Esta no es la anunciada invasión terrestre que desde hace dos semanas Israel dijo que llevaría a cabo en Gaza. Pero se informó que la incursión del miércoles fue en «preparación para las próximas etapas de combate».

En el operativo se utilizaron bulldozers blindados.

Desde del ataque del 7 de octubre de Hamás contra la población israelí, que dejó más de 1.400 muertos y  220 personas fueron tomadas como rehenes, Israel ha estado realizando una campaña masiva de bombardeos sobre Gaza que ha dejado más de 6.500 muertos.

Este miércoles, en un discurso televisivo a la nación, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reiteró que llevaría a cabo una invasión terrestre en la Franja, pero no dio detalles sobre los plazos.

incursión en Gaza

Las FDI indicaron en una publicación el jueves que habían atacado vía terrestre «numerosas células terroristas, infraestructuras y puestos de lanzamiento de misiles antitanque» en la Franja. «Los soldados ya abandonaron la zona y regresaron a territorio israelíÎ, añadieron.

Jeremy Bowen, uno de los periodistas de la BBC en Israel, dijo que la incursión era «una fuerza de recnocimiento temprano, pero también una señal que los israelitas harán algo pronto».

Esta no es la primera vez que las FDI confirman una incursión en la Franja desde el 7 de octubre.

El 13 de octubre, las FDI anunciaron incursiones en Gaza, las primeras desde el ataque de Hamás, y enviaron soldados y tanques para atacar a los combatientes de Hamás.

Hace cuatro días, el 22 de octubre, un soldado israelí murió y tres resultaron heridos por un misil lanzado contra un tanque de las FDI durante una incursión similar en la Franja de Gaza.

Servicios paralizados

El 13 de octubre, como preparativo para su incursión terrestre, Israel advirtió a los 1,1 millones de residentes de la ciudad de Gaza y otras zonas del norte del territorio, que salieran del lugar por su propia seguridad.

Pero un alto funcionario de la ONU le dijo a la BBC que algunos palestinos que huyeron de sus hogares en el norte de Gaza están comenzando a regresar a medida que las condiciones se deterioran en el sur.

Mientras tanto, casi todos los servicios de los hospitales en Gaza, excepto los de emergencia, están quedando paralizados debido a que se les está acabando el combustible para generar energía.

Israel bloqueó la llegada de combustible a Gaza y acusa a Hamás de almacenarlo para fines bélicos.

El representante de la Organización Mundial de la Salud, el doctor Richard Peeperkorn, le dijo a la BBC que los hospitales apoyados por la ONU estaban haciendo funcionar generadores «a niveles mínimos sólo para operaciones que salvan vidas».

Gaza

Niños palestinos haciendo fila para recibir comida en una instalación de la ONU en Gaza. Juliette Touma, portavoz de UNRWA, le dijo a la BBC que los habitantes de Gaza están viendo «niveles de sufrimiento sin precedentes».

 

La ONU ha dicho que su agencia humanitaria que ayuda a los palestinos en Gaza, UNRWA, se enfrenta a una escasez de combustible similar y, como resultado, podría tener que cerrar en las próximas horas.

«Dos millones de personas están siendo estranguladas. Gaza está siendo asfixiada por muy, muy poca ayuda proveniente del exterior» declaró.

Por su parte, el teniente coronel Jonathan Conricus , portavoz del ministerio de Defensa de Israel, puso en duda que la escasez de combustible sea tan pronunciada y dijo que, por lo que él sabía, aún había electricidad y agua en la zona. «Hamás prefiere tener todo el combustible para usarlo en sus capacidades bélicas, privando de él a los civiles», agregó.

Mientras tanto, continúan los bombardeos de Israel sobre Gaza.

Las FDI dicen que aviones de combate atacaron 250 objetivos de Hamás en Gaza en las últimas 24 horas, incluidos centros de mando, infraestructura, túneles y lanzadores de cohetes.

Agregaron que la marina israelí destruyó por separado un puesto de lanzamiento de misiles tierra-aire de Hamás en el área de Khan Younis.

Por su parte Hamás, dijo el jueves en su canal de Telegram que había alcanzado un helicóptero israelí con un misil tierra-aire cerca del campo de refugiados de Bureij en Gaza, pero no proporcionó pruebas ni fechas.