Francis Juzga

5 de septiembre, 2014 - 1:50 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Hago preguntas sobre el problema del Medio Oriente, específicamente sobre Israel y eso me conduce a la Biblia, Romanos 10: «Porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré y Sara tendrá un hijo… y no solo esto, sino también cuando Rebeca concibió uno, de Isaac nuestro padre… Y se le dijo. El mayor servirá al menor… como está escrito: A Jacob amé, más a Esaú aborrecí… Qué pues dirás ¿qué hay injusticia en Dios? En ninguna manera… A Moisés le dijo: tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca…» Entiendo que las diferencias viene desde entonces y que la raíz del problema que se ha mantenido por los siglos de los siglos, gira en torno a Jacob y a Esaú, hermanos; cuyos descendientes hasta el presente siguen enfrentados. Acudiré a mis hermanos Herbert y Nelly Irma para que me ilustren más y mejor.

*** Reaparece el Júnior con sus inquietudes gaiteras: «He estado dedicado a escuchar programas de radio de gaita, y definitivamente algo le está haciendo mucho daño a la reina del folclor. Noto que en su mayoría la programación radial en el Zulia dedicada a la gaita está conducida por gaiteros ¿entonces? ¿A qué jugamos? Quítate tú pa′ ponerme yo, como la salsa de la Fania All Star? Pienso lo siguiente ¿cómo hacen esos gaiteros para poner a sonar las gaitas de la competencia? Dirás tú que estoy enamorado de Astolfo Romero, pero en aquella Gaita Antañona de los años 90 en zuliana 102 FM, sonaban todos de 12.15 a 2, porque entre otras cosas había locutores profesionales en las filas del programa. Obviamente no todos entran en mi crítica, hay programas como el de Wilfredo Delgado y Alfonso Marín por Bolivariana 94.1 FM en  las tardes, donde he escuchado conjuntos que pocos conocemos  en conclusión dejo la pelota de tu lado del terreno, tú conoces más que tu vástago sobre esto y sabrás darme o quitarme la razón que pueda o no tener. Todo sea por tener a la gaita en el sitial que se merece. Por una gaita con más flora que fauna».

Hijo, esto no es nuevo. El gaitero locutor animador no fue todo lo profesional que debió ser. Su conducta le dio más fuerza aún a la payola, que se aprovechó de estas peleas entre programas para cobrar y hacer de las suyas. Te advierto que en la gaita hay más flora que fauna. Lo que acontece es que la primera es pacífica, mientras que la otra se destaca justamente por su agresividad. Ocurre con gaitas como Se Llama Jesús, El Mono que Escribe, etc. y todas las que interpretaron ponzoña y cizaña que causaron daños a la gaita. Entérate: En Cabimas hay una emisora que ordenó a sus operadores abstenerse de colocar un tema de gaiteros de calidad. Desde aquí no puede conocer con exactitud a que viene esa innoble decisión. Si en Cabimas la fauna va a arremeter contra los grupos de allá, sálvese quien pueda. A los conjuntos no les quedará otra alternativa que correr hacia las estaciones de Maracaibo, para que luego se critique una situación que ellos mismos están creando. La lógica es que los grupos de Cabimas suenen en esas emisoras primero que los de cualquier otro lugar, pero sucede todo lo contrario.

*** El cumpleañero de la semana fue Ramón Soto Urdaneta. También fue onomástico de la Beba Bravo y de Germán Laguna. Vaya mis felicitaciones al trío gaitero.

*** Dije que la gaita No Quiero ser la Mitad, me tumbó la empalizada. Entre más la escucho no hay manera de recogerla. Lo hermoso de esta gaita escrita por Neguito, es que los solistas Iván Pérez Rossi y Francisco Pacheco, tienen criterio político opuesto al de «Nego». El primero pertenece a Serenata Guayanesa y el otro viene de Los Tambores de Cata. La idea es unir a los venezolanos, respetándose su pensamiento político. Así andan las cosas y nosotros disfrutando de esta gaita que creemos llegó justo a tiempo. Otra cosa, los dos invitados pudieran haberse negado a cantarla y Neguito a ofrecérsela, pero privo el criterio nacionalista y patriota de que el amor por Venezuela está por encima de toda creencia política.

*** Les brindo lo que viene a continuación. Cualquier parecido con situaciones que se presentan en nuestra querida Maracaibo, no es más que pura coincidencia. Lean:

El semáforo se puso amarillo justo cuando él iba a cruzar en su automóvil y como era de esperar, hizo lo correcto: Se detuvo en la línea de paso para los peatones, a pesar de que podría haber rebasado la luz roja acelerando a través de la intersección. La mujer que estaba en el automóvil detrás de él estaba furiosa. Le tocó la bocina por un largo rato e hizo comentarios negativos en alta voz, ya que por culpa suya no pudo avanzar a través de la intersección… y para colmo, se le cayó el celular y se le regó el maquillaje. En medio de su pataleta, oyó que alguien le tocaba el cristal del lado. Allí, parado junto a ella, estaba un policía mirándola muy seriamente. El oficial le ordenó salir de su coche con las manos arriba, y la llevó a la comisaría donde la revisaron de arriba abajo, le tomaron fotos, las huellas dactilares y la pusieron en una celda.

Después de un par de horas un policía se acercó a la celda y abrió la puerta. La señora fue escoltada hasta el mostrador, donde el agente que la detuvo estaba esperando con sus efectos personales: – «Señora, lamento mucho este error», le explicó el policía. «Yo le mandé que saliera de su coche mientras usted se encontraba tocando la bocina fuertemente, queriendo pasarle por encima al automóvil del frente; usted estaba maldiciendo, gritando improperios y diciendo palabras soeces; y mientras yo la observaba, me percaté que: • De su retrovisor cuelga un rosario, • Su carro tiene en la defensa una calcomanía que dice: «Jesús te ama», • Su tablero tiene un borde que dice «Amor y paz», • Otra calcomanía que dice: «Practica la meditación» • Y, finalmente, el emblema cristiano del pez. ¡Cómo era de esperarse, supuse que el auto era robado!» Esta simpática historia muestra la importancia de ser coherentes entre lo que creemos, lo que decimos y lo que hacemos.

*** Tiempo hacía que no me ocupaba de la Fundación de la Gaita. Me enteré de que las prestaciones de algunos extrabajadores se ha logrado gracias a la mediación de padrinos. Mientras hay más de sesenta cesanteados que están en lista de espera. Entretanto la desintegración del grupo que dimos en llamar «los tres mosqueteros» se dio más rápido que inmediatamente. Es lamentable que situaciones como estas se den entre personas que están revestidas de cierto prestigio moral, que les hace ver como ciudadanos de primera, pero resulta que no todos gozan de ese don que Dios dio a cada hombre y que lamentablemente no saben utilizar.

También supe que la casa ofrecida a los familiares de Jack Pérez no se ha materializado, sabido que la última novena se la hicieron en los salones del Museo de la Gaita. Así andan las cosas. Hay que orar mucho para que definitivamente Jackie descanse en paz, debido al mal rato que debe estar pasando su familia.

*** Gracias a Freddy León, dilecto amigo de muchos, pero muchos años, llegó a mis manos los reglamentos por los que se regirá el Premio Estatal de la Gaita que promulga el Concejo Legislativo. Estoy en una de analizarlo, leerlo a conciencia y después juzgar la situación. El primer susto es la inmensa cantidad de dinero que estará en juego. Insisto en que el gran enemigo de la gaita ha sido el dinero y nada más que el dinero. También observo que en el largo jurado no aparece la Universidad del Zulia, pese a que estableció hace poco su Cátedra Abierta de la Gaita, lo que le da derecho a estar allí. La escogencia del jurado debe ser una tarea muy delicada. Hay que optar por gente de reconocida solvencia moral, conocedores de la temática de la gaita, lo que indica que no cualquiera puede ser jurado, vean que la misión es de lo más delicada y en consecuencia los más probos deben estar allí.

*** Hay situaciones que se dan exactamente igual en todos los lugares del mundo. Lo que les brindo a continuación, pese a que viene de otro país, es exactamente igual  a  lo que aquí vivimos. Veamos:
¿Du you spick english? ¡I dont tink so!

Esta es la carta que escribió una señora al programa de Luis del Olmo (España), para que la leyeran en directo:
«Desde que las insignias se llaman pins, los homosexuales, gais; las comidas frías, lunchs, y los repartos de cine, castin. Este país no es el mismo: ahora es mucho, muchísimo más moderno. Antaño los niños leían teveos en vez de comics, los estudiantes pegaban posters creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, y los obreros sacaban la fiambrera al mediodía en vez del  ​lunchbox.​ Yo, en el colegio, hice aerobic muchas veces, pero, tonta de mí, creía que hacía gimnasia. Nadie es realmente moderno si no dice cada día cien palabras en inglés. Las cosas, en otro idioma, nos suenan mucho mejor. Evidentemente, no es lo mismo decir bacon que tocino​, aunque tengan la misma grasa, ni vestíbulo que hall. Los españoles somos modernísimos. Ya no decimos bizcocho, sino plum-cake, ni tenemos sentimientos, sino feelings. Sacamos tiques, compramos compacts, comemos sándwiches, vamos al pub, practicamos el rappel y el rafting, en lugar de acampar hacemos camping y, cuando vienen los fríos, nos limpiamos los mocos con llenes.

Esos cambios de lenguaje han influido en nuestras costumbres y han mejorado mucho nuestro aspecto. Las mujeres no usan medias, sino pantis, y los hombres no utilizan calzoncillos, sino slips, y después de afeitarse se echan after shave, que deja la cara más fresca que ​la loción.   El español moderno ya no corre, —correr es de cobardes—, pero hace footing; no estudia, pero hace masters, y nunca consigue ​estacionar​ pero siempre encuentra un parking. El mercad​eo​ ahora es el marketing; el autoservicio, el self-service; el escalafón, el ranking, y el representante, el mánager. Los importantes son, vips; el auricular, walkman; los puestos de venta, stands; los ejecutivos, yuppies; las niñeras baby-sitters, y hasta  annies. En la oficina, el jefe está siempre en meetings o brain storms, casi siempre con la public-relations, mientras la assistant envía mailings y organiza trainings; luego se irá al gimnasio a hacer gim-jazz, y se encontrará con todas las de la jet, que vienen de hacerse liftings, y con alguna top-model amante del yogurt light y el body-fitness. El arcaico aperitivo ha dado paso a los cocktails, donde se hartan a bitter y a roast-beef que, aunque parezca lo mismo, engorda mucho menos que la carne. Ustedes, sin ir más lejos, trabajan en un magazine, no en un programa. En la tele (TV), cuando el presentador dice varias veces la palabra O.K. y baila como un trompo por el escenario, la cosa se llama show, bien distinto, como saben ustedes, del anticuado espectáculo; si el show es heavy es que contiene carnaza y si es reality parece el difunto diario El Caso, pero en moderno.

Entre medias, por supuesto, ya no ponen anuncios, sino spots, que, aparte de ser mejores, te permiten hacer zapping. Estas cosas enriquecen mucho. Para ser ricos del todo, y quitarnos el complejo tercermundista que tuvimos en otros tiempos, solo nos queda decir con acento americano la única palabra que el español ha exportado al mundo: la palabra ‹siesta›. Espero que les haya gustado… yo antes de leerlo no sabía si tenía stress o estaba hasta los tequeteques».

Cualquier parecido con nuestro vocabulario es only that, pura coincidencia.

Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente