Francis Juzga

1984_columna Francis
10 de junio, 2016 - 12:30 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** No pasaré por alto la muerte de Muhammad Alí (El Más Grande). Su hija Hana contó los últimos momentos des su vida. «Todos intentamos ser fuertes y le susurramos al oído: «Te puedes ir, estaremos bien. Te amamos, gracias, ya puedes volver con Dios», aunque sus órganos fallaban, su corazón seguía latiendo. «Durante 30 minutos luego de haberle retirado lo aparatos, su corazón siguió latiendo. Nadie había visto algo así, fue una verdadera muestra de la fuerza de su espíritu y de su voluntad».

Preguntado años atrás cómo le gustaría ser recordado en su funeral, dijo: «Me gustaría que dijeran: mezcló varias tazas de amor, una cucharada de paciencia, otra de generosidad, medio litro de amabilidad, un cuarto de risas, una pizca de preocupación, y luego lo revolvió todo con voluntad y felicidad. Le añadió mucha fe y volvió a mezclarlo todo bien. Después, expandió la mezcla durante toda su vida. Y la tendió a todas las personas merecedoras de ello que conoció».

«Me gustaría que me recordaran como el hombre que ganó el título de pesos pesados tres veces, que tenía humor y que trató a todo el mundo bien. Como un hombre que nunca miró por encima del hombro a quienes lo miraban con admiración y que ayudó a todas las personas que pudo. Como un hombre que defendió sus creencias sin importarle las consecuencias. Como un hombre que intentó unir a toda la humanidad mediante fe y amor. Y si todo esto es demasiado, entonces creo que me conformaría con ser recordado solo como un gran boxeador que se convirtió en un líder y campeón de su gente. Y no me importaría siquiera si la gente olvidara lo guapo que fui».
Descanso eterno para el alma del campeón de campeones.

*** Tres consagrados de la radio me visitan aquí en QUÉ PASA. Nelson Urribarrí, extraordinario narrador de noticias, Gerso Zambrano, reportero gráfico de la vieja guardia en Crítica y el ponderado Al Castro, mi compadre eterno. Durante un par de horas conversamos de todo. El rato fue ameno, placentero, reconfortante. Son mis amigos de siempre y para siempre. Gracias por la visita.

*** «Escribe que algo queda»… Este eslogan es propiedad de Topeka Delgado (†), columnista de El Nacional de los años 50-70. Lo uso con respeto. La semana pasada apenas pregunté por Marcos Borregales, la respuesta llegó. Ronald Rodríguez Vargas me puso al tanto. Media hora más tarde repicó el celular, era Marcos quien se reportaba para agradecer nuestro interés por su persona. Hay cosas que Marcos y esto servidor hicimos dentro del deporte zuliano que quedarán para la historia.

*** Otro amigo, Memín Herrera se llama, cumplió años en su ambiente, en un estadio de softbol. Ignoramos si su familia le montó su sarao. Lo felicitamos desde aquí…Uno más: Erasto Trujillo Urdaneta con doble fecha de nacimiento. Le confesamos que tenemos la misma dualidad.

*** Nuestro juicio sobre Andrés Vargas originó comentarios, pero tampoco taparé el Sol con un dedo. Hay situaciones buenas y malas e ineludibles. Ignoraba su comportamiento luego de ganar el premio con La Mejor Gaita del Mundo. Aseguran que comenzó a mirar a los demás por encima del hombro y por eso está recogiendo lo que sembró.

¿Es propicio sacar a relucir esas cosas en estos momentos? No pretendo ignorar lo que se dice, lo que quiero significar es que cuando no perdonamos es porque no olvidamos, consientes que no puede haber una cosa sin la otra. El pasado debe quedar atrás. Si Andrés asumió esa conducta, solo se dañó él. Los presuntos agraviados no han pasado el mal rato y lejos de olvidar, pareciera que aprovechan la situación para sacar a relucir lo que habían enterrado en su corazón.

*** Conversé con Ramón Soto Urdaneta sobre Sabor Gaitero. Me entendió y eso me parece excelente. Todos queremos cambio, es necesario.

*** Recibí un tema del grupo Son Marabino, de Caracas, se llama China Chinaza. Una y otra vez intente descubrir el sonido del cuatro y del furro. Fallé todas las veces. No lo logré. Hay una serie de instrumentos que a lo mejor lo taparon, lo que haría más patética la situación. Prometo seguirlo escuchando. De pronto es que soy sordo.

*** La inesperada partida de doña Morelia de Hernández, fue noticia que nos pegó. El Conjunto Vuelvan Caras me permitió conocer a la familia de Ricardo Hernández,  sembrado por igual en el mundo de la gaita. «Mamaota» Dora y Arnoldo (†) me llevó a conocerlos. Desde entonces esa amistad hecho raíces de lo más profundas.

Se nos fue Morelia a quien debemos mucho. Supo defender los valores zulianos. Recuerdo la marcha por la vigencia de la gaita tradicional. RCTV estuvo presente. Tan arraigado estaba la gaita que Guillermo Fantástico González fue el animador. Danilo Bautista era representante del canal aquí en Maracaibo en aquel entonces. Lo cierto es que el noble corazón de Morelia, un sábado gaitero se fue volando hacia el infinito. Paz eterna a su alma gaitera.

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

Los ilustres visitantes a la redacción de QUÉ PASA

Comente