Francis Juzga

29 de mayo, 2015 - 5:02 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** Definitivamente «Ser bueno, es bueno», es el lema de la campaña de conferencias de mi sobrina Kathy Lynch Dávila, allá en Miami donde reside. Hay que ser buena persona. Los resultados no se harán esperar.

*** «Honra a tu padre y a tu madre» —cita bíblica—. Esto fue justamente los que hicieron Kendry Alejandro, Astolfo David, Astoldo Daniel y Astolfo Javier, hijos de Astolfo Romero «El Parroquiano» el pasado viernes en el Teatro Baralt. Muchas personas al fin pudieron conocer la calidad artística como solistas de los hijos de «El Parroquiano». Quiera Dios que esto sea el inicio de una dinastía gaitera de mucha calidad, esa es la impresión general que recibo, bastó un espectáculo que lo fue en todo el sentido de la palabra.

Si Ramón Elí Soto urgía de una prueba de fuego, la vivida el viernes lo fue. Se palpó a un animador que será un presentador de una calidad increíble. Esto lo digo marcando la diferencia entre una y otra especialidad, que son distintas, animar no es lo mismo que presentar. Ramón Soto Urdaneta debe estar orgulloso de como su heredero hace progresos. Agreguemos que Osías Acosta se lució como orador de orden. Queda iniciar la campaña para el rescate los bustos de Ricardo y de Astolfo, ubicados en sitios que nadie visita.

*** Escrito está: Siempre hay una primera vez: La semana pasada esta columna apareció dos días seguidos. Antes se hablaba de los «duendecitos del taller», a quienes culpábamos por todo los cambios que misteriosamente se daban en alguna página. En esta oportunidad se publicó una columna del pasado mes de marzo y nadie sabe explicar cómo pasó.

*** El lunes arranca el mes del periodista. Digo el mes porque me parece absurdo que en un solo día, el 27 de junio, pretendan enmendar todo los errores cometidos y que nos ha llevado a situaciones realmente incomodas. Cuando aprendamos a ser primero periodistas y después lo demás, entonces muchas cosas cambiarán. Cuando logremos reconquistar el respeto de las personas, las cosas ciertamente serán diferentes. Un periodista y no es la primera vez que lo digo en esta columna, debe ser casi inmaculado.

Porque, ¿Quién va a creer en un periodista corrupto, ladrón, mentiroso, tracalero, de doble ánimo, mal amigo, peor hijo, borracho, distorsionador de la verdad etc? Si somos conductores de la opinión pública, debemos asumir un comportamiento cívico y moral recto, de manera que nos ganemos el respeto de todos. No estoy soñando, que se sepa, esto lo pienso todos los días mientras observo como nuestra profesión se va por un barranco. Oswaldo Sotillo solía decirme: Desconfía de un periodista ostentoso, rico, porque nadie se hace rico en esta profesión y también del que escriba con ambos manos, y no con dos dedos, uno de cada mano, por cuanto no somos mecanógrafos.

*** Desidia: Pasa un motorizado de la PNB, Comando Cristo de Aranza, a toda velocidad sobre los policías acostados frente al Liceo Febres Cordero, en La Arreaga. La moto dio cuatro saltos violentos y el tipo siguió a la misma velocidad como si nada. Claro, la moto no es suya, es del estado y a él no le importa un comino romperla. Uno supone que igual sucede con las patrullas. Definitivamente el policía no hace nada por reguardar la imagen de la institución cuyo uniforme porta.

*** Mañana sábado debo estar en Cabimas donde un grupo de gaiteros rendirá honores a Germán Avila «El Látigo» a Douglas Ochoa y me incluyeron en el grupo. Hasta ahora me acompañarán Juan Vené «Jota V» y Orlando Bohórquez, en buseta o en auto, pero haremos el esfuerzo. Ya fallé la primera vez, dos veces seria simplemente una descortesía. La oportunidad será propicia para saludar a tantos amigos a quienes no veo desde hace años.

*** Hay momentos realmente emocionantes. Pedro Velasco «El Pajuro» se me presenta de pronto en el diario, tras 25 años sin verlo. Me hace entrega de una placa con la cual la ex Asamblea Legislativa, la cual precedía, honró los 25 años de esta columna, o sea que hace 22 años la tenía en su casa. Emocionante, claro que sí, el cantante estrella de Guillermo Barrera anda en eso que llaman el reposo del guerrero, con ciertos problema de salud, pero con el mismo ánimo de siempre. Me complació recibir además su última producción, en la que inserto su tema éxito Amor no Fumes en la Cama, y «cuidado con el chicote porque se puede quemar el colchón», le agregaba Guillermo. Además aparecen los temas Como Han Pasado Los Años, Te Propongo, Amor Perdido, No Vale La Pena, No Vuelvo Contigo, Mi Propio Yo, Cenizas, Me Queda El Consuelo, Tu No Comprendes, Los Siento Por Ti y Ya No Estas. Un disco bien estructurado y de alta calidad.  Seguiremos en contacto, ahora sí, promesa de ambos.

*** Más sorpresas. El 31 de julio de 1955 me gradué en el Centro de Entrenamiento Artesanal, de la Cía Shell de Venezuela, en Lagunillas. Ese centro daría después paso a las escuelas técnicas e institutos tecnológicos. Pues bien, pasado este tiempo recibí una llamada que me causó una muy agradable sorpresa. 70 años después Amador Perozo, uno de los compañeros de grado, localizó mi teléfono y me llamó. Claro que fue sorpresivo. Me contó su vida y en consecuencia no tuve mayor oportunidad de narrarle la mía. Lo importante es que el recuerdo perduró en el tiempo y eso tiene un significado realmente hermoso y grande para mí. Gracias a Dios por depararme momentos tan espectaculares.

*** Pero esto no concluyo allí. El lunes recibí una visita en QUÉ PASA de mis hermanos Herbert y Nelly, los tres que quedamos, —idos ya de este mundo, Silvia Elena y Louis Hilario—. Allí en la recepción y tomados de la mano, Nelly oró en forma tan contundente que el fortalecimiento del alma fue claro, se sintió. Fue un día distinto, feliz en extremo.

*** Condolencias: El viernes pasado el  gremio perdió a una colega, Oda Landaeta, quien perteneció a una camada de mujeres periodistas ellas,  quienes hicieron de la profesión un apostolado. Paz a su alma.

*** Tiempo de una reflexión: Hoy, al atender el teléfono que ​insistentemente exigía ​atención, mi mundo se vino  abajo… Entre sollozos y lamentos, la voz del otro lado de la línea me ​informaba que mi mejor amigo había fallecido instantáneamente… Recuerdo haber colgado el teléfono, y caminado a pasos ​lentos hacia mi cuarto, mi refugio particular… Las imágenes de mi ​juventud llegaron a mi mente… La Universidad, las parrandas, las charlas ​hasta altas horas de la madrugada, los amores no correspondidos… Las confidencias al oído, las caimaneras, la complicidad, las sonrisas…. Ahhh… las sonrisas… Como eran fáciles de surgir en aquella época! Recordé la graduación…​ Un nuevo horizonte surgiendo. Las lágrimas y despedidas…​ Y principalmente, las promesas de nuevos  encuentros… Recuerdo perfectamente​de cada facción y rasgo del mejor amigo que tuve en toda mi vida…​ En sus ojos la promesa ​de que YO ​nunca sería olvidado.​

Y realmente, nunca lo fui… Perdí la cuenta​ de las veces en que él cariñosamente me llamaba ​cuando yo estaba en el ​fondo de un pozo o de los mensajes, ​que nunca respondí, ​los cuales constantemente me enviaba, llenando mi buzón postal electrónico de esperanzas y promesas de un futuro mejor. Recuerdo que fue ​su rostro preocupado ​el que vi cuando ​desperté de mi cirugía de la apéndice… Recuerdo que fue en su hombro que  lloré la pérdida de mi padre… Fue en su oído ​que derramé las lamentaciones ​de un noviazgo desecho… A pesar del esfuerzo para aclarar mi mente, no encontré ​recordar ni una sola vez el haber agarrado el teléfono para decirle a él lo importante que era para mí contar con su amistad…​ A la final, yo estaba muy ocupado!!!

YO NO TENÍA TIEMPO!!! No recuerdo ni una sola vez el haber buscado un texto edificante y enviárselo o a cualquier otro amigo, ​con la intención de ​tornar su día mejor.

YO NO TENÍA TIEMPO!!! No recuerdo haberle dado ningún tipo de sorpresa, como​ aparecerme de repente con una botella de scotch y un corazón abierto dispuesto a escuchar.​

YO NO TENÍA TIEMPO!!!​ No recuerdo ningún día, haber estado dispuesto a  ​escuchar sus problemas.​

YO NO TENÍA TIEMPO!!! Creo que jamás imaginé que él ​tuviera problemas…No me digné a darme cuenta que constantemente mi amigo ​se pasaba de la cuenta con la bebida…​Inclusive, encontraba divertida su forma ebria de ser. ​A la final, ebrio o no, él era una excelente compañía para mí… ​Solo ahora veo con claridad mi gran egoísmo.

TAL VEZ…Y este Tal Vez, me acompañará eternamente… Tal vez si yo hubiese salido de mi pedestal egocéntrico  y  ​prestado un poco de atención…​Y desprendido un poquito de mi sagrado tiempo, mi gran amigo no hubiese bebido hasta no aguantar más y no hubiese botado su vida al perder el control de un auto que con seguridad, no estaba en condiciones de manejar…​ Tal vez él, que siempre inundó mi mundo con su ​iluminada presencia, se estaba sintiendo solo…​ Hasta seguramente los mensajes graciosos que él constantemente dejaba en mi contestadora, serían su manera de pedir ayuda…Aquellos mismos mensajes que simplemente borré de​ mi contestadora, jamás se apagarán de mi conciencia. Estas interrogantes que inundan ahora mi ser,  nunca más ​tendrán respuesta.

Mi falta de tiempo me impidió responderlas. Ahora, lentamente, escojo una ropa negra —digna de mi ​estado de ánimo— y hago una llamada. ​Aviso a mi jefe que no iré a trabajar hoy, y quien sabe, ni  mañana ni después… Me tomaré el día para ​homenajear con mi presencia a una de las personas que más amé en mi vida. ​

Al colgar el teléfono, veo con sorpresa, entre ​lágrimas y remordimientos, que para esto, para acompañar ​durante un día entero su cuerpo sin vida…​YO TENÍA TIEMPO!!!​ Descubrí que si  uno no toma las riendas de su vida… ​EL TIEMPO TE ENGULLÉ Y TE ESCLAVIZA.​ Ahora, trabajo con el mismo ahínco de siempre, pero soy solamente «el profesional» ​durante mis horas laborables. ​Al salir, soy un ser humano!! Nunca más un mensaje en mi contestadora ​quedó sin una respuesta o un saludo de retorno.​

*** Intento constantemente llenar los correos electrónicos de mis amigos con mensajes de amistad y días mejores. Escribo tarjetas de Cumpleaños y Navidad, recordando siempre a las personas, lo importante que ellas son para mí… Abrazo constantemente a mis hermanos y mi familia, ya que los lazos que nos unen son eternos.​ Esos momentos acostumbran desaparecer con el tiempo, y todo cuidado para ellos, es poco. Distribuyo sonrisas y abrazos a todos los que me rodean, ​a la final, ​PARA QUÉ GUARDARLOS?     En fin…¿dispusiste de un tiempito para leer esto?, ahora, dispón de otro minuto para mostrarle a tus amigos y familiares que estás pensando en ellos y que ellos significan algo, y que son importantes en tu vida!!!​

​Muéstrales que siempre existe «un tiempito» en el cual piensas en ellas….​No esperes el día en que las ​personas más importantes de tu vida se vayan de tu lado y no puedas demostrarles lo mucho que significan para ti…Haz feliz a alguien hoy…EL MAÑANA PUEDE NO LLEGAR…​Y tú habrás perdido una gran oportunidad de demostrar tu cariño a esa persona…​

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente