Actores zulianos buscan expandirse en Caracas

page_01
29 de junio, 2015 - 4:35 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Fotos: Cortesía

Muchos profesionales de las artes escénicas deciden aprovechar las múltiples opciones que ofrece la capital, pero sueñan con que nuestra región logre un desarrollo similar

Maracaibo —
El mundo del teatro en Venezuela ha tomado un repunte en los últimos años, una de las razones de esta evolución ha sido la poca producción de dramáticos en las televisoras venezolanas, situación que ha llevado al talento de nuestro país a migrar hacia el origen de la dramaturgia universal.

«Un actor o actriz si deja de crear y jugar en el escenario allí podría decir que murió como artista». José Carrizo

Ciertamente, aunque ha renacido esta rama de las artes escénicas en Venezuela, la aceptación del público y la promoción del talento son mayores en la capital del país, en comparación con el resto del territorio.

Esta realidad ha llevado al talento zuliano a buscar nuevas plazas en el Distrito Capital, muchos, de hecho, han llegado a conquistar lo que ellos describen como un público «diferente» al de su tierra natal, pues a diferencia de nuestra región en Caracas tiene más de 85 salas de teatro formales, sin contar los espacios alternativos como bares o restaurantes los cuales ceden sus espacios para espectáculos.

Qué molleja de talento

José Carrizo, un zuliano apasionado de los medios audiovisuales y la radio, decidió formar su carrera teatral en la capital del país hace ya ocho años. Desde que pisó suelo caraqueño comenzó a nutrirse de la actividad escénica, carrera que formalizó luego de prepararse en el Centro Integral de Capacitación Actoral (Cica) dirigido por el primer actor Karl Hoffman.

Desde el 2009 ha logrado acumular más de diez en su haber destacando Luna de Miel Concurrida (2010), bajo la dirección del primer actor Manuel Salazar, Residentes de Babel (2012), Teatro Efímero (2012), Teatro Efímero Bar (2012) y Pechos de Niña (2013) y ha participado en los festivales de teatro de Socopó 2014, estado Barinas y el Festival de Teatro de Caracas 2014, actuando en la obra Edipo Nuestro, con el grupo de teatro proscenio bajo la dirección de Jackson Martínez.

Pero no todo es color de rosa en la capital, Carrizo, quien recientemente ha probado suerte en la pantalla chica en algunos programas de entrevistas, indicó que entrar en el mundo del teatro en Caracas es complicado ya que es un mundo de relaciones, puedes tener talento pero si no conoces a productores, escritores o directores que vean tu trabajo es mucho más difícil. La otra manera es hacer talleres de actuación con agrupaciones de teatro para formar parte luego de su planta de actores. Por otro lado, hay que competir con los actores y actrices de televisión, es decir, muchos directores y productores apuestan por quienes tienen «cartel» ya que eso les asegura público en sus funciones, entonces quienes no tenemos pantalla es más difícil poder entrar. El trabajo se va haciendo poco a poco, haciendo de back up a algunos actores, castin y conociendo gente que pueda darte una oportunidad, indicó.

«En Caracas se consume teatro, se decide ir a ver una obra así como cuando decides ir al cine».  Andrés Romero.

Carrizo añadió que el reto de un verdadero actor es seguirse formando «si realmente eres un actor que cree y se formó con conciencia de lo importante que es construir un personaje y mostrar una verdad escénica, no se termina. Cada personaje es una exigencia diferente, trabajar con distintos directores hace que crezcas como actor, el compartir con actores y actrices distintos permite que puedas explorarte y seguir creando. Para un actor o actriz si deja de crear y jugar en el escenario allí podría decir que murió como artista», dijo.

Teatro y televisión

Por su parte, el zuliano Andrés Romero, comunicador social de profesión, decidió ir a Caracas para crecer en su carrera que había comenzado a formar en la escuela de teatro Inés Laredo en Maracaibo-Zulia en el año 2000, al llegar a la capital del país realizó un castin en donde quedó seleccionado

«luego de esto no he parado y me siento agradecido de poder continuar haciéndolo obra tras obra, lo más común es hacer castin, si tienes algún tipo de preparación, de lo contrario existe la fortuna de que se pueden encontrar muchas escuelas, academias, teatros en donde dictan cursos o talleres. Cuando te comienzas a preparar comúnmente empiezas a participar en montajes. Lo importante es conectarte de alguna manera con el medio y que comiencen a conocer tu trabajo», indicó Romero.

Actualmente este zuliano, además de su trabajo en las tablas,  forma parte del programa Tas Pillao de Televen y reconoce que en las más de siete obras en las que ha podido participar logra disfrutar de las diversas respuestas que ofrece el público infantil y adulto.

En la capital existen 85 salas de teatro y múltiples cafés y restaurantes que le ofrecen al público diversas opciones.

Comente