La venta o descarga gratuita de libros digitales ha sido la alternativa

Las letras desafían la pandemia con ediciones digitales y delivery

Libros
22 de mayo, 2020 - 10:43 am
Agencias

Hace dos años que no se realizan las ferias tradicionales y han cerrado importantes librerías como Noctua, Suma, Lugar Común o las de la cadena Nacho

Venezuela- Antes de comenzar la pandemia el sector del libro venezolano ya era uno de los más golpeados del sector cultural.

Hace dos años que no se realizan las ferias tradicionales y han cerrado importantes librerías como Noctua, Suma, Lugar Común o las de la cadena Nacho. Tecni-Ciencia, de acuerdo con un registro de 2018, cuenta con 6 sedes operativas de 26 que tenía.

A eso se suma que esta semana el Presidente Nicolás Maduro desdeñó públicamente el papel de las librerías al considerar que no son esenciales en este momento. “En Venezuela la orden es incrementar la producción, ahora cuidamos al pueblo, al país de cosas superfluas; que los bares, las discotecas y las librerías pueden esperar. Y es la prioridad en Europa. ¿Dónde está la cabeza de esa gente?”, dijo.

Lea también: Organizadores del Mundial de Qatar temen ser afectados por la pandemia

Pese a todo el desprecio que ha tenido con la cultura, esta se empecina en seguir. Libreros, editores y escritores venezolanos se niegan a dejar de producir.

La venta o descarga gratuita de libros digitales ha sido la alternativa para las editoriales mientras que ofrecer títulos por delivery es la opción de las librerías.

Una iniciativa digital la propuso el escritor y periodista Diego Arroyo Gil, quien envió gratis en digital dos de sus libros: La sal de ayer. Memorias de Margot Benacerraf y La señora Ímber, ambos publicados bajo el sello Planeta.

“Esta fue una iniciativa del autor que nosotros apoyamos, por lo pronto no hemos contemplado hacerlo con otro libro, pero podría darse la posibilidad en el futuro. Son tiempos en los que se necesita mucha creatividad y estaremos atentos a las ideas y nuevos proyectos”, explican fuentes de la editorial.

El propio Arroyo Gil se ofreció a enviar los libros a sus lectores previa solicitud por Twitter o correo. “Amigos, si alguno está interesado en leer La señora Ímber o La sal de ayer. Memorias de Margot Benacerraf en formato digital, escríbame un mensaje privado. En acuerdo con la editorial Planeta, haremos envíos gratuitos de estos libros para leer en tabletas y celulares”, tuiteó el periodista.

En el extranjero

Taller Blanco Editores, Kalathos Ediciones y Libros del Fuego son algunas de las editoriales venezolanas que han producido en el extranjero.

En el caso de Taller Blanco, indica el editor y poeta Néstor Mendoza, que reside en Bogotá, ante la pandemia han otorgado mayor visibilidad a su página web, donde tienen para descarga gratuita libros de narrativa como Retablo de plegarias de Fedosy Santaella y de ensayos como La minificción ya no es lo que era de Violeta Rojo.

La idea, para la que contaron con el permiso de los autores, ha sido bien recibida por el público. Por ejemplo, afirma, Textos por fuera de Eleonora Requena ha tenido casi 1.000 descargas y El ciervo de Yolanda Pantin supera las 500.

Foto: Agencia

Palabras clave
, ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente