Cierre fronterizo afecta más a Colombia

29 de agosto, 2015 - 2:12 pm
Redacción Diario Qué Pasa


 

Fotos: Archivo

Tras la medida se paralizaron las actividades comerciales que afectan el flujo de dinero entre Venezuela y Colombia. QUÉ PASA consultó la opinión de dos especialistas en el área económica, Eddy Aguirre, director de la Facultad de Economía de la Universidad del Zulia, y Alfredo Rincón Rincón, especialista en Economía Financiera de Créditos Bancarios.

Maracaibo — El presidente de la República, Nicolás Maduro, decretó el pasado miércoles 19 de agosto en horas de la noche, el cierre del paso entre Venezuela y Colombia por el estado Táchira durante 72 horas, para posteriormente extender la medida por 60 días y decretar estado de excepción en 10 municipios del estado Táchira.

Tras la medida se paralizaron las actividades comerciales que afectan el flujo de dinero entre Venezuela y Colombia. QUÉ PASA consultó la opinión de dos especialistas en el área económica, Eddy Aguirre, director de la Facultad de Economía de la Universidad del Zulia, y Alfredo Rincón Rincón, especialista en Economía Financiera de Créditos Bancarios.

Para ambos expertos la decisión de cerrar el paso entre ambas naciones es «extrema» pero necesaria, sin embargo Rincón enfatizó que esta no es la solución al «bachaqueo».

Eddy Aguirre: El «bachaqueo» ha tenido su efecto inmediato

Para el director de la Escuela de Economía de la Universidad del Zulia, economista Eddy Aguirre, el país más afectado con el cierre de la frontera colombo-venezolana, sería Colombia, pues a su juicio el efecto negativo repuntaría en la falta de empleo, la migración y el abastecimiento.

El economista calificó la acción del Gobierno como «extrema», sin embargo, refirió que «era necesaria la medida de cierre». «El cierre de frontera total es una medida extrema para el país, pero que ha sido consecuencia de la situación económica del país que se ha ido agravando estos últimos meses.

Toda frontera tiene su aspecto positivo, pero para Colombia sus pobladores comenzarán a sufrir en el caso de emigración, para abastecerse y para trabajar». Refirió que en el caso venezolano sería menor, puesto a que la mayor consecuencia sería que el comercio formal, como fincas y empresas, perdiera su personal puesto a que la mayoría de ellos deben atravesar la frontera entre ambas naciones.

Más allá de ello el economista reconoció que este último año la balanza económica ha registrado una caída considerable por «la informalidad». «La informalidad prevalece en el lado colombiano donde se ha verificado que hay zonas completamente abastecidas por productos que son subsidiados en Venezuela y que para ellos al diferencial cambiario se hacen muy atractivos y por ello hay este movimiento de extracción exacerbado en este último tiempo».

A su juicio «nadie está de acuerdo en que esta medida se tomara, pero fue sumamente necesaria. Sin embargo, hay dificultades inmediatas generadas por el cierre: Los desplazados están volviendo a Colombia y las autoridades están manifestando que no tienen la capacidad para albergarlos».

Las cifras

Aguirre señaló que «diariamente se estaba perdiendo un 30% de la producción nacional porque se estaba yendo a Colombia, correspondiente a alimentos y productos de higiene personal, pero en el último tiempo se agudizó llegando al punto de afectar en general a todos los rubros». «El cierre en la frontera de Táchira establecía que se estaban perdiendo alrededor de entre 1 y 3 millones de dólares al día por los caminos verdes en productos subsidiados, ahora con la extensión de la frontera del Zulia, podríamos estar hablando de unos 10 millones de dólares diarios que se están escapando a diario por estos caminos, esto solo en comercios que tiene registro, porque el cálculo para el comercio informal sería imposible calcularlo».

«El bachaqueo»

Para la autoridad universitaria el cierre es una medida que está orientada en varios flancos, «no solamente la distribución, sino también el consumo, la producción. Nosotros lo vivimos como consumidores porque hace dos días un ‹bachaquero› me dijo que me podía vender un kilo de leche al precio establecido para Venezuela, porque ya no tenía acceso a Los Filúos, entonces el precio de colocación de ese bien que en la frontera era de 800 bolívares, bajó a 500 bolívares gracias a las restricciones de paso que hay, por lo tanto ahora los productos estarán destinados al consumidor interno del país. El ‹bachaquero› que está dedicado a la extracción ha tenido su efecto inmediato, ahora tendrá que buscar migrar a otros mercados o dedicarse al ‹bachaqueo› interno».

Sin embargo, recalcó: «Esperemos que la medida se vea reflejada en los anaqueles al aumentar la adquisición y no que sea una medida estéril que sigan alimentando la fuga de productos por las trochas.

Sinceración de precios

«Se debe hacer una revisión de los costos de producción y de comercialización para efectos de que al Gobierno no se le escape ese subsidio que está otorgando. El problema se genera cuando el tipo de cambio es fijado por las casas de cambio de Colombia, generando una distorsión en la apreciación del tipo de cambio, cuando la divisa debería estar sujeta a lo que dicta el Banco Central de Venezuela (BCV) como autoridad monetaria y no a las casas de cambio colombianas».

Valor del bolívar

Sobre las medidas que tendría que tomar el Gobierno nacional para incrementar el valor a la moneda venezolana, el especialista sostiene que Venezuela tendría que establecer otros tipos de cambio, como la fijación de un sistema de bandas con un techo y un piso. Reconoció que «hubo un desliz al reconocer que el primer tipo de cambio fuera el Simadi con un techo de 170, ya eso implica que por debajo de esa cifra no vamos a conseguir una recuperación y hacer esa corrección implicaría inyectarle suficientes divisas al mercado que depende del precio del petróleo cuestión que nos hace más difícil la tarea. Esto sin olvidar la falta de diálogo entre el sector privado y el Gobierno y la recuperación de la confianza, finalizó.

Alfredo Rincón: Cierre de la frontera debe cubrir todas las vías

Para el economista Alfredo Rincón Rincón, el cierre de la frontera colombo-venezolana, afecta más al vecino país, ya que según refirió, últimamente se escapa una gran cantidad de litros de gasolina y productos subsidiados que beneficia a los colombianos al comprarlo a bajo costo.

Sin embargo, explicó que nuestro país no se escapa del caos que este problema genera, por lo que sentenció que «Venezuela también se ve afectada porque a pesar de que en el 2015 ha bajado el flujo comercial legal entre ambos países todavía hay sectores de la economía venezolana que dependen bastante de la materia prima y otros productos colombianos, por ejemplo los materiales químicos, materiales metálicos, baterías para automóviles y alimentos que se están importando, pero que en estos momentos no es posible trasladar esos  insumos por vía terrestre ya que la frontera con el Táchira se encuentra cerrada».

Las cifras

En términos monetarios «Venezuela de manera legal a realizado en los primeros siete meses del 2015, transacciones de unos 700 millones de dólares prácticamente, de Colombia hasta Venezuela,  ahora de manera ilegal por la frontera el país está perdiendo miles de millones de dólares que se van en el contrabando de gasolina,  alimentos y medicinas que es lo que el Gobierno venezolano está tratando de detener», explicó el experto en economía.

El «bachaqueo»

Para Rincón, el cierre de la frontera disminuirá un poco el contrabando de «bachaqueo» «yo me imagino que el cierre de la frontera para que dure más debía de hacerse parcial, es decir, que no afecte la entrada de vehículos desde Colombia con este tipo de productos antes mencionados, (materiales químicos, materiales metálicos, baterías para automóviles),  porque el contrabando que está tratando el Gobierno de acabar, es el de medicamentos, alimentos y cosméticos, que van de Venezuela hacia Colombia, pero Venezuela no tendría por qué impedir el transporte de los productos antes mencionados de Colombia hacia Venezuela.

Rincón aseguró que aunque la medida busca erradicar los hechos delictivos de extracción, esto no será posible puesto a que no todo pasa por las trochas colombianas, resultando imposible para el Gobierno cubrir todas las vías de escape.

«El cierre de frontera desde el punto de vista estrictamente comercial evidentemente va a significar una disminución del contrabando, no una eliminación total del mismo porque yo estoy claro que buena parte del contrabando no pasa necesariamente por la frontera controlada sino también vía lacustre y marítima, especialmente los que trafican la gasolina, entonces esos difícilmente serían detenidos por las autoridades», explicó.

Sinceración de precios

Con relación al ajuste de los precios de los productos en Venezuela, el economista refirió que se hace necesario el análisis del  precio de la gasolina: «Cuando se pasa la frontera y se pagan los sobornos para trasladar la gasolina ilegalmente y aún así se obtienen ganancias hay que reconocer que hay un problema de estado, por eso se tienen que analizar los precios de la gasolina. En Colombia increíblemente el precio de la gasolina es 6 mil veces mayor que el de aquí si se toma en cuenta el dólar negro». Afirmó Rincón, recalcando, que esta es la razón por la que la venta del derivado del petróleo es tan rentable para su contrabando.

Valor del bolívar

El experto explicó que la existencia del dólar paralelo se debe a que el país se ha quedado sin reservas internacionales y para acabar con el dólar paralelo hay que tomar ciertas medidas: «Para estabilizar el dólar tienen que ir, aunque al Gobierno no le guste, al Fondo Monetario Internacional  (FMI) para que nos presten 30 mil o 40 mil millones de dólares con los cuales se financiaría el dólar Simadi que puede estabilizarse y desaparecer el dólar negro y así estabilizar la economía para frenar el contrabando de extracción».  «Hay  necesidad de que el Gobierno se afiance con el sector privado e intente recuperar los niveles de producción para llegar a una tasa de equilibrio del dólar».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente