Fortune y Forest fueron los primeros buques petroleros en llegar al país

Buques iraníes con gasolina entraron como Pedro por su casa (+Video)

5 de junio, 2020 - 1:15 pm
Orlimar Salas

Se espera que la llegada de estos 5 buques iraníes que cuentan con 1,5 millones de barriles de gasolina, sacie un poco la necesidad de combustible agravada especialmente durante los más de dos meses de la cuarentena

Venezuela – El primer buque petrolero es el Fortune, que llegó a las aguas de Venezuela el pasado domingo 24 de mayo, después de pasar al norte de Trinidad y Tobago arribó este lunes a la refinería El Palito, en la costa central del país.

El segundo de los cinco buques enviados por Irán con combustible y productos petroleros se trata de Forest, que entró este lunes 25 de mayo, en horas de la madrugada en aguas bajo jurisdicción de Venezuela. El tanquero ingresó por el norte del estado Nueva Esparta y se encuentra igual que Fortune en la refinería El Palito, en Puerto Cabello, estado Carabobo.

El tercer buque enviado con combustible el Petunia, llegó el jueves 28  de mayo a la refinería El Palito, ubicada en el estado Carabobo (norte), como parte de la cooperación estratégica entre ambas naciones

El Faxon, cuarto buque iraní, inició operaciones de descarga en la refinería El Chaure, enclavada en Puerto La Cruz, estado de Anzoátegui. La nave arribó el viernes 29 de mayo a puerto venezolano y Fue escoltada por unidades de superficie de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), y aeronaves de la Aviación Militar

El quinto y último buque llamado Clavel, entró en aguas venezolanas el pasado lunes 1 de junio, la embarcación fue custodiada por un navío de la armada venezolana.

Se espera que la llegada de estos 5 buques iraníes que cuentan con 1,5 millones de barriles de gasolina, sacie un poco la necesidad de combustible agravada especialmente durante los más de dos meses de la cuarentena.

Por qué Maduro pidió ayuda de Irán

Esta es la primera vez que Irán exporta combustible a Latinoamérica. Las embarcaciones llegan al país en medio de la peor escasez de gasolina sufrida en la nación, agravada durante la cuarentena decretada por la pandemia de COVID-19 desde el pasado 16 de marzo, donde las plantas productoras de combustible están totalmente paralizadas. Cuando Venezuela, en otros tiempos, llegó a producir en sus refinerías 1,3 millones de barriles de combustibles por día.

Durante meses, el gobierno venezolano sorteó este problema entregando petróleo crudo a cambio de gasolina a sus clientes, principalmente la compañía de mayoría rusa Rosneft.

Pero la Administración de Donald Trump lanzó en febrero y marzo del presente año, dos rondas de sanciones contra las filiales de Rosneft que comercializaban el crudo venezolano en los mercados internacionales. Hasta que a finales de marzo, Rosneft anunció por sorpresa su salida de Venezuela.

La producción viene en caída libre en el país con las mayores reservas de crudo del mundo, pasando de 3,2 millones de barriles por día hace una década a menos de 700.000 b/d en la actualidad. Esto dejo en una grave escases de gasolina a Venezuela, llevándola así a pedir ayuda internacional.

Las amenazas no sirvieron de nada

A pesar de que el presidente Nicolás Maduro denunció ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) unas supuestas amenazas de Estados Unidos, los tanqueros procedentes de Irán, que además de gasolina, contienen otros materiales que serán utilizados por la petrolera estatal Pdvsa, arribaron a Venezuela sin ningún contratiempo.

La llegada de los barcos significó romper el cerco sobre Venezuela desplegado por Estados Unidos. El presidente norteamericano, Donald Trump, quien al saberse públicamente la noticia del envío de los petroleros había anunciado posibles acciones, finalmente anunció a través del Pentágono que no tenía planes para detenerlos.
La procedencia significó un hecho central, ya que Irán es uno de los países bloqueados económicamente por el gobierno de Donald Trump. El objetivo principal de las sanciones ha sido asfixiar al país a través de una ingeniería de cerco económico, una estrategia similar a la que emplea contra Venezuela.

Objetivos de la producción interna

Existen dos objetivos centrales: aumentar la producción petrolera y aumentar la capacidad de refinación de gasolina, que está actualmente por debajo de lo que podrían realizar las diferentes refinerías que dispone PDVSA.

Lea también: Carga de buques iraníes levantará la refinación y producción de la industria petrolera

Los barcos petroleros iraníes representan un hecho muy importante. La llegada de los otros tres tam bién será vivida como una victoria para el gobierno nacional. La relación con Irán forma parte de lo que inició Hugo Chávez, y esa alianza ofrece hoy, en medio de un bloqueo y de escasez de combustible, buques con gasolina y elementos para aumentar la producción interna.

Recordemos que en la época del fallecido expresidente Hugo Chávez, Venezuela construyó una buena relación con la República Islámica, lo que ha llevado a que Irán y Venezuela se fortalezcan sustancialmente durante los últimos años y hoy dia a una ayuda mutua.

¿Cuánto durará la gasolina iraní en Venezuela?

Antes de la pandemia, se consumía 70.000 barriles diarios ahora la demanda, en medio de la cuarentena, es de aproximadamente 50.000 b/d. En Venezuela circulan aproximadamente unos 1,5 millones de motos y 2,5 millones de vehículos de distinto tipo, no solo carros particulares.

Si hacemos un calculo matemático aproximadamente, un barril de gasolina equivale a 159 litros, lo que permite llenar el tanque de cuatro automóviles promedio. Si la carga tiene 1.500.000 barriles de combustible, sería el equivalente de 35 días de consumo de combustible de los cinco buques, pero esta cifra varia según la opinión de expertos, ya que el consumo normal de gasolina en Venezuela es de 100.000 barriles diarios, pero debido a las medidas de confinamiento, el combustible podría durar un tiempo más, puesto que se redujo dramáticamente el consumo.

El abastecimiento siempre va a depender de la política de distribución que implemente el gobierno nacional, si mantiene las restricciones en el suministro de combustible y surte, por ejemplo, solo 20 litros de gasolina por vehículo. Vale la pena contextualizar que, el país sufre en plena pandemia una fuerte escasez de gasolina que no hizo más que profundizar la debacle económica que ya venia teniendo desde hace un tiempo.

El Gobierno Nacional calcula que necesita entre seis y ocho semanas para poner operativo el Complejo Refinador Paraguaná, que en su tiempo fuera el centro de refinación más grande del mundo y que podría producir entre cerca 180.000 barriles de gasolina diarios. Ese volumen permitiría cubrir la demanda interna y así poder calmar un poco la grave crisis de abastecimiento de combustible que Venezuela atraviesa en la última decada.

Foto: Agencia 

 

 

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente