Asesinan a taxista por resistirse al robo

1467_23A (1)
15 de diciembre, 2014 - 2:14 pm
Redacción Diario Qué Pasa

A las 2:30 de la madrugada de ayer fue asesinado el taxista Jesús Enrique Olivares Párraga (43), quien dejaba una «carrerita» y agarró otra en el sector San Isidro. Al parecer se resistió al robo y por eso lo mataron, aunque su esposa afirma que la víctima solo trabajaba con clientes fijos.

Maracaibo — En un hecho ocurrió en el sector San Isidro, a las 2:30 de la madrugada de ayer, fue asesinado el taxista Jesús Enrique Olivares Párraga (43), quien dejaba una «carrerita» y agarró otra.

Al parecer su cliente lo amenazó con un arma de fuego para robarle el carro y éste se habría opuesto, razón por la cual recibió dos impactos de bala quedando sin vida dentro de la unidad.

Familiares del infortunado manifestaron que su doliente pudo haberse resistido al robo de su Caprice de color marrón y por eso lo asesinarían.

Los datos fueron manifestado por Carmen Delia Ferrebús, esposa de la víctima, quien se mostraba incrédula, pues aseguró que su esposo «todas las carreras que hacía era a clientes de su confianza desde hace más de 20 años».

Jamás lo imaginó

La esposa del profesional del volante agregó que su compañero de vida desde hacía 22 años, se despidió de ella a las 9:00 de la noche de ese día como acostumbraba hacerlo todos los días.

«Nunca imaginé que pasaría esto, ese día lo despedí como siempre. El trabajaba hasta las 2:00 de la mañana».

La hoy viuda se enteró de la tragedia a las 6:30 de la mañana cuando una vecina que pasaba por el lugar avistó el tumulto de gente, quienes curioseaban y murmuraban lo que le había pasado al infortunado hombre.

Sus dos hijos fueron quienes se trasladaron al sitio y hundidos en llantos reconocieron el cadáver de su padre y ayudaron a trasladarlo hasta la morgue forense local.

Posible homicida

Voceros policiales informaron que posiblemente el asesino pueda ser un conocido de la víctima del que manejan el alias de «El Cabezón». Investigan el hecho.

Se informó que el taxista residía en la tercera etapa del barrio Las Trinitarias, deja cinco hijos, dos de ellos menores de edad.

Fue descrito por sus deudos como una persona «responsable, excelente ser humano y padre,  noble con la gente y muy trabajador».

Exigen justicia por el crimen.


Fotos Diego Graterol

Comente