Aruba brilla

31 de octubre, 2013 - 12:01 pm
Redacción Diario Qué Pasa

A pesar de que la mayoría de los flashes se los lleva David Ortiz en las Medias Rojas de Boston por estar jugando de gran manera en esta Serie Mundial, el arubeño Xander Bogaerts es el segundo mejor bateador de los «patirrojos», un novato que recién el 1º de octubre cumplió los 21 años.

 

Probablemente, el haber sido vecino de casillero de «Big Papi» en los tres juegos en San Luis, debió haber absorbido algo del sensacional desempeño de su compañero dominicano. «Supongo que algo se me pegó, varios hits», dijo Bogaerts, quien se fue 4-2 en la victoria 3-1 ante los Cardenales el pasado lunes.

Bogaerts, quien nació en Aruba, debutó en las mayores el pasado 20 de agosto y logró asegurarse un puesto en el róster de postemporada. Cumplidos cinco juegos en la Serie Mundial antes del encuentro de anoche, Ortiz es el líder de bateo de los Medias Rojas con promedio de .733 y cuenta con un tercio de los 36 hits de su equipo. El que le sigue es Bogaerts, con .294 en el clásico y .348 en toda la postemporada. El segundo de sus sencillos, con un out en la séptima entrada ante Adam Wainwright el lunes, puso en marcha la ofensiva con la que Boston anotó dos veces para enfilarse a la victoria.

A la pelea

«Llegó el momento de lanzarlo al ruedo». Así dijo el mánager de los Medias Rojas, John Farrell, al darle la titularidad en la tercera base en el quinto juego de la serie final de la Liga Americana debido al bajón ofensivo de Will Middlebrooks. Bogaerts respondió con creces a la responsabilidad, bateando cinco hits en nueve turnos en los juegos 4 y 5 de la serie.

Bogaerts no es el primer pelotero nacido en las Antillas Holandesas que brilla en una Serie Mundial. Al curazoleño Andruw Jones le tocó perder con los Bravos de Atlanta en 1996, pero con 19 años se convirtió en el jugador más joven en disparar un jonrón en el clásico, en el primer juego disputado en el Yankee Stadium.

Fotos: Agencias

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente