Corto y largo el aumento del pasaje en Maracaibo

21 de abril, 2014 - 1:54 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Una vez más, otra vez, como todos los años, como siempre, se anuncia el aumento del pasaje del transporte público en Maracaibo. El mismo cuento, suerte de plaga bíblica para los maracaiberos, la misma cantaleta que escuchamos desde que tenemos uso de razón entre quienes autorizan el aumento y los choferes y sus gremios.
Al margen y como las guayaberas, el pueblo usuario de un sistema primitivo de movilización, víctima eterna de una humillación cotidiana que va lacerando la dignidad del maracaibero sometido al «corto y largo». Nunca dos adjetivos fueron tan nefastos para la convivencia urbana y tan siniestros para la condición ciudadana de los que vivimos aquí. Porque a eso se reduce la política de transporte público en Maracaibo: al corto, bien cortico, ingenio, responsabilidad e imaginación de quienes deben diseñar y ordenar una política de transporte y movilidad; y el largo de la negligencia y la incapacidad para medio emparapetar algo sobre ruedas que aligere este calvario de ir por la ciudad.

Y es que nadie oye las quejas y maldiciones de quien padece la chatarra, sale con la ropa roída y contaminado con el humo que traga o los decibeles del radio. ¿De verdad se justifica este nuevo aumento si la humillación diaria no va a cambiar?

El usuario del transporte público en Maracaibo es sometido a todo tipo de abusos en los carritos por puesto, buses o microbuses. Algunas líneas cortan sus rutas hasta tres veces y multiplican por  tres el costo del pasaje. La mayoría de las rutas terminan en el centro colapsando la movilidad del comercio y la vida urbana. En las horas pico no hay nadie que garantice la frecuencia de las unidades de transporte. En las noches, los fines de semana y los días feriados es un verdadero víacrucis tomar el transporte público.

¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué los ciudadanos hemos permitido que el desmadre llegue a estos extremos? ¿Por qué el Imtcuma ha perdido capacidad de reacción y hoy, junto al Imau, conforman el binomio más odiado en la ciudad? Hay un abuso grosero de la paciencia del maracaibero. El Metro que en sus inicios, hacen ya más de veinte años, se vendió como la solución para el problema del transporte en Maracaibo, no ha cumplido esa misión.

Es urgente pasar del problema a la solución. Un agresivo Plan de Movilidad Urbana que atienda al transporte público, ordene el privado y le permita a las personas con discapacidad también movilizarse. Con líneas exclusivas, paradas predeterminadas, autobuses amplios y confortables. Con terminales de transferencia y terminales satélites en las entradas y salidas de Maracaibo, con un plan sectorial vial que repare las vías, haga más distribuidores y elevados, que mejore la semaforización y señalética —¿quién dio la orden para que dejaran de pintarse los pasos de peatones?— paradas con sombra, grúas ambulantes para que destranquen la vía del carro que se quedó o del choque que dura mediodía para que se levante.

Sugiero, responsablemente, que se replantee la Línea Dos del Metro.

Por lo pronto nos oponemos rotundamente a cualquier aumento del pasaje urbano que deje intacto el servicio.

Tips

√ Un éxito las Rutas Ecoturísticas promovidas por la Gobernación del estado Zulia. Lugares para la recreación y el disfrute de los zulianos, tan ávidos de espacios para la convivencia, el sano descanso y la reconciliación con la naturaleza y cultura nuestras. El tren ejecutivo del gobierno anterior vacacionaba todos los fines de semana en alguna isla caribeña. El esparcimiento es un derecho popular y una obligación del Gobierno.

√ Otra vez se incendió el relleno sanitario. La Alcaldía de las excusas le echa las culpas a la Gobernación, pero ¿qué interés podría tener el Gobierno regional en impedir la descarga cotidiana y darle cuerda a una gestión tan mala como la de la alcaldesa? Hay algo que huele muy mal detrás de la basura.

√ Otro problema grave que comienza a competir con el del transporte y la basura es la deficiencia del gas doméstico. El Sagas de la Alcaldía es otro ente inoperante, está en el suelo, con solo una cuadrilla para los reclamos de las 18 parroquias, además con las redes de distribución hechas un colador. Maracaibo es una bomba de tiempo.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente