Volvieron bombillos amarillos por alto costo de los ahorradores

foto fondo bombillo
23 de agosto, 2015 - 4:18 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Fotos: Agencias/ José Abreu

La conciencia ecológica se está viendo coartada por el poder adquisitivo, ya que aunque la  ciudadanía quiera no puede contribuir con el ahorro energético

Tras el inicio de la Misión Revolución Energética en noviembre de 2006, los tradicionales «bombillos amarillos» (incandescentes) pasaron a la historia, una vez que fueron reemplazados por los llamados ahorradores (fluorescentes), debido a su durabilidad, mejor iluminación y sobre todo menor nivel de consumo de energía, cuidando así el bolsillo del venezolano y el medio ambiente.

Sin embargo, en la actualidad, una vez que la vida útil del iluminador fluorescente termina, reemplazarlo es difícil por su alto costo, lo que ha orillado a la población a volver a comprar los antiguos incandescentes por ser más económicos.

Al comparar precios entre ambos iluminadores, puede notarse que el bombillo ahorrador  puede costar hasta el triple de lo que vale uno incandescente, aún cuando este varíe según las marcas: «Un iluminador incandescente tiene un costo que va de los 240 a los 270 bolívares. Si se trata del de 100 W. Mientras  que el ahorrador que usualmente se instala en las casas puede tener un precio de 818 a 928 bolívares. Los tubulares, que generalmente colocan en las escuelas y centros hospitalarios, y que miden un metro aproximadamente, son más económicos, cuestan de 416 a 510 bolívares, pero no se adaptan fácilmente a una lámpara de vivienda», informó Lilia Patiño, vendedora de una reconocida ferretería de Maracaibo.

Patiño añadió que en el caso  de los bombillos fluorescentes de mayor tamaño y potencia para canchas o estacionamientos, los precios son mucho mayores: «Un espiral de 150 vatios oscila entre los Bs. 4.307, 95 y los 10.005», dijo.

Vendedores y dueños de ferreterías y locales comerciales coinciden en que pese a que es más caro el bombillo ahorrador que el amarillo, es una inversión porque el fluorescente puede durar un año o más mientras que el incandescente difícilmente llega a los siete meses.

Usuarios se manifiestan

«Los bombillos ahorradores son maravillosos, porque de verdad que iluminan mucho más, generan menos calor y consumen menos electricidad, pero el problema es que el Gobierno ha dejado de sustituirlos progresivamente y cuando a uno se le quema uno y quiere ir a comprar otro se encuentra con que están súper caros y el bolsillo no le da para eso. En mi caso por lo menos se me quemaron tres ahorradores que me instaló en concejo comunal ya por segunda vez, pero entonces si los compro fluorescentes tres me hacen 2.454 bolívares a Bs. 818 cada uno. Mientras que tres amarillos de 100 W me cuestan 780 bolívares. Y son Bs 1.670 que me estoy ahorrando y que necesito para otra prioridad, entonces no se trata de que no queramos sino de que muchos no podemos sustituir los bombillos», detalló Amalia Quintero, mientras compraba en una ferretería.

La disyuntiva

«Cabe resaltar que una bombilla fluorescente genera un consumo de máximo 18 vatios en contraposición a los 100 vatios que produce un bombillo incandescente; además, el bombillo de alto consumo produce una cantidad de anhídrido carbónico que va directamente a la atmósfera y la contamina», argumentó una fuente especialista en materia eléctrica que prefirió no identificarse.

Ahora bien, pese a que el iluminador incandescente alivia el bolsillo del marabino al momento de la compra, este se puede ver mucho más afectado a fin de mes cuando el usuario vea reflejado un consumo que sobre pase la «Banda Verde», que es otra medida complementaria para el ahorro de electricidad puesta en marcha por el ejecutivo nacional desde agosto del 2014, y que establece en el caso del estado Zulia un consumo máximo de 1.300 kilovatios que podrán ser subsidiados en un 80% por el Estado Venezolano, pero que de ser sobrepasados, el consumidor dejará de gozar de la exoneración.

«De repente, el usuario —por su dificultad para comprar el bombillo ahorrador— piensa que comprando el de alto consumo ahorrará, pero no se está percatando de que si poco a poco va sustituyendo los ocho, 10 o 13 iluminadores que tenga en su casa, lo que ahorra cuando paga por la bombilla, de igual modo podría verse reflejado en su factura de electricidad, sin mencionar la enorme contribución que hace con el calentamiento global y la destrucción de la capa de ozono», apuntó la fuente.

Sustitución en Zulia

A partir del  7 de enero de  este año, inició una nueva fase de canje de luminarias  incandescentes por ahorradoras, o en su defecto, bombillos  ahorradores quemados por nuevos, con la finalidad de lograr instalar un total de 5 millones 938.500 bombillos ahorradores de 14 vatios. Así lo informó el  gerente regional de Uso Racional y Eficiente de la Energía (UREE), Efraín Verde, a través de la Página oficial del Ministerio del Poder Popular para la  Energía Eléctrica.

Asimismo, en lo que va de año se han podido realizar instalaciones en comunidades de los municipios Maracaibo, La Concepción, Miranda, Santa Rita, Cabimas y Lagunillas, por parte de Corpoelec y miembro de los consejos comunales.

Irregularidades

Durante  la compilación de información hecha por nuestro equipo reporteril, habitantes de comunidades manifestaron su preocupación por el retraso que ha habido en la colocación  en las luces desde finales de mayo de este año, por lo que se preguntan, si ¿el reemplazo de bombillos ahorradores, está parado por falta de materia prima? Si no continuará o si hay irregularidades en la colocación de los mismos por parte de los consejos comunales.

«Aquí hace como dos meses se pusieron a preguntar de casa en casa cuántos bombillos quemados teníamos, o si teníamos todavía algunos de los amarillos, pero nunca trajeron nada», manifestó Griselda Perdomo, residente del sector Las Playitas.

En reiteradas oportunidades intentamos comunicarnos con autoridades de Corpoelec para obtener más información sobre el proceso de sustitución de iluminadores, pero nos resultó imposible contactarlos.

Su bajo costo los hace más accesibles para los marabinos

Comente