Solo 17 embotelladoras de agua están aptas

1613_REGIONAL_01
21 de mayo, 2015 - 2:02 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Foto: Agencias

Más de 50 plantas embotelladoras de agua fueron visitadas durante el 2014

Maracaibo —
El departamento de Higiene de los Alimentos, del Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria (SACS) del Zulia, ha supervisado permanentemente las plantas embotelladoras de agua de la entidad.

Una fuente ligada al sector salud informó a QUÉ PASA que actualmente hay 17 plantas embotelladoras que tienen permiso para operar.

Detalló que durante el 2014 fueron visitadas más de 50 plantas en todo el estado Zulia.

Agregó que este año solo han inspeccionado una debido a problemas de logística.

Cabe destacar que para el mes de julio de 2014 según cifras de ese departamento en el estado se contabilizaban 54 plantas embotelladoras de agua, de las cuales solo nueve contaban con permiso sanitario, y de esas, solo dos en Maracaibo.

Supervisiones

Es importante destacar que el personal del departamento de higiene de los alimentos realizan inspecciones con más ahínco durante el mes de julio por la época de la sequía, esto con el fin de que el agua que expenden pueda servir a la población sin causarles daños de salud.

Purificación

Anteriormente en QUÉ PASA dimos a conocer como es el proceso de purificación del agua para que esta sea apta para el consumo humano.

Según las normas Covenin el agua envasada «es aquella apta para el consumo humano, contenida en recipientes apropiados, aprobados por la autoridad competente y con cierre hermético inviolable, el cual deberá permanecer en tal condición hasta que llegue a manos del consumidor final».

La norma indica que el agua se clasifica en: agua potable, procedente directamente o no de fuentes superficiales o profundas y que cumple con ciertos requisitos como olor ausente, sin sabor extraño de color transparente, con una concentración específica de minerales, requisitos microbiológicos, así como una concentración máxima de impurezas tolerables establecidas en la normativa. También está el agua mineral, procedente de aguas de origen profundo o endógeno, que broten naturalmente o se obtengan por perforación sin contaminación y cumplan con los requisitos del agua potable.

Asimismo, está el agua mineral natural, igual que el agua mineral, pero sin haber sido sometida a tratamiento. De la misma manera entran en la clasificación el agua potable gasificada; la cual a diferencia del agua potable deberá contener anhídrido carbónico libre natural o adicionado, y el agua mineral gasificada, que al igual que la anterior deberá contener anhídrido carbónico.

Para que el agua logre tener esas características las diferentes plantas la someten a un tratamiento de purificación que puede incluir su almacenamiento en tanques que eliminen su contenido de hierro, un tratamiento a base de una preestablecida dosificación de hipoclorito de sodio para eliminar la mayor parte de las bacterias, hongos, virus, esporas, protozoos y algas presentes en ella; que pase por un filtro de arena para eliminar la turbidez; un filtro empacado con carbón activado donde debe estar eliminado el cloro, impurezas y microorganismos dañinos; un filtro pulidor que le dará la apariencia incolora y cristalina, para después ser expuesta a rayos UV que funcionan como germicida.

Finalmente el agua pasa por un equipo de ozono, elemento de esterilización, para finalmente estar lista y ser embotellada.

Permisos

Las normas indican que para que una planta embotelladora de agua funcione debe presentar un anteproyecto ante el Ministerio de Salud, en Caracas, específicamente ante la contraloría sanitaria, de la cual forma parte el departamento de higiene de los alimentos. Allí se verifica el anteproyecto y luego que este sea aprobado por el contralor nacional, el encargado del programa del agua de Caracas se traslada hasta la planta en el estado Zulia,  junto con el encargado del programa a nivel regional, para verificar que se cumpla con los estándares de calidad establecidos para la potabilización del agua y así la oficina regional otorga el permiso sanitario.

Sin embargo, luego las empresas deben registrarse en una página web indicada por el Ministerio y llevar hasta Caracas los requisitos que pidan para que le sea otorgado el registro como embotelladora de agua, ya que el permiso sanitario otorgado por el organismo regional es solo para el establecimiento.

Algunas de las embotelladoras de la región ya presentaron su proyecto en Caracas ante el ministerio, y solo esperan la aprobación para operar legalmente.

El agua debe pasar por un proceso de purificación particular para ser apta para el consumo humano.

Comente