Con globos y hip-hop despidieron a Ronny

1407_4_01
16 de octubre, 2014 - 3:43 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Ana Molero

«A la gente que se quiere me da miedo que una bala se la lleve». Precisa y exacta la frase de la canción al ritmo del hip-hop que retumbaba en el cementerio San José, mejor conocido como El Redondo, donde fue sepultado Ronny Benavente (22).

Maracaibo — «A la gente que se quiere me da miedo que una bala se la lleve». Precisa y exacta la frase de la canción al ritmo del hip-hop que retumbaba en el cementerio San José, mejor conocido como El Redondo, donde fue sepultado Ronny Benavente (22).

El talentoso joven, estudiante de Ingeniería en Informática, compositor de canciones y casi perfecto dibujante será recordado como un «guerrero hijo de Dios», según dijo su mamá.

El paisaje parecía confabular con el que normalmente la gente asume como triste y doloroso, sin embargo, sus dolientes se encontraban resignados, felices y aferrados a Dios.

Una colonia de mariposas amarillas se hizo presente en el lugar y rodearon el ataúd caoba donde reposará su cuerpo para siempre.

Globos blancos, franelas estampadas con su imagen, rosas blancas, amarillas y rojas, acompañaron al muchacho hasta su última morada.

Su madre, Ingrid Nava, permaneció serena y tranquila, su mirada elevada al cielo hacia semejanza a una conversación de alianza con el mismo padre celestial.

«Te amo hijo, mi guerrero, mi triunfador, fuiste víctima de la delincuencia de la inseguridad de este país», dijo.

Ingrid elevó una plegaria por su hijo que inició con el padre nuestro y finalizó con un: «Eres eterno hijo, la gente buena se va al cielo. Dios te espera».

Jean Manuel, amigo de Ronny, acompañado de otros compañeros le cantaron un rap compuesto por Ronny en 2009.

«Paz a tu alma Ronny, gracias por todo chamo».

Comente