Francis Juzga

1787_Foto COLUMNA-Agencias
13 de noviembre, 2015 - 3:30 pm
Redacción Diario Qué Pasa

*** No es extemporáneo (8-11-15): Cierto, hoy es Día del Gaitero, de aquel que compone una gaita, la canta, la toca, pero más aún, de aquel que la ama y la cultiva. Francis hoy es tu día. Felicitaciones (Gerardo Suárez).

*** Sostengo el criterio de que regresan son nombres y no grupos. Me refiero a esos conjuntos que desaparecen muchos años, regresan y se quieren adosar el lapso de desaparecidos válidos para la vigencia de la agrupación. Todos con excepción de Cardenales y Rincón Morales han tenido recesos largos.

Cuando Cardenales completo desertó y formaron la Universidad de la Gaita, los seguí porque consideré que era la versión aumentada y corregida de Cardenales a la máxima expresión. La Universidad de la Gaita fue grandiosa, porque significaba un reto a la excelencia. Sepan que fue tan impactante que acabó con todos los demás menos con Cardenales, que en una semana, con la sapiencia de Pedro Suárez, reunió a un grupo de muchachos, con Carlos y Malvin González a la cabeza, que no se dejaron avasallar y Cardenales se mantuvo.

La Universidad de la Gaita se mantuvo en su primera etapa cuatro años, del 80 al 83. Al año siguiente se llamó Universidad Todas Estrellas con solo un año de actividad. Del 85 al 88 se identificó como Gran Universidad y tuvo que hacerle frente entre otros a VHG. Después de eso estuvo veintisiete años fuera del mundo de la gaita. Si hoy están cumpliendo 35 años debe tener no menos de setecientos temas grabados. Si estoy equivocado que alguien me aclare la situación.

*** A cinco días de la celebración de las fiestas en honor a la Virgen de la Chiquinquirá, quizá pocos sepan que la festividad era localista, solo se celebraba en Maracaibo y el resto del estado se dedicaba a escuchar de las veladas y el desfile por la calle Derecha. Cuando se decretó el Día del Gaitero, se aprovechó para instituir como fecha festiva en todo el estado, el 18 de noviembre Día de la Chinita. De este modo todo el estado pudo celebrar la fiesta.

*** El Encendido de las Luces de la Alcaldía lo disfrutaré ya en diciembre, con calma y a la inversa, desde la Plaza del Angel hasta la Padilla, donde me empataré  con el encendido de la Gobernación.

*** El caso Yelitza Vílchez dio un vuelco. Un tratamiento a fondo evitará un trasplante de hígado, por cuanto su mal está controlado y estacionario, razón por lo cual se le puede hacer frente, en procura de evitar la aparición de una cirrosis la que complicaría la situación. Conversar con ella y escuchar la valentía con la cual explica las cosas, lleva a pensar que su sanación será más pronto de lo que todos deseamos. Nadie se equivocó en los diagnósticos, de manera que la segunda versión asomó la posibilidad de un tratamiento capaz de hacerse dueño de la situación. Todo eso me alegra.

Los tiempos de Dios son perfectos, ya todos lo sabemos. Pregunto cómo estaría de revolucionado el ambiente, si la oferta millonaria la hubiera recibido y de pronto se supiera que se detectó la posibilidad de cortar el mal de raíz.

Cierto es que lo que ha recibido, todo ha sido invertido en medicinas y tratamiento, pero los malpensados que sobran en esta ciudad, no cesan de inventar lo increíble, pero que en nada van dañar la moral ni la fuerza espiritual de Yelitza, quien cuenta con la oración de todo un pueblo.

*** El Día del Gaitero fue brillante. Por primera vez en muchos años la fauna gaitera se replegó. Los actos de la Alcaldía y de la Gobernación fueron vistosos. Pienso que los gaiteros deben estar más que felices, por encontrarse con un ambiente que poco a poco va cambiando. Confieso que ha sido el mejor año de esta celebración que haya vivido. Mi felicidad será completa cuando los bustos de Ricardo y Astolfo sean rescatados y llevados a Santa Lucía. Después vendrá el de Gladys Vera. Advierto que no todos tienen la jerarquía gaitera como para recibir estos galardones, de pronto habrá quien piense que todos deben estar allí y no es así. Me refiero a los bustos e ingresos al Panteón.

Se condecoró a gaiteros que se lo merecían, finalmente para cerrar debo juzgar el testimonio de un gaitero dado por TV, quien me deshidrato con las palabras que dijo. Creo que muchos lo vieron y no vale la pena que lo identifique. Nunca imaginé que la ingratitud fuera tan grande.

*** Sigo preguntando y me entero de que los grandes grupos no participarán en el concurso de la Academia. Considero que los que se inscribieron estuvieron en su derecho y los que no, también. La Constitución fija el respeto a la decisión que cada persona tome, siempre y cuando no viole los derechos civiles de otros. Me aseguraron que ya esta semana se harán las primeras eliminatorias. Quiera Dios que lo piensen más y mejor y no cercenen la temporada, dando el veredicto en noviembre y dejando a diciembre huérfano de la alegría gaitera que lo caracteriza.

*** Vaya reflexión: Le trasplantaron el corazón de un niño negro: John Nathan Ford, niño negro del barrio de Harlem de Nueva York, salió a jugar al balcón. Todavía con solo cuatro años de edad no se daba cuenta de las diferencias de color. Jugando se cayó del balcón. Quizá por un mareo, o de debilidad, o de descuido, el niño se cayó desde un sexto piso. Su madre, Dorothy Ford, hizo donación del pequeño corazón de John Nathan, para que fuera implantado en el pecho de James Preston Lovette, niño blanco también de cuatro años de edad. El niño negro, muerto en medio de la miseria, seguirá viviendo, aunque sólo sea su corazón, dentro de un niño blanco afortunado.

Amigo, ¡cuántas reflexiones podemos sacar de esta patética noticia! La primera es que no importa de qué color es la piel del individuo, si negra, blanca, amarilla, cobriza o aceitunada: los corazones siempre son rojos. La verdad es que debajo de un par de milímetros de piel, todos los seres humanos nos parecemos. Todos tenemos la misma composición molecular y química. Todos tenemos los mismos rasgos psicológicos básicos.

Todos tenemos las mismas necesidades físicas, y las mismas reacciones morales y sentimentales.

La segunda reflexión es: ¿Qué va a pensar el niño blanco cuando más adelante sepa que lleva en su pecho el corazón de un negro? ¿Se sentirá humillado, menoscabado, acomplejado, deprimido? O, ¿ese corazón negro que le ayuda a vivir le dará una visión de amor y comprensión universal?

Sea cual fuere su reacción cuando conozca el caso, el hecho sigue estando allí. La muerte accidental de un negrito sirvió para que él pudiera seguir viviendo. Y sea racista o no, el hecho permanecerá inalterable: un corazón negro seguirá bombeando sangre de blanco. Cristo Jesús, con piel de judío, murió no accidentalmente en una cruz. Su corazón fue traspasado por nosotros y su sangre, sangre judía, fue derramada íntegramente para redimir a todos los hombres, de cualquier color, raza, nacionalidad y religión y condición social. ¿Que aprendimos de esto?

*** Néstor Rincón se postuló como candidato a la AN por la parroquia Coquivacoa. Un gaitero, nombre y apellido así lo identifican, se lanza al ruedo político sin mucha bulla, pero consciente de la responsabilidad que busca. El es hijo del ya ido Néstor Rincón (El Negro), uno de los forjadores del Conjunto Rincón Morales. Considero que «Nestico» tiene todo el derecho del mundo de aspirar. Lo invité a que visitara QUÉ PASA para que los editores de las páginas de política le atiendan y eso fue el martes y aproveché para saludarlo como en los viejos tiempos.

*** La gira artística llamada Corazón Llanero que viene recorriendo el país se presentó en Maracaibo y se les ocurrió empatarlos con el vallenato en el Parque Urdaneta. El entusiasmo que experimenté al principio se esfumó. Les cuento algo: La música nativa fue difícil de rescatar. En los años 40-50, las estaciones de radio la radiaban de seis a siete de la mañana y después de allí, no se escuchaba más a lo largo del día. En aquel entonces las estaciones de radio salían al aire a las 6:00 de la mañana, de allí que solo le dedicaban esa piche hora a nuestro folclor. Lorenzo Herrera, Magdalena Sánchez, María Teresa Acosta, Rafael Montaño y oros más fueron loa valientes de ese tiempo.

A partir de los años 60 la televisión le abrió las puertas y desde entonces comenzó a sonar un poco más, hasta convertirse en algo fuerte en el ambiente. Quiero simplemente decir que el vallenato no nos ha dado un chancecito para nada.

*** No es la primera vez que juzgo a los gaiteros, como excluyentes. El sábado pasado se fue de este mundo José Lang, el primer asiático, eso creo, en incursionar en la gaita como tamborero. Estuvo con Cardenales, Los Mismos de Ayer y otros grupos más, pero su muerte no motivo a nadie. Descanse en paz el amigo tamborero que hizo méritos para ser recordado….También partió al más allá el mejor guitarrista que tuve el honor de conocer, Enrique Atencio, a quien conocí cuando era parte de Trio Ambay con Carlitos Ochoa a finales de los 80. Enrique era un maestro con la guitarra y era contratado por Julio Jaramillo cuando venía a grabar sus discos en Caracas. Quien puntea la guitarra en esas interpretaciones era el marabino, quien se marchó de este mundo en medio de un silencio increíble.

*** Estuve el pasado martes en el programa que va por Alborada FM 100.1 y es dirigido por el médico Eddy Hernández y Juan Vené. Me apabullaron porque arrancaron desse la primera vez que escuché una gaita e hice el amago de cantar Cántame una Gaita Hermano de José Ángel Pachano, así de tan motivado estaba. Me pasearon por mi geografía gaitera, desde Cabimas hasta Maracaibo. Vivir esa fantasía me entusiasmo. La música que me permitieron escuchar fue de antología sobre todo con el que iniciaron el programa, interpretado por Gladys Vera, tema con la que participó en el Festival de Ganadores de Festivales que organizaba Guillermo Sánchez García. Hermosa tarde la vivida. En fin, quede con las ganas de volver.


Foto: Cortesía

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

Comente