Fedecámaras: Productos regulados deben tener estructura de costos ajustada a la actualidad

1369 7 (3)
8 de septiembre, 2014 - 1:52 pm
Redacción Diario Qué Pasa

1369 7%20%283%29

Los representantes de los sectores económicos indicaron que no todas las estructuras de costos se ajustan a los parámetros establecidos.

Maracaibo — Los sectores económicos del país representados por las diferentes asociaciones como Fedenaga, Consecomercio, Conindustria y Fedecámaras, han pedido en reiteradas oportunidades al Gobierno nacional, que se revisen los precios de los productos que tienen varios años congelados, ya que estos no cubren los costos de producción de los mismos. Atendiendo el llamado, el Gobierno se ha reunido con los diversos actores y ha pedido las estructuras de costos de los productos para realizar los ajustes correspondientes, respetando el margen de ganancia de 30% que establece la Ley de Costos y Precios Justos (LCPJ) en su artículo 32.

Durante su alocución del pasado martes 2 septiembre, el presidente de la república, Nicolás Maduro, se refirió a los costos de los productos y prometió que durante la semana se actualizarían los precios congelados. «Precios rezagados desde hace tres o cuatro años quedarán en su justo lugar», aseveró el primer mandatario nacional.

En ese sentido, durante la semana la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socieconómicos (SUNDDE), publicó dos providencias administrativas en las cuales fijó los nuevos precios para los pañales desechables, champú, cloro, lavaplatos —líquido y en crema—, así como de los desinfectantes, toallas sanitarias, desodorantes y afeitadoras.

En ese sentido, QUÉ PASA consultó a representantes de los sectores económicos para conocer su opinión con respecto al ajuste en los precios y cuáles deberían ser los próximos rubros cuyos precios deben ser ajustados.

Fedecámaras

Francisco Martínez, primer vicepresidente de Fedecámaras, manifestó a QUÉ PASA que es positivo que se revisen las estructuras de costos de productos que están desaparecidos de los anaqueles, porque no hay una relación costo-beneficio, que permita a las empresas venezolanas producir esos bienes y servicios.

Indicó que con el ajuste «se asume que las empresas del sector se han puesto de acuerdo con la superintendencia, y han logrado por lo menos el equilibrio en el precio que les permita poner los productos en los anaqueles teniendo la utilidad correspondiente para que los negocios prosperen».

Señaló que «la interpretación de una estructura de costos da para mucho, una cosa es lo que la empresa puede tener destinado como estructura de costos y gastos, y otra lo que el funcionario acepta como un costo y un gasto».

El empresario explicó que lo que no va en la estructura de costos «se lo quieren imputar al 30% que tienen autorizados para agregar una vez que están los costos determinados».

En ese sentido expuso que a los costos de producción se le agrega el 12,5% de gastos administrativos más el 30% de utilidad o margen bruto. «Habrá estructuras de costos que se adapten a esa estructura porcentual, pero hay otras actividades que su estructura de costos es más compleja y no obedecen a ese parámetro que está establecido, allí es donde se presentan los problemas de interpretación entre el funcionario y las empresas», puntualizó Martínez.

Acotó que cada rubro tiene una estructura de costos específica, incluso dentro de una misma industria; citó el ejemplo del sector automotriz en el cual sostuvo se puede tener una estructura de costos para un modelo de vehículo y otra distinta para otro modelo.

Agregó que cuando se altere la estructura costo-beneficio y se produzca a pérdida, saldrán del mercado los productos.

Al ser consultado sobre a cuáles productos deberían próximamente ajustarle los precios dijo que «todos los productos regulados tienen que tener las estructuras de costos revisadas en tiempo real. Las estructuras de costos y las revisiones de precios tienen que ser periódicamente en función a la dinámica de la economía del país; de acuerdo a la inflación, así como de la oferta de la demanda».

Cámara de Comercio

Por su parte, Franco Cafoncelli, presidente de la Cámara de Comercio de Maracaibo, manifestó a este rotativo que en la medida que los productos tengan los precios correctos, favorables tanto para el productor como para la cadena comercial, esos productos van a llegar al público, «es la única forma que se consigan esos productos. Es importante que haya celeridad en esos ajustes para que sea beneficioso para todos los sectores y haya cantidad y variedad».

Cuando fue consultado por los productos que, a su juicio, deben ser los próximos en sufrir un ajuste de precios expresó que las baterías y cauchos, porque esos productos están muy escasos, «hay vehículos parados por falta de ellos. Y afecta toda la cadena productiva, el transporte de distribución, de pasajeros. Y los productos escasos, la leche, harina de maíz pre-cocida».

Concordó con el primer vicepresidente de Fedecámaras nacional, Francisco Martínez, en que hay empresas cuyas estructuras de costos son más complejas y no obedecen a lo establecido.

Cafoncelli dijo que particularmente en el caso de las importaciones cada producto tiene un cambio del dólar y eso hace que al final el precio sea diferente.

Sistema cambiario

Cabe recordar que una gran cantidad de productos importados, no solo productos terminados, sino materia prima para la elaboración de los mismos se compran con divisas obtenidas a través de subastas del Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad I), tasa que actualmente está en Bs. 11,70 por dólar, y que la tasa preferencial a Bs. 6,30 por dólar quedó para bienes esenciales como alimentos y medicinas. El resto de los rubros pueden obtener divisas a través del Sistema Cambiario Alternativo de Divisas (Sicad II).

Fijación de costos

De acuerdo a la providencia publicada en la Gaceta Oficial N° 40.351, en la cual se fijan los criterios contables generales para la determinación de los precios justos, «el costo será el valor de los elementos necesarios asociados directa e indirectamente para la producción de un bien o la prestación de un servicio».

Igualmente, indican que «los costos de producción y los gastos ajenos a la producción son diferentes. El costo de producción comprende todos los costos derivados de la adquisición y transformación para darle al producto o servicio su condición de terminado o prestado. Los gastos de administración, de representación publicidad y venta, entre otros».

Además «los elementos del costo de producción incluirán: costos de adquisición de materiales y materias primas, y los costos de conversión o transformación».

1369 7%20%282%29

Franco Cafoncelli argumenta que es importante que haya celeridad en esos ajustes para que sea beneficioso para todos los sectores

1369 7%20%281%29

Francisco Martínez explica que cada rubro tiene una estructura de costos específica, incluso dentro de una misma industria

Fotos: Ana Moreno/Agencias

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente