Ayer lanzó su campaña por TV

Renuncia el presidente de la campaña de Trump

donald-trump_9db9db79
20 de agosto, 2016 - 11:17 am
Agencias

La nueva campaña del candidato se centra en temas de seguridad

Foto: Agencias

EE UU — La cabeza de la campaña presidencial de Donald Trump, Paul Manafort, renunció ayer viernes bajo la sombra de un escándalo de corrupción en Ucrania y tras quedar al margen de una renovación de asesores del magnate, que cae en los sondeos.

«Esta mañana Paul Manafort ofreció, y yo acepté, su renuncia de la campaña», dijo Trump en un comunicado, expresando agradecimiento por el trabajo del veterano estratega político de 67 años y elogiándolo como un verdadero profesional.

Trump contrató a Manafort, quien había asesorado al expresidente ucraniano y proruso Viktor Yanukovych, a principios de año para impedir lo que parecía entonces una disputada carrera por la nominación presidencial del partido Republicano.

«Agradezco mucho su trabajo para ayudarnos a llegar al lugar en que estamos hoy, y en particular su trabajo para guiarnos en el proceso de elección y de delegados y la convención», dijo Trump.

A Manafort se le atribuyó el complicado rol de intentar convertir al virulento magnate, que no ha ocupado un cargo electivo en su vida, en un candidato más asequible a la mayoría de los votantes.

Pero una serie de polémicas y metidas de pata —especialmente los choques con los padres de un capitán musulmán que muerto en Irak—, hundieron al aspirante republicano en los sondeos.

El miércoles pareció dejar a Manafort más al margen, al contratar a Stephen Bannon, exbanquero de Goldman Sachs y presidente ejecutivo del sitio ultraconservador Breitbart Newsal, como jefe ejecutivo, y a Kellyanne Conway, encuestadora republicana de larga data, como directora del equipo.

A pesar de la renuncia de su presidente de campaña, el candidato republicano lanzó ayer viernes su primer aviso publicitario en TV de su cruzada electoral, que se centra en temas de seguridad y asocia a Hillary Clinton a los problemas de la inmigración clandestina.

La campaña hace referencia a: «En el Estados Unidos de Hillary Clinton, el sistema está amañado en detrimento de los estadounidenses», dice el narrador, al evocar la admisión de refugiados sirios y asociando la delincuencia a los inmigrantes clandestinos que, además, se beneficiarían de las prestaciones sociales.

«El Estados Unidos de Donald Trump es el de la seguridad», agrega la voz en off. «Los terroristas y los criminales peligrosos quedan excluidos».

Comente