Francis Juzga

6 de mayo, 2016 - 2:48 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** El espectáculo benéfico para Harold Zabala, organizado por Oscar Valencia, culminó en un tremendo éxito. Fue una verdadera lluvia de estrellas y diría que la actuación de cada una de ellas fue superior, en pocas palabras, quienes cantaron sus éxitos superaron todo lo que habían logrado antes, tan grande fue el profesionalismo con que lo hicieron. Se recogieron los frutos que Harold, con su don de gente, sembró a lo largo de su carrera no solo profesional, sino también como ciudadano ejemplar. Miles de felicitaciones para Oscar Valencia y para cada uno de los artistas que hicieron posible la noche maravillosa que vivió Maracaibo.

***Frente al Mercado Santa Rosalía me tropiezo con Hernán Finol, solista de Los Tropicales del Éxito y quien se adueñó del gusto de los gaiteros con su versión de La Taza de Oro, la tienda de Antonio Albornoz. Le conté como en Cabimas había conocido a los hijos de ese señor y de cómo me contaron  la historia de esa choza. El tema original lo grabó Emiro Corzo, y  fue el que sonó en la radio. Cuando Emiro se retiró abruptamente Hernán la cantaba en las presentaciones y la verdad es que aún lo sigue haciendo bien. Tiene ofertas para gaitear tanto de Los Mismos de Ayer como del Grupo Gran Chiquinquirá. Voces como la de Hernán llegan y se quedan para siempre, de allí la expectativa que su regreso ha despertado en el medio gaitero.

*** La semana pasada sumó alegrías. Impedido de hacer visitas, entonces me buscan aquí en QUÉ PASA. Mis hijas Marylee, futura periodista antes que Lic., luego Francia Carolina con la nieta Francynet. Agrego una sorpresa, la de Marjorie Bridges, sobrina a quien tenía casi 20 años sin ver, vino desde Trinidad a Maracaibo y la sister Irma Nelly me la sirvió en bandeja de plata aquí en la redacción. Volvió al tapete la importancia de tener familia. Sepan que se me olvidaron todos los malos ratos que paso con la hospitalización de El Pájaro Azul II que se devaluó tanto que un caucho vale más que lo que me costó.

*** Y en el ínterin el brother Herbert Lynch celebró su cumpleaños el pasado sábado. Doy gracias a Dios por haberme dado un hermano como él , fuera de serie desde donde se le mire, de allí que lo amo hasta el infinito, un amor compartido con la que cumple años justamente hoy, Nelly Irma, la sister del alma, quien no me desampara bajo ningún concepto ni circunstancia. El amor que siento por mis hermanos, quedamos los tres, se hace más profundo a través del tiempo. Gracias a Dios por todas estas cosas hermosas vividas a lo largo de la semana

*** Entrego su alma al Señor, Edinson Villalobos, el gaitero que siempre mantuvo una sonrisa a flor de labios. Me demostró amistad y respeto cuando mis enfrentamientos con el director de Estrellas del Zulia, pues se sinceró conmigo al señalar que no estaba de acuerdo con la actitud sumida. En el Club Naiguatá la pasamos de lo mejor y luego de verlo actuar en un programa cómico en la televisión lo llamé «Señor Lobo Feroz», por el personaje que representó. Alegre y dicharachero, como la gaita misma, Edinson deja un vacío a la hora de ser amigo. Que  sea recibido en la mansión celestial como lo merece, que su alma descanse en paz. Lo recordaré en cada gaita que escuche.

***Sigamos de reflexión: Seis pequeñas historias, si los pones como guía, estas actuando de la mano de DIOS. Un día los hombres del pueblo decidieron rezar para pedir que lloviera. El día del rezo, toda la gente se reunió, pero solo un niño llegó con sombrilla, eso es fe… Cuando lanzas a un bebé en el aire y se ríe es porque sabe que lo atraparás de nuevo, eso es confianza…. Cada noche nos vamos a dormir, sin la seguridad de que estaremos vivos a la mañana siguiente, sin embargo ponemos la alarma para levantarnos, Eso es esperanza… Hacemos grandes planes para mañana a pesar de que no conocemos el futuro en lo absoluto, eso es seguridad que DIOS está contigo y te guía con su espíritu…Vemos el sufrimiento en el mundo y a pesar de ello nos casamos y tenemos hijos, eso es amor. Una mujer adulta dice «tengo setenta años, pero en mi espíritu tengo veinte con cincuenta de experiencia», eso es actitud.

*** He mantenido una relación cercana, aunque no de persona a persona con la gente de Gran Chiquinquirá. Les he dado mi opinión en cuanto al lugar que merece Alí Carrasquero «El Señor del Furro» en el ánimo de un grupo que nació para grandes cosas y que fue una de las razones de su vida en esta Maracaibo y la Chinita a quienes amó hasta la saciedad. En respeto a su memoria deben hacerse las cosas como a él le gustaban y si las pueden superar en calidad, mucho mejor. Me sentiría muy mal si el grupo me defrauda.

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente