Abrazo papal conmovió al mundo

1076 17 nueva 01
7 de noviembre, 2013 - 3:56 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

1076 17%20nueva

Roma — Una vez más la caridad y sencillez del papa Francisco se hizo presente, al protagonizar un hecho que conmovió a los fieles de todo el mundo, especialmente en la ciudad del Vaticano.

En la tradicional audiencia que se celebra todos los miércoles en la Plaza San Pedro, el Pontífice acostumbra a recorrer el lugar a bordo de un papamóvil abierto, que se detiene allí donde él lo cree conveniente.

El Sumo Pontífice mostró su apoyo y esperanza, al abrazar a una persona visiblemente afectada por la neurofibromatosis; enfermedad neuronal que produce tumores en la piel y deformidades en los huesos. Su Santidad lo mantuvo en su regazo durante varios minutos, para posteriormente darle su bendición y un mensaje de solidaridad y comprensión.

Fue un acto que los fieles presentes en la Plaza San Pedro, catalogaron como una demostración de amor hacia los enfermos.

El Papa tiene especial predilección por los niños a los que besa, abraza y bendice, y por los enfermos. Hoy, el «Papa de los Pobres», como es ya conocido, ha insistido en su compasión hacia los más desfavorecidos y a los enfermos como un ejemplo de la caridad cristiana.

Durante su homilía, el Santo Padre habló sobre un encuentro que tuvo en su baño de multitudes con una beba de un año y medio, de nombre Noemí, que padecía una atrofia muscular degenerativa del tipo I. Su Santidad pidió a los fieles presentes que rezasen por ella.

«Os pido un acto de caridad», dijo el Papa argentino, quien vio a Noemí junto con sus padres antes de la audiencia. «Acabo de ver a esta bellísima niña con una gravísima enfermedad. Se llama Noemí, y ella, pobrecita, sonreía siempre. Sus padres rezan por la salud de esta niña. Hagamos un acto de amor por ella. No la conocéis, pero es una niña bautizada, como nosotros. En silencio pidamos ayuda al Señor para que le dé salud», agregó el Papa.

Aunque el Sumo Pontífice no ofreció más detalles, se cree que se trata de una niña, cuyo caso ha desatado la polémica en Italia, ya que el ministerio italiano de sanidad ha prohibido una cura alternativa a la que querían someterla sus progenitores.

El líder de la Iglesia católica dedicó la audiencia para hablar de los sacramentos y subrayó que, «los sacramentos no son apariencias. Son Jesús, Cristo vivo, sobre todo en la eucaristía». Cada uno de nosotros por medio de los sacramentos incorporamos a Cristo, «la gracia de los sacramentos —dijo el Papa— nos alimenta fe, una fe capaz de admirar las maravillas de Dios, y se resisten a los ídolos del mundo».

Al finalizar la audiencia papal

El Sumo Pontífice saludo a los gitanos húngaros. El Papa saludó a los participantes cordialmente en la peregrinación nacional de los gitanos romaníes de Hungría. «Ustedes han traído consigo la cruz que hace diez años fue bendecida en esta plaza por el beato Juan Pablo II», dijo su Santidad después de que, sorprendentemente, la catequesis del Papa también se resume en húngaro.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente