Francis Juzga

5 de junio, 2015 - 3:37 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** Primer día del mes y muy temprano por la mañana a Fernando Molinares se le apagó la vida. Mal comienzo para el Mes del Periodista. Ignoro los motivos por los cuales nuestra amistad, pese al tiempo transcurrido desde que lo conocí, se vino a consolidar hace cuatro años. Ni aun cuando estuvo en la cumbre de sus logros como maestro del periodismo impreso a color lo frecuente. Pero así son los designios de Dios. Un buen día, hace cuatro años,  me lo tropecé donde debía ser, en un tipografía y allí tras el saludo, que en ese momento resultó de rutina, iniciamos una conversación que sirvió para que todo cambiara. Cuando se llega a cierta edad, la soledad  es lo peor que le puede suceder al ser humano. Eso fue lo que percibí, por eso lo comencé a visitar a menudo. Con el tiempo agregué a Jota Ve, Aristóteles Soto, Orlando Bohórquez y César Lugo Villasmil. La idea era hacerle sentir que aun tenía amigos y así fue como se inicio una época de tertulias sabatinas o dominicales de lo más agradable y que a él le eran saludables.

Comenzando el año le dio la chikungunya y nunca imaginamos que eso lo afectaría, al extremo de que no fue el mismo y se nos fue apagando lentamente. De pronto nos vimos aislados y no hubo manera de verlo o que respondieran las llamadas por vía telefónica. De veras que lamento profundamente no haber sido más consecuente, pero hay situaciones las cuales uno no puede manejar.

Doy gracias a Dios por los maravillosos ratos que compartimos, por las historias, no solo del periodismo sino de Pastora y Gavilanes, de la Sonora Matancera, Pedro Vargas y Carlos Gardel, por darme a conocer como fue el desarrollo del periodismo en el Maracaibo y en fin, por haberme enriquecido en cosas de esta profesión. Adiós al amigo, por allí nos veremos algún día para continuar la tertulia.

*** Dije que ha sido un mal comenzó del Mes del Periodista. Mantengo mi posición de que somos culpables de muchas de las cosas que suceden, de cómo nos agreden y pisotean. Lo sucedido con Henry Chirinos, hijo de un excomisario de la policía, debe llamarnos a la reflexión. Hoy fue él, mañana puedo ser yo, esa posibilidad me obliga a ser solidario. Viene el Día del Periodista y seguramente habrá  invitación a un brindis. Aceptar sería pisotear el código de ética de la profesión, se desvaloriza en extremo, no respeta su profesión ni se respeta así mismo.

*** ¿Qué tan felices somos? Los problemas no pueden estar por encima de las cosas buenas que nos rodean, hijos, hermanos y amigos que de una u otra forma aportan para que la carga sea menos pesada. Las dificultades no pueden doblegarnos y para ello bastará con aferrarse a Dios, el «man» vivo que no nos dejará perecer, porque ese compromiso lo adquirió con su sangre, Nada puede apartarnos del amor de Dios, Los malos momentos son cosas del día a día, pensemos en que hay personas cuyos problemas son mayores que los nuestros, y en consecuencia, les recomiendo clamar a Dios en esos momentos y sentir como las cosas comenzarán a cambiar. Con mucho dinero y enfermo, la vida no es tal, porque la riqueza no te alivia los dolores. Tener dinero y no que comer, es tan igual de doloroso.

Confieso que soy temeroso de la justicia divina. Si hago mal, si le causo daño a otra persona, no puedo esperar que me vaya bien, no señor, en algún momento  Dios me llamará a rendir cuentas y entonces será el llorar y el crujir de dientes y  pudiera ser demasiado tarde. Por eso sigo recomendando el slogan de la sobrina Kathy: «Ser bueno es bueno» y no cuesta absolutamente nada, eso mana del corazón, que es de donde salen todas las cosas buenas y malas que rigen nuestra vida. Sigo confiado en que Dios tendrá piedad de todas las personas que tienen problemas para curar sus enfermedades y para alimentarse él y sus hijos.

*** El agasajo brindado por El Portal Gaitero se perdió de vista… Tenía muchos, pero mucho tiempo que no me emocionaba tanto. Tropezarme con Faustino Zabala, jugador de Cardenales de Lara y amigo personal,  con quien departí mucho, no solo en Maracaibo sino que hasta en Cabimas o donde jugara su equipo y gozábamos un puyero. Haberme sentado un buen rato con mi compadre Al Castro y Pedro Cañizales, saludar a Nacho Gómez y a Marina Prieto, todo eso resulto algo de lo más hermoso, el abrazo que me unió a doña Lula Silva, una persona a quien tengo en un pedestal por muchas razones, que provienen de sus condición de mujer gaitera por excelencia.

*** Mi admiración por el poeta Filiberto Bracho se acrecentó de una manera emotiva. Conversar, conocer sus inquietudes como hombre de arte y cultura, su preocupación por el rumbo de la radio y hasta uno que otro comentario de beisbol, me colocan ante una persona con quien no hay desperdicio alguno durante el tiempo que nos sentamos a cruzar impresiones. Saludar a Ángel García, tan locuaz como siempre, fue de película,  con todo y que de veinte chistes solo uno me hizo reír.

*** Hablar con Dámaso González con respecto al Instituto Municipal de la Gaita y sus inquietudes, nos llamó la atención. El trabajo que se está haciendo en algunas escuelas, la mayoría manejadas desde Maracaibo por Fundagraez, no permite que el trabajo del municipio se conozca a plenitud. Lo más espectacular,  cuarenta años después, se le escapó contarme algo que yo sospechaba, pero que quería escucharlo de sus propios labios. Beto Borjas me trajo saludos desde Miami y me habló sobre un ventilador que aun no se ha comprado. La verdad es que no entendí mucho, pero tengo idea de que es un asunto que solo el recuerda. Cruzar ideas con Jesús María Camacaro en cuanto a la Fundación Glorias Deportivas de Cabimas, que me  entendiera y aceptara, tiene mucho valor para mí. Saborear el exquisito mojito preparado por  Bernardo Bracho hijo, fue genial, conversar un rato con Jaime Romero y recordar tiempos idos. Saludar a Eibar Martínez, a Mario Morales y en fin, quisiera nombrarlos a todos, a los que vi y a quienes no, porque en esa multitud no tuve tiempo de saludar a Douglas Ochoa y tampoco a German Ávila,

Barrio Obrero de Cabimas, según me deja saber Nano Silva está preparando su producción del sesenta aniversario con invitados especiales, una recopilación de gaitas de ayer y varios temas nuevos. Me contó que ya se está trabajando sobre ello y me garantiza que será un tiro. De antemano supongo que Lula estará allí, porque eso es un derecho adquirido, así de simple, así de sencillo. Las gracias a Enrique Salazar, mejor conocido como Tony «Curtido» a doña Irma, su señora, por las atenciones que siempre me  dispensan. Hemos conformado un núcleo familiar, de allí este párrafo aparte para ambos. Enrique fue una vez más el anfitrión mayor.

*** La semana pasada, jueves 28, tuve la oportunidad de ver un programa por CNN moderado  por Cala, un periodista cubano de una clase única. El invitado fue el sacerdote Hedonista  José Linero, un colombiano que se ha ganado la admiración de la grey suramericana. Después de Roberto Lückert no había escuchado a un sacerdote católico tan claridoso como este Linero, un verdadero pastor, quien tiene la virtud de que con su lenguaje sencillo, coloquial y parroquiano, llega al alma con sus palabras. El programa, era reposición, sirvió para que la admiración por este siervo de Dios terminara de convencerme de que solo Cristo salva.

*** Claro que nos suceden cosas sublimes. Hace un año largo, una noche cualquiera se me accidentó el «Pájaro Azul» —mi auto— en la avenida Haticos, en su parte más roja. Me encomendé a Dios mientras veía pasar autos y más autos y nadie se detenía a auxiliarme. Pero Dios es grande en su misericordia y lo fue una vez más conmigo. Llega un señor, se baja de su auto y se ofrece a prestarme ayuda. No es mecánico, pero su gesto de buena voluntad fue lo que prevaleció y se ofreció a acompañarme mientras me habló de lo inseguro del lugar. Se llama Alberto Rodríguez y me lo he encontrado justo el pasado domingo frente a este diario. El me recordó y yo ni idea. Me narró todo lo que pasó esa noche. De nuevo aprovecho y envío un saludo a su progenitora, doña Celia Duque, hija dilecta del estado Falcón. Le volví a dar las gracias mientras recordaba su hermoso y humanitario gesto de aquella tétrica noche, para con mi persona.

*** Alguien pide que me manifieste en torno a los matrimonios entre personas de un mismo sexo. De la forma más elegante que pude esbozar, le dije que no lo haría porque Dios creo fue hombre y mujer para conformar parejas. Pero hay más, le dije que no me siento preparado para responder a mis nietos cuando vean a dos hombres o dos mujeres acaramelados y me pregunten qué jaiba es esa. No sabría qué contestarles y en razón de ello, la propuesta me lleva a consultar con gente más preparada en cosas de esa índole, para que me  guíen en que y como debo responderles.

*** Reflexión: Es de la vida real: Traje a este mundo a un niño al cual rodeé de todos mis cuidados. Si lloraba por las noches me levantaba y lo arrullaba hasta que se durmiera en mis brazos. Olvidaba mi cansancio y me quedaba allí velando su sueño hasta que se rindiera. Si se enfermaba corría con él al médico. Su salud era mi prioridad, si sufría yo lo experimentaba por igual y prefería que la enferma fuera yo y no él.

Cuando comenzó a caminar agarraba su manito y estaba atenta de que no tropezara y cayera. Caminaba con los mismos pasitos cortos suyos y respondía  a sus preguntas con solicitud. Hoy cuando estoy entrada en años, viuda y desmemoriada por instantes, mi hijo se molesta porque en oportunidades le haga la misma pregunta varias veces. Cuando salgo a pasear, como ya no puedo caminar con firmeza y utilizo un bastón, debo asirme de su brazo. Mi hijo que lleve al médico o a alguna diligencia, pero como tiene mucho trabajo le falta tiempo para atenderme. Antes yo siempre tenía algo que hacer y me la pasaba atareada. Hoy ante la inercia, los días me parecen larguísimos, me siento sola y mis nietos suelen exclamar ¡la abuelita esta vieja!

Esta noble señora me confiesa que ella y su esposo han llorado al leer algunas de las reflexiones que en esa columna he presentado a mis lectores. Omito el nombre de esta pareja por razones obvias y pienso: Si Dios puso en el corazón de las madres toda esa ternura que le hace soportar todo por su hijo, Dios también pide devolverle a nuestros padres todo los cuidados que de ellos recibimos. Creo que no debe haber nada más abominable que un mal hijo.

*** Donde están y que hacen. ¿Dónde está y que hace Alexis López, que de la noche a la mañana se desapareció del mundo del disco, siendo uno de los mejores promotores del mundo radial de los años 70-80? ¿Qué de José Bermúdez, uno que llamaban «La Mano Peluda» en los programas de pronósticos hípicos?¿Y Yumar Fernández, ex jinete y exitosos banquero más tarde, ¿y Ely González «El Detective Hípico»?  ¿Dónde están y que hacen? Es increíble la cantidad de comentaristas y pronosticadores hípicos que se quedaron sin trabajo, y tuvieron que dedicarse a otras cosas, luego de prohibirse las transmisión de las carreras de caballos. Por cierto, pasado el tiempo se siguen escuchando las carreras y los banqueros siguen en el tapete.

La fiesta gaitera fue todo un éxito

¡Quedó escrito. Epa, ya está Nos vamos!

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente