Articulista

Democracia: Elecciones y Participación

30 de agosto, 2020 - 9:00 am
Roberto Quintero V.

Roberto Quintero V.

La democracia requiere libertades mínimas para garantizarle a las minorías el derecho de convencer a otros y transformarse en mayoría.
Para preservar el ejercicio democrático y no imponer la política por la fuerza, es necesario buscar acuerdos, para que las dificultades puedan ser superadas haciendo posible la vida del sistema democrático.

Desde hace más de dos (2) décadas, en nuestro país existe una orientación política por parte de un sector minoritario de la extrema derecha opositora venezolana, dirigida a crear y establecer una estrategia de desconocimiento del ejercicio del voto dentro del proceso electoral venezolano, tratando de arrancarle ilegalmente a las mayorías populares, la elección de los diputados a la A.N., gobernadores, alcaldes, diputados regionales, concejales y por supuesto la elección del Presidente de la República mediante la política de la abstención electoral.

Lea también: El voto de nuestros indígenas

Democracia sin participación electoral, acuerdos y convenios políticos no es viable bajo ningún tipo de circunstancia política. El ejercicio de la democracia demanda que la política se mida por sus resultados. En política los espacios se conquistan, no se ceden o entregan mediante o en ejercicio de políticas de carácter abstencionista. La abstención democrática no tiene sentido y carece de lógica, no conduce a la solución de ningún problema, por el contrario los agrava. Solo políticos extraviados con criterios fundamentalistas y anti-patrióticos se atreven a proponer la abstención como salida.

En un país libre, la democracia no es una solución para nada, sino una condición para todo, algo que los espíritus autocráticos digieren mal –y que la oposición radical de la derecha venezolana no parece haber aprendido– convirtiendo en ideología lo que pertenece al universo del pensamiento y la reflexión.

El abstencionismo genera consecuencias perversas para la paz y convivencia de nuestro país entre las que destacaremos que los pequeños líderes políticos de la extrema derecha venezolana imitan en casi todas sus actividades, conductas distorsionadas y las aumentan considerablemente, confundiendo el medio con el fin, apartándose de la convivencia y expandiendo en todo el sistema todos los vicios de una democracia conversa y arrogante con una escalada de odio muy peligrosa como una expresión de su errada política.

La ultra oposición venezolana no tiene ya nada que ver con el triunfo de la razón, se ha alejado en forma peligrosa de los senderos de la práctica democrática y por supuesto del imperio de la ley. El dialogo, la tolerancia, la participación electoral no tienen cabida en los lineamientos de la política fundamentalista del odio y la abstención electoral.

Estos son los lineamientos de algunos de los partidos y movimientos políticos de signo autoritario, acompañados del respaldo de gobiernos dependientes con un espejismo no muy moderno llamado «abstención electoral».
Se debe preservar la paz y la democracia que se reconoce en el dialogo, la tolerancia, la participación, el voto y que reclama el imperio de la ley, impidiendo así las guerras preventivas, los golpes de estado y ataques anticipados.

 

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente