Venezuela, de la dependencia petrolera a la explotación y exportación de diamantes

1863_Foto trabajo diamante
1 de febrero, 2016 - 4:09 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

En el país hay reservas por el orden de las 7 mil toneladas de oro, lo que equivale a una reserva para 70 años, por lo que este mineral, como lo adelantó QUÉ PASA, también representa una opción de generación de divisas

Maracaibo — Hasta bien entrado el siglo 20, la economía venezolana tenía su eje en la producción agropecuaria. Los principales productos de exportación eran el café, el cacao, el ganado vacuno, el azúcar, papelón, tabaco, balatá, cueros de res y caucho.

Para el año 1920, el papel que jugaba la producción petrolera era mínima. Pero luego de un punto de inflexión en la economía venezolana, a partir de entonces, las exportaciones agrícolas disminuyeron  exponencialmente y le dieron paso a las exportaciones petroleras.

Ya para 1929, Venezuela se convirtió en el segundo mayor país productor de petróleo —solo por detrás de Estados Unidos— y el mayor exportador de petróleo del mundo. Con un gran desarrollo de la industria, el sector petrolero comenzó a dominar todos los demás sectores económicos del país hasta que la exportación y dependencia del  crudo se convirtió en el centro de la economía.

Mientras que en 1999 las exportaciones de bienes y servicios petroleros representaban el 76% de las exportaciones, en 2005 el porcentaje pasó a 86% y en 2012 se elevó al 96%. En 1998 el país exportaba bienes no petroleros por un valor de 5.529 millones de dólares mientras que en 2012 la cifra era de tan solo 3 mil 771 millones de dólares.

Frente a la significativa caída de los precios del crudo criollo, el cual subió la semana pasada $2,53 por barril y cerró en un valor promedio de $24,16 por barril, el Estado se ha visto en la necesidad de ingeniárselas y tratar de reinventar la economía del país para dejar de ser totalmente dependientes de las divisas provenientes del crudo.

Entre las acciones emprendida por el Gobierno para superar el rentismo petrolero destaca el desarrollo de proyectos de extracción de diamante en el Arco Minero Orinoco, en el estado Bolívar.

El planteamiento fue hecho por el Ministro de Petróleo y Minería, Eulogio del Pino, durante su intervención en la segunda sesión de trabajo del Motor Minero realizada el pasado viernes. «Nosotros queremos convertir el diamante, como tantas otras aristas de nuestra economía, en un gran motor productivo de la nación que va a contribuir a la diversificación de ingresos de divisas que es lo que estamos buscando», afirmó.

Indicó que para aprovechar el potencial del arco minero de 116 mil kilómetros cuadrados, que se extiende desde Guayana hasta Colombia, el Ejecutivo prevé establecer acuerdos con empresas nacionales e internacionales, tal y como lo establece la Ley Orgánica para las actividades de Explotación del Oro y demás minerales.

«Es muy claro: el máximo de participación del sector privado es hasta 45%. Hay mecanismos de financiamiento que hemos aplicado con éxito en el área petrolera que podemos extender al sector minero», aseveró, al tiempo que llamó a los empresarios a «ir más allá» y no conformarse con la comercialización, sino ir hacia la industrialización del diamante.

Reservas de minerales

El ministro Del Pino informó que actualmente existe «un proceso de certificación de reservas de minerales en marcha en el arco Orinoco», que incluye también a otros minerales como el oro, coltán, hierro, entre otros. En esta zona, de acuerdo a reportes recientes, existen reservas por el orden de las 7 mil toneladas de oro, lo que equivale a una reserva para 70 años, por lo que el Estado está recibiendo propuestas para ejecutar «un plan de desarrollo y explotación de minerales que está perfectamente acorde con la Ley».

Por su parte, Daniel Valero, representante del Fondo 3 que agrupa a 100 empresas del sector minero tanto nacional como internacional detalló que Venezuela dispone de una reservas probadas de casi 28 millones de kilates de brillantes, eso quieren decir un equivalente de 20 mil millones de dólares.

El vocero empresarial aseguró que la industria dispone de avances tecnológicos que minimizan el impacto ambiental de la explotación de ese mineral. «Venezuela dispone de 10% de las reservas probadas del mundo y una escuela de talladores de brillantes», resaltó.

La potencialidad de Venezuela es enorme, no solo en diamante, sino en oro, coltán y otros minerales, indicó Jorge Guédez, vocero de la empresa Supracal.

Certificación del diamante

El también presidente de PDVSA indicó que para avanzar hacia el proceso de explotación y exportación legal del diamante, Venezuela recibirá el 11 y 12 de febrero la visita de una representación de Arabia Saudita, quienes evaluarán las áreas de exploración y evidenciarán los mecanismos que se emplean en el proceso de obtención de este mineral, para luego obtener la certificación Kimberley.

«El objetivo es tener un diamante venezolano perfectamente comerciable y perfectamente utilizable para efectuar transacciones financieras. La meta es que las empresas puedan asociarse con el Estado venezolano y que las divisas sean vendido al Banco Central de Venezuela (BCV) como la ley lo establece», aseguró.
Por su parte, el presidente del BCV, Nelsón Merentes destacó que el sector minero es un área importante para impulsar la diversificación económica.

«Es muy importante la minería. Venezuela tiene 48 tipos de minerales entre metálicos, no metálicos y estratégicos. En los no metálicos sirven para toda las aguas abajo de la construcción y para que el Producto Interno Bruto (PIB) y la generación de empleo se desarrolle», señaló.

Acotó que si Venezuela logra tener en un corto tiempo una fuente de financiamiento distinta al petróleo se podrá tener «mayores capacidades de reservas y seguramente los inversionistas van a ver con menor riesgo nuestro país», lo que podría permitir tener mejores opciones de financiamiento a futuro.

Seguridad

El titular de Petróleo y Minería anunció también que el Gobierno nacional, en articulación de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), reforzará las labores de seguridad territorial en el arco minero para facilitar y resguardar las labores de extracción de minerales.

Indicó, que se están revisando mecanismos que permitirán «repotenciar y afincar el rol de las Fuerzas Armadas» para combatir el contrabando y la minería ilegal.

¿Qué es el proceso Kimberley?

Para que Venezuela pueda comerciar su producción de diamantes de manera legal y expedita en los mercados internacionales requiere de la certificación del Proceso Kimberley, un régimen de control de las exportaciones y de las importaciones de diamantes en bruto, que nació en la ciudad de Kimberley en Sudáfrica, zona de importancia diamantífera.

Venezuela perteneció al proceso Kimberley y se retiró en 2008, debido a la carencia de estadísticas, y a una débil explotación en las zonas diamantíferas, y de acusaciones sobre producción ilegal.

La cláusula de garantías del Proceso Kimberly es el sistema que garantiza al consumidor que los diamantes que adquiere en su joyería no proceden de países o zonas de conflicto bélico, los llamados «diamantes de sangre».
Los países productores controlarán la producción y el transporte de los diamantes en bruto desde la mina hasta el lugar de exportación.

Las expediciones de diamantes en bruto serán sellados en contenedores inviolables y se librará un certificado del proceso Kimberley para cada expedición.

Las importaciones de diamantes en bruto no acompañados por un certificado librado por un país participante en el proceso Kimberley, lo mismo que las exportaciones con destino a no participantes, serán prohibidas.

Comente