Detienen en Bogotá a venezolano buscado con circular roja de Interpol

21A-JU
19 de agosto, 2015 - 7:35 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El detenido fue puesto a disposición de la fiscalía colombiana

Foto: Agencias

Nidio Quiroz es miembro de la banda responsable del plagio y homicidio del comerciante José Enrique Maia Sardihna el 8 de julio de 2014, a quien descuartizaron

Bogotá — El venezolano Nidio José Quiroz, buscado con circular roja de la Interpol, fue capturado ayer en Colombia donde se escondía desde el segundo semestre del año pasado.

El sospechoso está acusado por las autoridades venezolanas por delitos de «homicidio, secuestro, asociación para delinquir, robo agravado y lesiones», señaló un comunicado de Migración Colombia.

La detención se produjo en la capital colombiana gracias a una denuncia de una ciudadanía que puso sobre la pista a las autoridades migratorias, en una operación que contó con apoyo del consulado venezolano.

Quiroz ingresó en Colombia de manera ilegal, pues hasta el momento no hay constancia de que haya desarrollado actividad laboral o delictiva en Colombia.

El detenido fue puesto a disposición de la fiscalía colombiana, institución que tiene cinco días para informar al Gobierno venezolano de la detención e iniciar así los trámites de extradición.

La historia

Nidio Quiroz es miembro de la banda responsable del plagio y homicidio del comerciante José Enrique Maia Sardihna el 8 de julio de 2014. Para ese entonces, el sospechoso era empleado de víctima en una distribuidora de pan árabe.

El hombre fue plagiado cuando llegaba a su negocio. Quiroz, junto con Jean Franco Salas habrían desertado de la banda, huyeron a Colombia y dejaron al cautivo en manos de Édgar Núñez, alias «Pololo». Éste último decidió matar a Maia Sardihna cuando dos hombres dejaron de responderle las llamadas que les hacía, al no saber qué hacer con la víctima.

Cuando los delincuentes solicitaron pago de rescate a la familia, les habrían dicho que no contaban con el dinero. Los plagiarios les sugirieron que vendieran bienes, pero no llegaron a pagar la suma exigida.

Núñez ordenó a dos miembros del grupo que enterraran a Maia Sardihna, pero la cabeza y las manos de la víctima fueron arrojadas desde un puente hacia la caraqueña avenida San Martín, donde las hallaron.

Comente