Francis Juzga

qpplaceholder
30 de enero, 2015 - 7:58 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Los planes trazados para el descanso se cumplieron desde la A hasta la Z. De entrada gracias a mis pacientes lectores por esperar nuestra vuelta a casa. Me regocija estar de nuevo con ustedes rumbo a los 47 años de esta columna.

*** Vi colas por doquier, para adquirir cualquier producto, quejas a montón, pero no vi ese descontento en los expendios de licores, con estantes bien equipados y donde los precios fueron exorbitantes, con marcado abuso, explotación al por mayor. Nadie se quejó y compró al son que se le impuso.

*** (La chinkunguya llegó/ y en un simple dos por dos/ ni siquiera respetó/ al negro que habló con Dios «Justo Montenegro». Por los lugares en los que caminé —nada de trotar pues el virus no me lo permitió—, tuve la suerte de compartir espacios con gente emprendedora, de quienes asimilé detalles.

No asocian el éxito con el dinero. No comienzan el día sin  un objetivo o un plan. La perfección no es su objetivo prioritario. Nunca se rodean de gente ni se centran en las cosas negativas. El fracaso no les hace perder el norte. Los problemas no les detienen. No les preocupa que se les juzgue. No ponen excusas. No envidian que a otros les vaya bien. Familia y seres queridos es lo primero. Les gusta divertirse. Cuidan de su salud. Se ponen metas concisas, Toman decisiones firmes. No van de víctimas por la vida. No viven del pasado. No se resisten al cambio. No dejan de aprender. No finalizan el día sin dar las gracias a Dios. Si alguno de ustedes se tropezó con personas así, los felicito de verdad. Tuve esa suerte y  me contagié con su modo de ver la vida.

*** La partida al más allá de Víctor Inocencio Alvarado comenzando el año, conmocionó a todos los zulianos. Su deceso se sintió más allá de las fronteras del estado. Sabía de la lucha que mantenía con su precaria salud y se durmió a la hora en que las palmeras de su Toas se mecían al compás de la brisa que Lago y mar la brindaban. Creo que más que a un cantor, se nos había  ido una persona con una calidad humana inmensa. A casi un mes de su partida pareciera extemporáneos estos juicios, pero creo que no, porque Víctor está aun en el recuerdo de todos. Reitero mis palabras de profundo pesar a  su esposa Zulia y a todos sus hijos.

Cierto es que Víctor nació en la isla, pero si no hubiera salido de allá, no llega a la cumbre, trepando con esfuerzo propio. Creo que si Víctor se hubiera ido a Caracas, de lo que se lamentó Mario Suárez, no hubiera interpretado la música zuliana que lo llevó al estrellato. Con todo el respeto que los isleños se merecen, creo que Maracaibo se lo ganó en vida.

Los nativos de la Isla con quienes conversé, fueron quienes mer llevaron a esa conclusión. Me hablaron de la cantidad de artistas —poetas, escritores, pintores, artistas plásticos, etc— que existen en la Isla, desconocidos, solo porque nadie se ha interesado en ayudarlos a progresar. No les prestan atención. Me contaron que las autoridades de ese municipio no se interesan ni por el arte ni por la cultura. Cosa más triste saber esto.

*** En una amena conversación con Héctor «Pelón» Valbuena, Eduardo Morales, Lino Caridad, Nerio Ríos, Edmundo Torres, Énder Linares, Justo Montenegro y Eliseo Fermín, entre otros, se hicieron interesantes exposiciones sobre la gaita, con planteamientos de lo que me nutrí con avidez. Quedé convencido de que nadie sabe todo sobre la gaita y que es mucho lo que aún hay que aprender al respecto. Escuchar los fundamentos de cada uno de ellos en torno a la gaita fue emotivo. Buscar las razones por la poca calidad en la composición de la gaita, fue otro problema que se planteó en la conversación. Compartí algunas opiniones, otras no, por tener una visión diferente en algunos casos.

Me llamó la atención el respeto que el grupo demostró por el vallenato. No lo culparon de nada, porque consideraron que la música no tiene nacionalidad y su idioma es entendido en todo el globo terrestre. Elogiaron la firme decisión de los colombianos de presentar su ritmo en su esencia, sin desvirtuar su raíz, manteniendo un respeto que no se ha tenido con la gaita, porque como se señaló, a la gaita le agregan instrumentos para venderla pretendiendo impresionar, antes al país y a otras naciones, y en su intento por lograrlo, se salen de su patrón. Pensé en lo excelente que resultaría una cátedra gaitera con invitados de esta clase, para poder conocer tantas cosas que hay detrás de ella.
Defendí la tesis de gaita todo el año y fui firme al señalar que de no haber sido por ese movimiento, la gaita hubiera desaparecido del ambiente. También hablé sobre los no sanos propósitos de grupos que están eliminando lentamente al furro, y hasta lo esconden en sus presentaciones públicas. Se dijo que en vez de furro o furruco, se debe identificar como mandullo, su nombre original.

*** Un mes después del veredicto final de la escogencia de la Gaita de Año se cumplió mi pronóstico. Solo una de las 10 clasificadas se escuchó en ese lapso, la ganadora, pero no con la fuerza que debía exhibir. La Gaita del Año es un espejismo y su imagen se borra apenas se deja de mirar ese espejo.

*** Me entero que se negoció el nombre Universidad de la Gaita con el propósito del regreso a la gaita. Vaya tarea esta que luce de lo más difícil. ¿Cuántos años hace que ese fenómeno gaitero dejó de sonar en el ambiente?  Esta agrupación se convirtió el boom gaitero más gigantesco registrado en toda la historia de la gaita, al grabar un doble álbum con 20 gaitas y las pegaron todas. Cada uno de sus solistas se inmortalizó con temas escritas por compositores, que sabían que eran los mejores y lo lograron. En próxima entrega hare un juicio más profundo al respecto. Ojo, la tarea no es fácil, pero el intento obliga a prestarle atención.

*** Ricardo Cepeda  queda —sin que quepa la menor duda— como el número uno entre los intérpretes de la gaita y además de eso, exhibe una virtud que muchos no practican, simplemente porque no la conocen: la humildad. La primera vez que lo vi fue en el sepelio de Ricardo Aguirre, quien fuera su inspiración. Jamás he visto en él un gesto de menosprecio hacia un colega gaitero, o mostrar un divismo como suelen hacer otros de menor clase y categoría. La humildad es la cédula de identidad de Cepeda y en razón de ello, es que goza de todo el aprecio y aceptación en todos los medios. No tengo ni idea de la última oportunidad en que compartimos. Nuestra relación no va más allá del saludo y respeto que siempre hemos puesto de manifiesto entre ambos. Una sola vez salimos a gaitear, junto a Quintiliano y nos perdimos durante 14 horas.

*** La gran totalidad de las estaciones de radio aumentó el canon de arrendamiento por hora. Muchos programas ya han desistido y en consecuencia desaparecerán. Situación que será aprovechada por las estaciones comunitarias y hasta alguna FM que ande dando tumbos y no aumentare la tarifa.

*** Oído al tambor: Al llegar a la llamada tercera edad, muchos quieren manejar su vida, pero es una misión imposible. La principal desgracia para un anciano es la soledad. Lo habitual es que las parejas no lleguen a viejos juntas; alguien se va primero, con lo que se desequilibra todo el statu quo que los sostenía a la pareja. Los viudos o viudas comienzan a ser una carga para su familia.  Recomiendan en estos casos que traten de no perder —mientras tengan lucidez— el control de su vida. Eso significa, por ejemplo: decidir cuándo y con quién salen, qué comen, cómo se visten, a quién llaman, a qué hora se acuestan, qué leen, en qué se distraen, qué compran, en dónde viven, etc. Porque, cuando ya no puedan hacer todo eso, se habrán convertido en un plomo completo, en una carga pesada, en un estorbo para la vida de los demás. Dura y triste realidad.

*** 24 días después sigo lamentando el gran petardo que resultó el Día del Deporte aquí en Maracaibo. Cuando el sacerdote pidió que levantaran la mano los atletas que estaban en la Basílica, sentí pena ajena por la escuálida asistencia de estos. ¿Por qué se da esa patética situación? 20 años atrás la celebración estaba a cargo del Círculo de Periodistas Deportivos (CPD) con los políticos participando apenas como invitados. Se entregaba el Premio al Atleta del Año, que hoy día lleva el nombre de Luis «Lucho» Moreno. La división de los deportistas origina una brecha cada año más amplia. Una misa por aquí y otra por allá. ¿Hasta cuándo va a ser así?

*** Cerrando el año 2014 se fue Petra Dávila, pionera del softbol femenino zuliano. Días antes había celebrado sus 100 años de edad. Comenzando el año se durmió en el Señor Efraín Peña Utrera, farmaceuta de primera línea y quien nos brindó las mejores atenciones junto a su señora esposa e hijos, cuando acudía a la Farmacia Fleming en busca de la medicina apropiada. Individuo de la Academia de la Historia, siempre se tomó tiempo para contarnos cosas de lo más interesantes de Maracaibo.

También partieron a otra galaxia Ángel «Parchito» Ávila, hermano de Germán e intérprete de la gaita Mamá Colgame la Hamaca, con Saladillo de RQ. Actuó además con la orquesta de Enrique Salas. La semana pasada en Cabimas se durmió en el señor el médico Humberto Núñez Bracho, excelente persona con quien tuvimos vínculos familiares….Otro que nos dejó fue el maestro don Arturo Bottaro, pilar fundamental del periodismo gráfico de Maracaibo desde 945 cuando se inicio. Caballero del periodismo, maestro de maestros, siempre presto a la palabra de estimulo para quienes veníamos detrás. No le pudimos cumplir con la visita a su amigo Fernando Molinares, todo estaba planeado, pero no se pudo… En Cabimas cambio de paisaje «Chicho» Valdivieso, persona de alto relieve, gaitero, humilde en extremo, amigo de primera línea.  Descanso eterno para todas estas almas viajeras.

*** Inesperado, pero súper emotivo reencuentro con Nerio Ríos «Gulliver y también El Roble de la Gaita». Hablamos de sus gaitas protestas y me ratificó que si le componen una que le guste, la grabará. Que aproveche entonces Neguito y Cia. Con Nerio recordé nuestros tiempos de estudiantes en Lagunillas (CEA) y luego como trabajadores de la Cia Shell y de cómo nos negamos a ser transferidos a Bachaquero, luego de cinco años en La Concepción. Le felicito en público pues hasta ahora no he escuchado nada negativo en torno al Instituto Municipal de la Gaita de San Francisco a cuyo frente se encuentra. Fue un excelente modo de alimentar nuestra amistad, en presencia de la Chinita.

*** Niní Hernández de Contreras, es la primera sempiterna hada madrina de esta columna. Residenciada en Valencia estuvo de visita en Maracaibo con sus hijos. Cuando la columna cumplió 25 años la presenté a los lectores, entonces era un despampanante mujer que paraba el tráfico y aun lo sigue logrando, tan benévola ha sido la madre naturaleza con ella. Bienvenida, excelente estada y feliz retorno a casa.

¡Quedó escrito. Epa, ya está. Nos vamos!

Comente