Monumentos patrimoniales perimetrales

13 de abril, 2014 - 3:50 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Cuando hablamos de los monumentos patrimoniales perimetrales, nos estamos refiriendo a los ubicados alrededor del rectángulo de 140 hectáreas, definido por la calle 93 (Padilla), calle 100 (La Marina-Libertador) con las avenidas 2 (El Milagro) y 15 (Delicias). Entre este rectángulo y el polígono de 43 vértices, que establece el casco central de Maracaibo, como Zona de Interés Turística Nacional, encontramos varios monumentos históricos regionales, municipales y otros que pertenecen al inventario del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC).

Una vez disfrutado el cepilla′o de menta en la calle La Marina o avenida Libertador, como la conocemos ahora, nos disponemos a realizar otro circuito de monumentos patrimoniales, pero montados en el tranvía de Funmara 500, motivado a que vamos a recorrer las parroquias Santa Lucía y Bolívar, de Maracaibo. La primera parada la vamos hacer en la plaza Cristóbal Colón, en la intersección de las avenidas El Milagro y Libertador. Desde aquí podemos ver el edificio Ipostel-Guardia Nacional. Conocidos como «Los Gemelos». Construidos en 1927 por la firma H.L. Boulton, en terrenos del antiguo Club del Lago. En este inmueble funcionaron la Capitanía del Puerto, Destacamento N° 35 de la Guardia Nacional y las oficinas del Correo de Venezuela (hoy Ipostel). Si miramos hacia el Lago, nos encontramos con una bella casa, conocida como edificio La Ciega. De profundas raíces históricas. Data de mediados del siglo XX, conocida como la Casa del Obrero. Fue cedida para la reapertura de la Universidad del Zulia, tras 42 años de clausura. Diagonal tenemos un edificio de la década de los 40. Nos referimos a la primera sede de los Bomberos. Testigo singular de la existencia de la avenida 1 de Maracaibo, ya que su nomenclatura es 1-28.

Nos arrancamos para la parroquia Santa Lucía, pero estamos obligado a mirar, una edificación que tiene más de 400 años, es decir del siglo XVII. Se trata del Hospital Central Dr. Urquinaona. Primer hospital de la ciudad, conocido como la Casa de la Beneficencia. A su lado esta su compañera religiosa, la Ermita De Santa Ana. Una de las construcciones más antigua de la ciudad. Este monumento nacional, posee bienes muebles de gran valor, como el retablo de estilo barroco y el pulpito de madera, ambos hojillados en oro y el alfarje de diseño octogonal de estilo mudéjar. Pasando por otra joya de la ingeniería maracucha, como es el puente O′Leary, inaugurado en 1909 como puente Lares, en honor a José Ignacio Lares Baralt, presidente del Zulia. Posteriormente bautizado O′Leary, para honrar a un luchador de la independencia, de origen irlandés. Lo peculiar de este puente, estriba en que fue construido con perfiles sobrantes de la famosa Torre Eiffel, inaugurada en 1889, en París, Francia.

Entre tertulias y chistes, llegamos a Santa Lucía, obviamente, como debe de ser a la iglesia Santa Lucía, lugar de encuentro para la celebración de la festividad en honor a la Virgen, todos los 13 de diciembre. Esta iglesia, es una edificación de mediados del siglo XIX, en torno a la cual se estructura el barrio Santa Lucía, también llamado El Empedrao, por las características constructivas de sus calles de piedras. Es importante destacar que Santa Lucía, es la muestra más representativa de la Maracaibo tradicional y el templo de Santa Lucía posee un estilo gótico, único en Maracaibo. El Empedrao destaca por tener una arquitectura popular, con casas de colorido vibrante, techos altos, gárgolas, amplios ventanales, zaguanes y elevadas puertas. Es cuna de poetas y gaiteros. Es Monumento Nacional, Regional y Municipal.

A pesar de que faltan otros sectores por recorrer, decidimos quedarnos un rato en esta barriada, donde hay muchas esquinas de encuentro y tradición. Solo con entrar a que Diego Arria, además de refrescarnos, disfrutamos del Museo de la Gaita, para luego ir a cerrar el recorrido, en otra esquina Pa′ Que Luis, donde se escuchan historias de grandes maracuchos, al compás de gaitas tradicionales, con sus autores e intérpretes en vivo. Dice Diego que «ser maracucho es un orgullo, pero ser de Santa Lucía o luciteño es un lujo» pedimos el estribo y arrancamos? Contamos con vos! @funmara500.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente