A 15 años de Ambrosio Alfinger

31 de agosto, 2014 - 1:34 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Es obvio que nos estamos refiriendo a los 500 años de fundada Maracaibo, por el alemán Ambrosio Alfinger el 8 de septiembre de 1529. Por lo tanto a partir del 8 de septiembre del año en curso, solo faltarán 15 años para tan significativa fecha, es decir, la celebración de los 500 años de la Maracaibo Mía, Siempre Mía, del poeta Udón Pérez. Sin embargo, se suele hablar del hecho fundacional, pero no de la historia de Alfinger. Fue un conquistador de origen alemán (1500-1533) representante de una familia bávara de apellido Ehinger o Dalfinger, que a través de los años devino castellanizada como Alfinger.

La historia comienza desde 1517, ya que la familia de Ambrosio Alfinger estaba asociada con los Welser y cumplían funciones de factor o apoderados con mandato en los negocios. En 1528 el rey Carlos I arrendó a los Welser o Belzares el territorio de Venezuela, definido entre Maracapana, al oeste de Cariaco, hasta el Cabo de la Vela, en la Península Guajira. Este convenio fue negociado por Enrique Alfinger y Jerónimo Sailler, agentes de los Welser, aprovechando los favores de Carlos I, motivado a las grandes cantidades de dinero que este debía a los Welser. En la Capitulación de los Welser con la corona de Castilla, los alemanes asumieron la responsabilidad de fundar poblaciones y fortalezas. Para ello nombraron como representante al hermano de Enrique, es decir, Ambrosio Alfinger, quien se encontraba desde 1526 en la Isla Española, espacio territorial actualmente ocupado por Haití y República Dominicana.

Basado en este acuerdo, firmado en 1528 se le otorga a Ambrosio, el cargo de gobernador y capitán general de la creada Provincia de Venezuela, donde llegó en marzo de 1529 y se instala en Santa Ana de Coro único asentamiento europeo en la neoprovincia. A pesar de que el contrato de los Welser con la corona, establecía la fundación de nuevas ciudades y centros militares, su expedición se puede calificar como conquistadora y no como colonizadora. Ya que la motivación de los Welser, no era otra que el aspecto comercial y el acaparamiento de riquezas. Por esa razón con los rumores de la existencia de una ciudad con muchas riquezas de oro, llamada El Dorado, decide abandonar la ciudad, acompañado de 200 alemanes y españoles, así como también un grupo estimado de 1.000 esclavos. Su recorrido le llevó a fundar la Villa de Maracaibo, que en los documentos alemanes de los Welser aparece como Neu-Nurnberg, que se toma como origen de la ciudad de Maracaibo y a explorar nuestro Lago en el transcurso de ese mismo año.

En virtud de no encontrar oro en el área y obsesionado por el tesoro de El Dorado, deciden aventurarse por territorio, que posteriormente sería la Nueva Granada. En 1530 llegan a las tierras que actualmente forman los departamentos del Cesar y Norte de Santander en Colombia. Se abre paso por el valle de Upar hasta la Sabana de los Caracoles en 1932, lugar donde hoy se encuentra Bucaramanga. Producto de la muerte de cientos de hombres a causa de enfermedades y enfrentamientos con tribus indígenas, Ambrosio Alfinger toma la decisión de regresar a Santa Ana de Coro con el botín de oro que hasta el momento había logrado acumular. Pero antes de comenzar su regreso en mayo de 1533, es atacado por los indios chitareros y alcanzado por una flecha que atraviesa su garganta, en territorios conocidos hoy como Chinacota, entre Pamplona y Cúcuta, donde muere tras cuatro días de agonía a la edad de 33 años.

Todos conocemos las polémicas sobre la historia de la fundación de Maracaibo, ya que además de la oficial, realizada por Ambrosio Alfinger en 1529, tenemos al conquistador español Alonso Pacheco quien en 1569, fundó la población de Ciudad Rodrigo a orillas del Lago de Maracaibo, la cual fue abandonada y refundada en 1574 por el capitán Pedro Maldonado con el nombre de Nueva Zamora de la Laguna de Maracaibo. Podemos concluir que los maracuchos somos así, para destacarnos hablamos de tres fundaciones. Lo que es innegable es la influencia alemana que nos quedó, ya que posteriormente muchos alemanes se instalaron en Maracaibo, casi reclamando sus derechos y participando en el desarrollo económico, social y cultural de Maracaibo. Solo como referencia tenemos que el Puente General Rafael Urdaneta y la Línea 1 del Metro de Maracaibo fueron construidas por empresas alemanas en consorcio con empresas venezolanas. Afloremos todos los sentimientos y fuerzas de nuestras raíces, etnias indígenas y fundadores para construir la Maracaibo 2029. Contamos con vos! @funmara500.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente