La imprudencia y el abuso en dos ruedas se han convertido en una «plaga»

1060 tmb 4
22 de octubre, 2013 - 2:35 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

«Los motorizados son la peor anarquía que puede haber, en Maracaibo andan a toda velocidad y se le meten a los carros aun cuando andan con cuatro personas en la unidad», expresó el taxista Miguel Pérez, quien reflexionó que aunque los choferes no son «santas palomas», los que andan en motos se llevan el premio mayor.

Maracaibo — Parecen superhéroes, luchan contra las leyes, andan en las calles sin pauta y sin pausa, la única regla que parecieran tener es el incumplimiento de las normas de Tránsito Terrestre, el uso correcto de los canales de circulación, no utilizar los implementos de protección y hasta para llevar menores de edad como acompañantes; tienen fama de abusadores y agresivos —aunque hay excepciones— ¿quiénes serán? Los motorizados.

Quien firma esta nota, lleva —desde hace cinco años— en su pierna derecha una marca que le hizo un motorizado, una vez que transitaba en compañía de un «fulano», cuando un imprudente se le quiso adelantar por plena vía pública de Maracaibo y el «fulano» al intentar «maniobrar» quemó a su enamorada con el tubo de escape de la unidad de dos ruedas.

Asesinando a inocentes

La mañana de un domingo de junio, un monaguillo de 11 años murió al ser embestido por un motorizado ebrio que se desplazaba a exceso de velocidad por la acera y además, se metió por un canal contrario. El hecho ocurrió en la parroquia Domitila Flores, municipio San Francisco, cuando la víctima iba saliendo de su humilde vivienda y se dirigía a la iglesia Nuestra Señora del Carmen.

La víctima fue identificada como Juan Vera Ortega y cursaba sexto grado. A él, su madre siempre lo acompañaba, pero ese día ella tenía que buscar otras cosas antes de ir al templo, por lo que el pequeño le dijo que se iba adelante para ayudar a arreglar la iglesia. Estaba en el frente de su casa esperando un carro por puesto, cuando salió el sujeto en la moto y lo embistió.

El muchacho al caer cerca de su madre, fue llevado al ambulatorio de El Silencio, donde murió debido al fuerte golpe que recibió en el corazón. Y ¿El motorizado? Éste fue detenido, pero solo por horas. Familiares repudiaban que las autoridades dejaran en libertad a un hombre que andaba bajo los efectos del alcohol y mató a un inocente niño que recién salía a rendirle pleitesía a Dios. Tal como en esta historia… miles de inocentes han muerto!

Supervivencia en peligro

La relación de amor y odio entre los motociclistas y los conductores de vehículos públicos y privados ha complicado la supervivencia en las vías de Maracaibo, donde destacan los abusos y el irrespeto de quienes andan sobre dos ruedas.

A Isabella casi la atropella un motorizado. «Ese día casi agarro a golpes a ese hombre. Mi hermana y yo nos bajábamos del bus, en plena parada de 5 de Julio, cuando un chamo en una motocicleta pasó de la acera a la vía. «No sé dónde aprendieron a manejar», exclamaba la mujer, al tiempo que criticó que estos sujetos agarran los espacios de los peatones para conducir.

Hay mucho desconocimiento

Una autoridad de Tránsito mencionó que las normas son claras en cuanto a los deberes y derechos de los conductores y peatones. El problema es que «la gente no lee, no busca información», estos ciudadanos no pueden conducir entre canales o paralelo a otro carro en movimiento, pasar insistentemente de canal, transportar a dos o más personas o un peso superior a 90 kilogramos, llevar cargas que dificulten la visibilidad, hacer uso de cornetas en áreas urbanas o circular con el escape libre. Alegó la autoridad que los motorizados tienen un vehículo más, deben utilizar un canal, siempre y cuando no interrumpan la circulación.

Celia Herrera, presidenta de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Transporte y Vialidad (Sotravial), recuerda que los motorizados se niegan a atender las reglas y la población está cansada del caos. No es un tema fácil de abordar, porque es reflejo de un grave problema social. Esas personas dependen de su moto. Hay que recordar que la anarquía surge con la impunidad.

Por su parte, Francisco Rivas, conductor de Maracaibo, considera que la situación para mejorar es más fácil de lo que parece, solo que el mismo ciudadano la ha hecho difícil, la gente debe saber sus derechos y también sus obligaciones. Si respetaran las normas pudieran evitarse accidentes. Agregó que no hay conciencia, sino desconocimiento de la ley y la mayoría de los usuarios de motos casi siempre creen tener la razón. Juran que nunca infringen la ley —aun cuando es evidente— y el otro conductor siempre es el culpable.

Lo que hay es que multar

Para Liviana Azuaje, este servicio de transporte exprés no es tan malo, ya que le «han salvado la vida» en más de una ocasión para llegar temprano a una cita, a la cual llegar en vehículo se le hace imposible, pero según alegó, cada vez que se sube a una motocicleta le indica al conductor que ande sin abusos porque no es tanto el apuro como para matarse en la vía. Ella instó en que la clave está en cumplir las leyes. «Por ejemplo, los buseros tampoco hacen caso a las paradas. Se detienen en todos lados. Aquí lo que hay es que aplicar multas, de allí todos irán derechitos», apuntó Azuaje.

1060 tmb%2034

1060 tmb%207

José Jiménez, conductor

«Esto de los motorizados es una tragedia, los muchachos andan a diestra y siniestra, donde yo vivo —Circunvalación N° 3— han arrollado a niños, esto es una desgracia para los choferes y familias que viajan por las vías de Maracaibo».

1060 tmb%208

José Hernández, conductor
«No los soporto. Esta plaga de los motorizados es peor que la de los guajiros. El Gobierno debería restringir las motos. Los motorizados hacen lo que quieren y son capaces de golpear a otro chofer».

Fotos: Iván Ocando

 

1060 tmb%203

Foto: Pedro Pablo Guisandes

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente