Religiosos oran por enfermos del mundo en una Vía Dolorosa vacía

religiosos
6 de abril, 2020 - 3:32 pm
Redacción Diario Qué Pasa

“Estamos viviendo días extraños. Por lo general, en esta época, la Ciudad Vieja estaba llena de (…) peregrinos que venían para la Semana Santa”, dijo uno de los religiosos

Jerusalén – Franciscanos vestidos con hábitos color marrón recorren una Jerusalén desierta y confinada hasta la Iglesia del Santo Sepulcro, el foco global de la festividad más importante del calendario cristiano, en una ciudad desprovista de peregrinos de Pascua.

Entre ellos está el padre Francesco Patton, de 56 años, custodio de la iglesia católica romana encargado de Tierra Santa, el responsable de proteger sus sitios sagrados.

“Estamos viviendo días extraños. Por lo general, en esta época, la Ciudad Vieja estaba llena de (…) peregrinos que venían para la Semana Santa”, dijo después de que su grupo oró frente a la puerta cerrada de la iglesia que es su base.

El recorrido ceremonial de los franciscanos a lo largo de la Vía Dolorosa marca el trayecto que los cristianos afirman que Jesús realizó a su crucifixión y resurrección.

Esta Pascua, la ruta transporta nuevos relieves de bronce que representan ese viaje, un regalo de Verona esculpido por el artista italiano Alessandro Mutto. Pero no hay público que los vea.

“Ahora es un poco triste ver que (…) nadie puede caminarla. Pero sabemos que en este momento es mucha la gente que está transitando una Vía Dolorosa personal (…), aquellos que están en el hospital y en sus casas luchando con coronavirus”, afirmó Patton.

Lea también: El papa Francisco ofició misa de Domingo de Ramos sin público

La enfermedad del COVID-19 ha infectado a más de 8.600 personas en Israel, con 52 muertes. Los residentes están encerrados en sus hogares para todas las actividades excepto las esenciales, que no incluyen ceremonias religiosas.

Las denominaciones cristianas que comparten la custodia del Santo Sepulcro enfrentan cierres sin precedentes en la memoria viva, igual que los líderes judíos y musulmanes en una ciudad que tiene sitios sagrados para las tres religiones.

Pesaj, Pascua, y Ramadán se conmemoran este mes, y Domingo de Resurrección se celebra el 12 de abril.

Al igual que otros clérigos, los franciscanos de Patton se ajustan a las pautas de distanciamiento social mientras dicen oraciones a lo largo de la Vía Dolorosa, deteniéndose en las 14 Estaciones de la Cruz que marcan los eventos que condujeron al entierro de Jesús.

Cuando llegan al Sepulcro, rezan por los enfermos y los moribundos en todo el mundo, y el personal médico que los trata, como los predecesores de Patton trataban a los enfermos en la época medieval.

“Una pequeña comunidad franciscana comenzó a vivir en el Santo Sepulcro en 1333, así que puedes imaginar lo que significa para nosotros, este lugar”, dijo Patton. “La responsabilidad de rezar en el lugar en el que Jesús triunfó sobre la muerte, rezar por todos aquellos que, en este momento, están frente a la muerte”.

Foto: Agencias

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente