Empoderamiento maracucho 2029

17 de noviembre, 2013 - 1:41 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Cuando me refiero al empoderamiento maracucho, solo estoy proyectando que los ciudadanos de la Maracaibo 2029, deben ser personas conscientes de su papel como agente de cambio en la sociedad que le rodea. Es decir, conocedores de sus propias capacidades y oportunidades, interactuando en una ciudad viva y de alma activa, para que todas sus acciones se orienten al mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.

Antes de comenzar a analizar el empoderamiento ciudadano es importante conocer el concepto básico de la palabra empoderamiento. Textualmente, Wikipedia la define: «Empoderamiento o apoderamiento se refiere al proceso por el cual se aumenta la fortaleza espiritual, política, social o económica de los individuos y las comunidades para impulsar cambios positivos de las situaciones en que viven». Traducido al maracucho, forma parte del llamado regionalismo o sentido de pertenencia, que en teoría sentimos los zulianos por nuestras cosas, pero que debemos materializar y hacer tangible con hechos y conductas, para que nuestra ciudad sea humanista, inclusiva, participativa y sostenible, es decir, la Maracaibo 2029 que debemos construir para la generación de relevo.

Es menester realizar un análisis de actores de la sociedad maracucha para luego insertar el empoderamiento local y distribuir las responsabilidades, importancias y efectos colaterales de la aplicación de la filosofía del empowerment o empoderamiento, como plataforma para la conceptualización, desarrollo y construcción de la Maracaibo 2029. La capital zuliana, como todas las ciudades venezolanas, está regida por una sociedad conformada por tres bloques de actores. Plasmada sobre una pirámide de desarrollo, tenemos el bloque superior con los tres niveles de gobierno: nacional, regional y municipal. En el intermedio tenemos a un grupo que es la razón de ser de la ciudad, es decir, las personas que aparecen en diversas manifestaciones de grupos, como asociaciones de vecinos, consejos comunales, comunidades, vendedores urbanos y otros. Finalmente, en la base de la pirámide y actuando como soporte, tenemos a todos los organismos públicos y privados, colegios y cámaras profesionales, universidades, medios de comunicación y otros actores especiales.

Analizando de manera puntual e individual tenemos que el empoderamiento político en los tres niveles de gobierno nos garantiza gobernabilidad democrática y ciudadana, con una sociedad participativa y con capacidad de cabildeo. En cuanto al empoderamiento social, nos lleva a tener unas organizaciones vecinales y consejos comunales fuertes, legítimos y representativos, lo cual garantiza actores sociales empoderados con mayor capacidad de incidencia y decisión. Esto complementado con un empoderamiento económico, para generar oportunidades y autonomía, que incide en la sustentabilidad de la ciudad, por tener organizaciones sociales de todos los sectores productivos fortalecidos.

Es obvio que la conclusión mas importante de este análisis es la necesidad de participación masiva y heterogénea de todos los maracuchos, maracaiberos o marabinos, en la construcción de la Maracaibo 2029, comenzando con la formación ciudadana y de los valores de todos los niños, jóvenes y adultos que les permita internalizar ese empoderamiento maracucho, para que finalmente aflore en todas las actividades, escenarios y ámbitos territoriales de nuestra Maracaibo. Digamos: «Soy Maracucho y formo parte de la legión de ciudadanos de Funmara500, que construiremos la Maracaibo 2029». ¡Contamos con vos! @funmara500.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente