Borracho le quitó la vida a un inocente en accidente de tránsito

1986_dfdf
12 de junio, 2016 - 1:09 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Destrozado quedó el vehículo donde se desplazaba José Bozo

Foto: Wilmer Cubillán

Desde ayer otra familia zuliana vive el dolor de perder a un ser querido por culpa de un inconsciente que no entendió que alcohol y volante no se pueden ligar. La muerte de José Bozo Farías (31), se une al conmovedor suceso de los hermanitos Núñez Gil que murieron quemados en un choque la semana pasada; y de Kimberly Olano, quien falleció antes de ayer producto del mismo hecho. ¿Será que estos delincuentes del volante tienen que vivir en carne propia la muerte de un ser querido para tomar conciencia? O ¿Qué la condena que reciban debe ser mayor para que los borrachos entiendan que no pueden beber y manejar?

Maracaibo — A las 7:00 de la mañana del día de ayer murió José  Miguel Bozo Farías, de 31 años, en un aparatoso accidente automovilístico. El hecho tuvo lugar en la parroquia Cacique Mara, sector Cañada Honda, cerca de Pitokín.

Según familiares de Bozo el accidente fue causado por un sujeto irresponsable que estaba en estado de ebriedad, quien conducía una Trail Blazer, color gris, placas AD947TD). Mientras que la víctima conducía un Tucán gris.

A las 9:00 de la mañana parientes de Bozo llegaron a la medicatura forense para hacer el reconocimiento del cuerpo.

Rafael Urdaneta, primo del hoy occiso, fue el encargado de decir tan dolorosa acción. «No me alcanzarán los dedos de la mano para contar que el culpable pague su condena», agregando además que «el responsable se encuentra detenido».

El hecho

Bozo se dirigió muy temprano a la estación de servicio, que se encuentra por  Pitokín, para llenar de gasolina su vehículo y al salir lo impactó la Trail Blazer, dejando su carro destrozado y causándole la muerte en el acto.

María Alejandra Montiel, cuñada del occiso, detalló que Bozo estaba casado con su hermana, Maira Alejandra Montiel (29), «ellos tenían dos años de casado y 14 años de novios, mi hermana está inconsolable». Bozo era ingeniero en computación, tenía un ciber en el barrio San José y no tenía hijos, mencionó María.

Familiares declararon que desconocen lo que pasó con detalle, el autor del deceso está sin identificar, pero ya las autoridades dieron marcha a una investigación. Piden que se haga justicia.

Este accidente es una lamentable realidad que viven las personas por culpa de irresponsables que se hunden en el alcohol y salen a manejar.

Hace 14 días otro ebrio provocó la muerte de los  tres hermanitos Núñez Gil. Esto debería de ser un llamado a tomar conciencia.

Comente