Primor y otras empresas de Polar peligran

1245 8 B
6 de mayo, 2014 - 2:36 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Carmen Salazar

No solo las pastas Primor y Gran Señora desparecerán del mercado venezolano, así lo resaltaron los  trabajadores de la planta Polar-Maracaibo, ubicada en el municipio San Francisco, que desde el pasado 27 de abril cesó sus operaciones por falta de materia prima.

A juicio del personal fijo y contratado del pastificio más grande a nivel nacional, la situación crítica desatada por la falta de liquidación de divisas por parte del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) a los proveedores internacionales, se extiende a otros rubros de la cadena Polar, como el arroz Primor, fabricado en Guárico y la Industria Metalgráfica, en Valencia, esta última encargada de fabricar chapas, latas y gaveras para las diversas bebidas y productos alimenticios. El aluminio, materia prima para la elaboración de estos implementos se desvanece en el inventario de este año, así como el pago por el suministro de maquinarias importadas y su debido mantenimiento.

Informando al público

Ayer, en rueda de prensa desde las instalaciones de Alimentos Polar, los afectados alzaron nuevamente su voz para sensibilizar al Gobierno nacional y lograr una respuesta efectiva para el beneficio de más de 400 trabajadores y unos 10 millones de venezolanos que consumen regularmente la marca Primor.

Albert Cepeda, gerente de producción, destacó que el Gobierno nacional sabe del cierre de la planta y todo lo que deja a su paso, y no es más que generar inestabilidad en la soberanía alimentaria del país, pues así como planta Polar, las empresas de la competencia como Cargill, Mocasa y Sindoni, podrán paralizarse en los próximos meses por la misma necesidad del trigo.

Destacó que en el mercado ya no se consiguen las pastas Primor y Gran Señora, se acabaron y para poder producirla dependerá de la celeridad con que el Gobierno nacional desembolse las divisas para la importación del trigo durum. «Si el ente regulador decide realizar el proceso normal de la entrega de dólares, podríamos tardar entre 45 y 50 días para adquirir la materia prima. Pero si optan por una medida de pronto pago la producción podría reactivarse en un mes», señaló.

Dijo que tanto el personal como las maquinarías deben acondicionarse en al menos 10 días para reactivar la producción, luego de una paralización de este tipo, pero de extenderse mayor tiempo sería más engorroso el arranque de la planta. «Queremos trabajar y llevarle este alimento a la mesa de todos los venezolanos».

Gran demanda

Después de Italia, que consume un aproximado de 27 mil toneladas de pasta, Venezuela es el segundo país con mayor consumo con 21 mil.

Hebert Boscán, trabajador del área de mantenimiento comentó que la planta cada ocho semanas debe tener 24 mil toneladas para lograr abastecer el 40% de la demanda nacional.

«Deseamos una respuesta ya, para continuar trabajando. Aquí están en riesgo muchas cosas y la estabilidad de nuestras familias».

Desde ayer una comisión de trabajadores entregará a diversos entes del Gobierno nacional una carta explicativa de la problemática que atraviesa la empresa para lograr alguna respuesta positiva.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente