Hace unos 10 años atrás eran muy útiles en el país

Las tarjetas de crédito en Venezuela son plástico inservible

tarjetas de credito
16 de febrero, 2023 - 5:16 pm
Agencias

Las tarjetas representaban solo 2% -equivalente a unos $16 millones- de la cartera de crédito de los bancos venezolanos a fines de diciembre de 2022, según la superintendencia de bancos del país

 

Las tarjetas de crédito son instrumentos financieros que permite a su titular o usuario adquirir a crédito bienes o pagar a crédito por servicios, en establecimientos afiliados al correspondiente sistema, además de otro tipo de beneficios que se le puedan otorgar.

Por lo menos hace unos 10 años atrás eran muy útiles en el país, sin embargo, de hace un lustro para acá, tras el acentuamiento de la crisis económica, signada por la alta inflación y las restricciones del gobierno nacional, ya no lo son tanto.

Entonces, ¿para que sirven actualmente las tarjetas de crédito en Venezuela?

«Son inútiles», dijo Lina Pereira, una administradora de profesión, a la agencia Reuters sobre sus dos tarjetas de crédito, ambas con límites bajos. «Mis padres compraron electrodomésticos y computadoras con sus tarjetas de crédito, pero eso es un recuerdo para los venezolanos», agregó.

Lea También: OVF: Inflación de enero se ubicó en 39,4 % y la anualizada asciende a 440 %

A medida que los ingresos han disminuido y el costo de vida ha aumentado, las tarjetas de crédito se han vuelto vitales para que muchas personas realicen compras diarias en supermercados y farmacias, incluso cuando los límites de crédito se estancan y algunos bancos eliminan las tarjetas por completo.

«Los bancos no tienen forma de prestar y necesitamos estos créditos», dijo Pereira, de 36 años, y agregó que el límite total de sus tarjetas ahora es de $2 al mes, tan bajo que ya no puede usarlas para comprar alimentos, como lo hizo hace un año.

Las tarjetas representaban solo 2% -equivalente a unos $16 millones- de la cartera de crédito de los bancos venezolanos a fines de diciembre de 2022, según la superintendencia de bancos del país.

¿Cómo era antes?

En 2012 esa cifra era del 12% en Venezuela, mientras que en países como República Dominicana y Bolivia las tarjetas de crédito representan actualmente el 5% de las carteras de crédito de los bancos, según los reguladores de ese país.

«La hiperinflación y las regulaciones han acabado con el crédito al consumo», dijo un ejecutivo bancario, quien pidió permanecer en el anonimato por razones de seguridad.

«Este tipo de financiamiento ha dejado de ser un negocio de los bancos. Los bolívares que pueden poner para el crédito se van a otros sectores» como las empresas.

Aunque algunas tarjetas de crédito locales tienen límites más altos de entre $ 30 y $ 100, todavía se quedan cortas: el costo mensual promedio de alimentar a una familia fue de unos $ 370 en diciembre, según el Observatorio Financiero Venezolano independiente.

tarjetas de créditotarjetas de créditotarjeta de credito 33581

«El crédito al consumo es lo que se castiga. Es lo menos probable que se entregue», dijo el economista Luis Arturo Bárcenas, de la firma de analistas Ecoanalítica.

«A menudo, estos créditos no eran solo para comprar electrodomésticos, sino también para los gastos del día a día», agregó.

El gobierno nacional ha tomado múltiples medidas para reducir la inflación aumentando la oferta de efectivo extranjero, limitando el crédito, reduciendo el gasto público y aumentando los impuestos.

Como parte de esos esfuerzos, el Banco Central ordenó a las instituciones financieras congelar 73% de los depósitos en el banco.

«Si no hay suficientes recursos no se puede dar tanto crédito», dijo otro ejecutivo bancario.

A pesar de las medidas, los precios repuntaron a finales de 2022, llevando la inflación anual a 234%.

En enero, Maduro instó a los bancos a otorgar préstamos a las empresas indexados al tipo de cambio para que puedan «producir bienes, riquezas», pero no mencionó otros préstamos o créditos al consumo.

Ni el banco central ni el regulador bancario respondieron a las solicitudes de comentarios.

«Con el límite de las tarjetas no puedes ni pagar el almuerzo», dijo Gregorio Afonso, un profesor universitario de 53 años que tiene dos tarjetas de crédito locales y un ingreso de $20 mensuales. «Hemos estado en caída libre desde 2013 sin crédito, sin protección social y con múltiples trabajos».

NOTICIAS SUGERIDAS

Comente