Cameron renunció por considerar que no es el capitán que necesita el país

Brexit logró histórico triunfo y el Reino Unido está fuera de la UE

13a
25 de junio, 2016 - 9:26 am
Sandy Ulacio / [email protected] / Agencias

Según el artículo 50 del tratado de la Unión Europea son dos años los que podría tardar la separación. Escocia e Irlanda del Norte buscan ahora su independencia de Inglaterra

Foto: Agencias

Gran Bretaña — El Brexit (Bretaña fuera) logró un 51,9% de los votos, 1.269.000 más que el Remain (permanencia), que ha obtenido el 48,1% de los votos. Comienza una nueva era en Europa. Cuatro décadas después de su ingreso en la Unión Europea (UE) en 1973, cuando por entonces el bloque era conocido como la Comunidad Económica Europea (UEE), el Reino Unido decidió romper los lazos con Bruselas.

A partir de este momento, las instituciones europeas escrutan los escasos seis párrafos que contiene ese artículo 50 del tratado de la UE. El texto da dos años prorrogables para pactar la separación, que no requiere unanimidad de los socios. En caso de conflicto, todo puede salirse de control.

Cameron renuncia

El primer ministro británico, David Cameron, anunció ayer que abandonará el cargo en octubre porque el país necesita un líder nuevo para llevar a cabo las negociaciones de ruptura con la Unión Europea.

«No sería correcto que yo fuera el capitán que dirigiera al país», dijo Cameron a la prensa ante su residencia de Downing Street, estimando que «el nuevo primer ministro debería estar en el puesto antes del inicio del congreso del Partido Conservador», en octubre.

«Tenemos una democracia parlamentaria», afirmó, «pero hay momentos en que lo correcto es consultar a la gente».
El primer ministro lanzó un mensaje de tranquilidad, avisando «a los británicos que viven en Europa y a los europeos que viven aquí de que no habrá cambios inmediatos».

Boris Johnson, un miembro del Partido Conservador y exalcalde de Londres que se convirtió en el rostro más reconocible a favor de la salida de la UE, buscaría convertirse en el próximo primer ministro.

Los independentistas

La primera ministra escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, que durante la campaña ha sugerido que si el Reino Unido vota por salir de la UE pero los escoceses apuestan por quedarse, podría impulsar un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia, calificó el resultado como «sólido e inequívoco». El recuento «deja claro que los escoceses ven su futuro dentro de la Unión Europea», afirmó la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP). Stugeon ha afirmado que un segundo referéndum de independencia «está sobre la mesa» y ha asegurado que si el Parlamento escocés considera que esa «es la mejor manera de permanecer en Europa, deberá celebrarse antes de que terminen las conversaciones sobre la salida de la Unión Europea».

Por su parte, el presidente honorífico del partido republicano norirlandés Sinn Féin, Declan Kearney, manifestó que la victoria del Brexit en el conjunto del Reino Unido debe impulsar la convocatoria de un referéndum sobre la unidad de Irlanda. «El gobierno británico ha perdido cualquier mandato que tuviera para representar los intereses económicos o políticos de los norirlandeses», dijo Kearney.

Reacciones

La canciller alemana Ángela Merkel ha recibido «con gran pesar» la decisión de los británicos, en referéndum, de abandonar la UE. «No tiene sentido darle vueltas, hoy es un punto de inflexión para Europa, es un punto de inflexión para el proceso de integración europea», ha recalcado. Pero la líder alemana ha pedido «calma» para no precipitarse en una respuesta que será vital. Porque, según ha dicho en una comparecencia este viernes por la mañana, de cómo reaccionen los 27 Estados restantes dependerá que la UE no salga aún más dividida de este embate.

Para preparar esta respuesta, Merkel se verá el lunes en la capital alemana con los líderes de Italia, Matteo Renzi; de Francia, François Hollande; y con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Precisamente Hollande declaró: Sarkozy: «Europa puede funcionar sin los británicos, pero no puede funcionar como ahora».
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha asegurado que la Unión «está decidida a mantener la unidad de los Veintisiete». Esas palabras muestran la magnitud del seísmo: hasta este jueves mismo eran los Veintiocho. «No habrá vacío legal después del Brexit», ha explicado Tusk. «Es un momento histórico, dramático y con consecuencias para todos, en especial para Reino Unido. Pero no podemos dar una respuesta histérica».

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado que tras el Brexit «tanto el Reino Unido como la Unión Europea» seguirán siendo socios indispensables de EE UU». Obama ha dicho en un comunicado que respeta la decisión del pueblo británico de abandonar la UE y ha defendido los lazos que unen a su país con Gran Bretaña. «La relación especial entre Estados Unidos y el Reino Unido es duradera y la pertenencia del Reino Unido a la Otan sigue siendo una piedra angular de la política económica, exterior y de seguridad de Estados Unidos».

El secretario general de la Otan, Jens Stoltenberg, afirmó que «el Reino Unido seguirá siendo un sólido y comprometido aliado de la Otan, y continuará teniendo su rol líder en nuestra Alianza».

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, urge a través de un comunicado a las autoridades británicas y europeas a «trabajar colaborativamente» con el fin de «asegurar una transición suave a una nueva relación económica entre Reino Unido y la UE, lo que incluye clarificar los procedimientos y objetivos que guiarán el proceso». Lagarde también aplaude las primeras reacciones de protección del Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo.

El líder populista holandés Geert Wilders fue uno de los primeros en reaccionar ante la decisión de los británicos. Wilders no solo saludó el triunfo del «Brexit»: pidió a su vez que también en su país se convoque un referéndum, similar al del Reino Unido, para decidir sobre la permanencia de Holanda en la Unión Europea.

«Bye bye Bruselas» (adiós Bruselas), escribió Wilders en su cuenta de Twitter tras conocerse la ventaja de los opositores a la UE en la consulta británica. El líder populista pronosticó que «los Países Bajos serán los próximos». Wilders no precisó cuales otros países podrían realizar consultas para abandonar la Unión Europea.

Viernes negro financiero

Aunque la libra es la divisa más golpeada por el Brexit. Este viernes luego del Brexit la libra esterlina cayó un 10% llegando a cotizar un total 1,3305 dólares. La bolsa de Londres cerró la jornada con una baja del 4%. El peso mexicano cae un 3,5% con respecto al dólar. El peso argentino, un 2,25%. El peso colombiano.

Los pasos a seguir por Gran Bretaña

Notificación: Aunque parezca una evidencia, la comunicación formal de que Reino Unido se retira constituye una de las grandes incógnitas del proceso. Los tratados establecen que Londres debe notificarlo al Consejo Europeo —el órgano que representa a los Veintiocho— y eso desencadena los trámites.

Negociación: La UE deberá alcanzar un acuerdo sobre cómo se programa esa salida, «teniendo en cuenta el marco de sus relaciones futuras con la Unión». El texto sugiere que la responsabilidad negociadora recaerá en la Comisión Europea o en la alta representante para la Política Exterior, Federica Mogherini.

Qué se discute: Aunque en el horizonte planee esa futura relación que los Veintisiete quisieran pactar con su exsocio británico, los dos años regirían solo para concretar el divorcio, una vez aquilatado el Brexit, se tendrá que negociar un nuevo marco de relación con el club comunitario.

Los más de 50 acuerdos comerciales que la UE mantiene con terceros países dejarían de aplicarse automáticamente a Reino Unido. En conjunto, los dos procesos pueden demorarse durante años.

Quién lo aprueba: Los 27 Estados miembros restantes deberán acordar los detalles de esa desconexión de la UE sin Reino Unido, que «no participará ni en las deliberaciones ni en las decisiones». La decisión se adoptará por mayoría cualificada, previa aprobación del Parlamento Europeo, aunque obviamente requerirá el visto bueno de Reino Unido, que tendrá que rubricarla.

«Guerrilla institucional»: Fuentes europeas aluden a este término para describir un supuesto en el que Londres trate de adaptar el proceso a sus intereses (por ejemplo, desvinculándose desde primera hora de la libre circulación de personas, pero manteniendo el mercado único de productos y servicios). En ese caso, «lo más probable es que los Veintisiete eligieran una fecha para la expulsión inmediata de Reino Unido».

 

Comente