población. ¿Contra quienes ahora? ¿Contra los transportistas? ¿Contra centros comerciales? ¿Instituciones? ¿Contra la misma Iglesia? La gente se pregunta: ¿Qué pasará? ¿Qué hacer?  Quizá quienes jugaban a ser revolucionarios, nunca imaginaron que el río calmado y pacífico al inicio, tomaría vida propia y se convertiría en un torrente irreverente, indetenible, capaz de transformar todo a su paso. La arremetida burguesa defendiendo el capitalismo, las pretensiones del gobierno norteamericano de controlar los recursos energéticos de nuestro país, las élites económicas en los diferentes espacios de poder; han encontrado en los errores y desviaciones de quienes pretendiendo  un ensayo de  modelo de gobierno hibrido (cosas del socialismo con cosas del capitalismo), el escenario perfecto para situaciones incontrolables para ambas partes, pues como dijimos, son antagónicas e irreconciliables. ¿Es la guerra civil como lucha de clases, el futuro inmediato indetenible?

La fuerza ejercida por los trabajadores de la economía informal, defendiéndose ante la violencia de una clase que pretendía destruirla, es tan legítima como el derecho que tiene el pueblo venezolano de decidir cómo defender su tranquilidad y estilo de vida. La mayoría del  pueblo soberano, no puede estar sucumbido bajo el temor de unos pocos, y tampoco puede defenderse tan solo con manifestar sus buenas voluntades de paz, ante agresiones físicas en las que pudieran perder la vida. Es simple derecho de actuar en legítima defensa, donde el Estado no ha podido. Este escenario puede evitarse, y así lo incentivamos los Tupamaros, siempre y cuando la clase media, los vecinos de los sectores del Palaima, El Cují, Saladillo, Altamira, como en otras ciudades del país; no se dejen manipular por líderes terroristas de la oposición y asistan a los espacios de conversación donde mutuamente podamos discutir las posibles soluciones a los problemas existentes.

De seguir con su actitud antipatriótica, empujarán al pueblo a tomar la revolución en sus manos, inclusive contra la segura intervención militar del gobierno estadounidense, como ya lo han hecho saber descaradamente pisoteando el derecho internacional. Después de la tormenta de otro Vietnam seguro vendrá la calma para construir un nuevo país, las premisas de Mao serán retomadas, pero ¿habrá valido la pena los muertos de ambas partes, cuando pudo evitarse dialogando? Ustedes deciden.

NOTICIAS SUGERIDAS

Comente