Preservarán cisternas del antiguo retén

PRINCIPAL_01-04
5 de agosto, 2015 - 1:57 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

El interior de la cisterna traslada a un pasado imaginario, al recorrer sus arcos y mirar por sus reboses

Fotos: Diego Graterol /CRU

Arquitectos e ingenieros del CRU trabajan para alcanzar el estado original de la estructura de 1894

Maracaibo — La historia de la ciudad no deja de sorprender a quienes aman rescatar los sitios emblemáticos, el Centro Rafael Urdaneta (CRU), designado desde el año 1988, para rescatar y cuidar el casco histórico de Maracaibo, lleva un avance de obra del 15% en el Retén de Bella Vista, donde como se informó en la edición de QUÉ PASA de ayer, fue descubierta la cisterna subterránea de la cárcel pública que recogía las aguas de lluvia.

El arquitecto del CRU a cargo de los trabajos, Freddy  Acosta, detalló que se destaparon 12 bocas de visitas, y se dejará como testigo un bajante de agua en una de las 20 columnas que conforman el patio central.

La limpieza de la cisterna (sistema de construcción de la era republicana), fue el primer paso para su restauración  y quedará como reseña de lo existente dentro del Retén de Bella Vista.

El equipo de arquitectos e ingenieros del CRU, trabajan la restauración para llevar a su estado original la obra que fue construida en el año de 1894, «se retiraron cuatro capaz de pisos que alteraron la apariencia de las columnas, y así se logró observar la existencia de la cisterna», indicó Acosta.

Planta acotada – Cisterna de tres cuerpos, registrada en informe técnico del CRU

«Esta cisterna cuenta con 22,33 metros de largo por 6,50 de ancho y un área de 145,14 metros cuadrados, en las más grande que se ha conocido en América. La cisterna tiene tres cuerpos abovedados, está constituida por una base de adobe de arcilla y la bóveda vaciada con concreto y encofrado de madera», detalla informe técnico del CRU.

Paredes intervenidas

El Retén de Bella Vista de ser utilizado las última décadas como guarida improvisada de personas con problema de consumo de drogas o en condición de calle, la antigua Cárcel Publica va encaminada a convertirse en un comando policial provisional, mientras se define su uso permanente a través de un concurso, como lo ha indicado en oportunidades el presidente del CRU, Tito Meleán.

Actualmente las paredes de todo el recinto están siendo salpicadas, como un proceso previo al friso final para asegurar su durabilidad en el tiempo.

Los trabajos continuaran para rescatar en gran medida la estructura con una data de 121 años en  el casco histórico.

Encargados del proyecto mostraron avances a QUÉ PASA.

Comente