Óscar Pérez: Un CICPC a prueba de todo

oscar
2 de julio, 2017 - 9:09 am
[email protected]

Entre lo populoso y jocoso que somos los venezolanos, a Óscar Pérez se le ha comparado con el famoso superviviente del programa de TV de Discovery. Aseguran que está sobreviviendo por entre la maleza de la selva y las montañas en donde abandonó el helicóptero

Foto:Agencia

Caracas-Un sobrevuelo efectuado la tarde del 27 de junio por parte de un  helicóptero presuntamente perteneciente al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), el cual fue secuestrado y piloteado por Oscar Pérez, inspector aeronáutico de la policía científica  de 36 años, ha causado conmoción en la nación respectó a lo que muchos denominan como un «ataque golpista» o «revelación militar contra el gobierno» y otros definen como un «neto y bien planificado teatro».

Cualquiera que sea la hipótesis, lo cierto es que Pérez es un funcionario de alto calibre, que ahora se halla es la cúspide de la opinión pública e incluso en el centro de la lupa de la autoridad mundial, ya que fue emitida en su contra una solicitud roja por la Interpol.

«Está preparado para que nunca lo atrapen»

Bajo el anonimato, un detective del cuerpo detectivesco aseguró que –sin ánimos de solapar su evasión- está seguro de que las autoridades no lograran capturar al audaz hombre ya que «estando preparado para vivir en cualquier tipo de ambiente, puede estar escabullido por mucho tiempo».

Respecto al hecho, en el cual desde el helicóptero identificado con las siglas CICPC, fueron lanzados artefactos explosivos sobre la Corte Suprema de Caracas y que además irrumpió en un espacio aéreo no accesible, mostrando desde lo alto una pancarta que aludía al artículo No. 350 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, cuyo parágrafo llama a la desobediencia civil, el detective manifestó que la intención de Oscar no fue causar daños ni heridos, sino emitir un mensaje al Gobierno, puesto «que si hubiese querido generar estragos lo pudo haber logrado con toda fluidez ya que él tiene la capacidad intelectual y física para lograrlo».

«No es un teatro»

En este sentido el informante asevera que aunque en efecto el inspector es actor y protagonizó en el año 2015 el filme venezolano Muerte suspendida, el hecho de sobrevolar el espacio militar, «no se trató de un teatro, eso fue definitivamente una relevación militar de la cual, por cierto, debe tener mucho cuidado el presidente Maduro, porqué refiere una revelación de la autoridad nacional».

Algo que todos cuestionan y que de acuerdo a muchos desvirtúa la hipótesis de un verdadero ataque es que la aeronave no haya sido derribada, si quiera baleada, por los castrenses que custodian la Corte Suprema. Una vez voló sobre su espacio aéreo, huyó sin rumbo precisado y pese a que fue rastreada por orden del presidente Nicolás Maduro y demás autoridades competentes, no fue encontrada hasta el miércoles 29, cuando Pérez lo abandonó en una zona enmontada de un humilde caserío llamado Osma, en el estado Vargas.

La periodista venezolana Patricia Poleo, hizo mención al hecho y específicamente a las especulaciones que se generaron sobre el rol de actor que en un momento ejecutó el inspector, la comunicadora citó: «es que el no actuó, el simplemente ejemplificó el trabajo que está acostumbrado a hacer en el cuerpo policial»

Acompañado por el imperio

De manera extraoficial se conoció que los tripulantes que acompañaban al inspector, cuyas identidades se han convertido en el principal objetivo a descifrar de todos los enterados del hecho, pertenecen a la guardia costera de los Estado Unidos. Y esto aunque no está confirmado, podría certificar lo que en múltiples ocasiones ha insinuado y teme Maduro: el imperio norteamericano  pretende interferir en los asuntos políticos de Venezuela. Los encapuchados y vestidos con uniformes camuflajeados con tonos grises y negros, también están prófugos como Oscar, con la diferencia de que sobre ellos no reposa una orden de aprehensión.

No secuestró la aeronave

¿Cómo pudo «llevarse» un helicóptero de una base militar sin ser advertido? ¿Cómo fue que no pudo ser neutralizado? ¿Es que acaso Venezuela no tiene un sistema de seguridad aérea eficiente? Estas son algunas preguntas que surgieron. Pues trascendió que Oscar Pérez solicitó permiso para encender motores del helicóptero, actividad que se realiza con frecuencia para chequear la operatividad del vehículo y aplicar mantenimiento oportuno y que una vez en el aire, el aparato ya no puede ser detenido.

Surgiendo así otra pregunta ¿Si era un helicóptero autorizado, porqué el radar no precisó su ubicación? Expertos en el tema aseguran que los característicos rascacielos de Caracas, imposibilitaron tal hecho.

Un funcionario de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (quien no quiso ser identificado), con especialidad en el área de aeronáutica, indicó que en La Carlota (desde donde partió el helicóptero) se deben especificar las razones por las que se piensa despegar una unidad y mostrar un plan de vuelo, el cual luego es autorizado, «Es probable que el funcionario haya dado un plan de vuelo falso y después cambió el rumbo», dijo. Recordó que era un uniformado con autorización para hacer ese tipo de operaciones por su trayectoria profesional.

¿Pero quién es Oscar Pérez?

Pérez es una especie de «híbrido humano» caracterizado por desempeñar varios roles. El hombre lleva 15 años como funcionario del CICPC, es Jefe de Operaciones de la División Aérea de Venezuela, buso de combate, piloto, paracaidista libre, entrenador de la Brigada Canina del país, integrante de la Brigada de Acciones Especiales (BAE) y según su autodefinición «Soy un hombre que sale a la calle sin saber si va a volver a la casa… porque la muerte forma parte de la evolución».

Además es el sujeto que ha sido capaz de burlar la justicia venezolana y evadirse de todas las leyes que lo persiguen. Mientras muchos manifiestan que Oscar está atemorizado y por eso está prófugo de la ley otros aseveran que no tiene ningún tipo de temor y que por el contrario está planificando un segundo y letal ataque, solo que sin su presencia para no exponerse, sino dirigiéndolo desde donde está.

Como «estratega» también lo han adjetivado, más y cuando se supo la manera en la que aterrizó el helicóptero en medio de la tierra y del agua en medio de una montaña. Testigos del procedimiento que se efectuó cuando se produjo el hallazgo aseguraron que la actitud de los castrenses al notar la forma en lo que hizo, era de asombro total.

Comente