Francis Juzga

DIA DEL PERIODISTA (37).JPG - 185.99 Kb
25 de octubre, 2014 - 2:38 pm
Redacción Diario Qué Pasa

***En cuestión de pocos días los conductores de los autos por puesto comenzarán a cobrar su aguinaldo. Esta vez serán dos meses, lo que nos parece excelente siempre y cuando cumplan respetando al usuario, no cobrando de mas después e las seis de la tarde, cumpliendo con los recorridos, y no dejar botado al pasajero donde ellos les de la real gana y en fin, si tan solo ellos cumplieran mi modo de pensar sería distinto. Vuelvo a decir que mi difunto padre fue conductor de por puestos en la línea Bella Vista, o para cualquier ruta que necesitara de transporte. Los de antes, pueden preguntar por allí, si que eran servidores públicos y puedo contarles situaciones de comportamiento ciudadano de estos conductores, en lo que atenciones para el usuario se refería. Vamos a ver pa’ ver.

*** Reflexión: ¿Cómo olvidar?… Cómo olvidar los días grises, si son ellos los que traen el brillo del sol, si son las que proporcionan las victorias Cómo olvidar los errores, si son ellos que dan las lecciones Cómo olvidar la soledad, si es ella que hace entender los amores y trae a los amigos. Cómo olvidar las tristezas, si ellas hacen que la suerte cambiara, si el fracaso puede enseñar a soñar. Cómo olvidar a Dios, si Él siempre sostiene como un Padre. Epa es con todos. No se suelten nunca de la mano de Dios!!!

***Hablamos de solistas y hasta ahora no hemos medido hasta donde pudo haber llegado Miguel Aguirre, quien triunfo con la gaita “Sagrada Dama del Saladillo” (Estrellas del Zulia), que aun sigue sonando y que lo colocó como una de las voces más clasificadas del ambiente gaitero. Claro que estaría ranqueado entre los primerísimos, porque calidad interpretativa fue lo que le sobró. Un buen día sufrió un percanc3 de salud regreso pero ante el estupor general dijo me voy y punto. Desde entonces se apartó definitivamente del escenario de la gaita. No cabe duda de que fue buenísimo como intérprete gaitero.

*** El Secretario de Cultura Giovanny Villalobos Añez, se reunió la semana pasada con los empleados de Academia de la Gaita Ricardo Aguirre (Fundagraez), y les informó sobre los beneficios sociales que otorgará su despacho para mejorar la calidad de vida y el nivel de profesionalización de los músicos. Cosa más grande señores. “Fundagez –declaró Villalobos- cuenta con cuatrocientos músicos y todos tiene derecho a devengar sueldos decentes y gozar de estabilidad laboral” (SIC). Algo que nos llamó la atención fue su anuncio sobre la  reinauguración del Museo de la Gaita Humberto Rodríguez “Mamaota”, ahora  como directora Anita Villalobos, quien con toda seguridad hará importantes cambios, para convertirlo en un verdadero centro cultural para disfrute de todos los luciteños. ¿Solo los luciteños? ¿Entonces yo como saladillero estoy out?  Otro anuncio que entusiasmo fue la construcción de La Villa del Artista, con 300 casas para los gaiteros, Hubo alegrías cuando aseguró el aumento de las pensiones. Ojalá y todo estos se dé. No olvidemos que hay un montón así de grande de gaiteros pelando y no son papas, sin trabajo y sin prestaciones sociales… Mi recomendación es que hay que mirarse bien en este espejo, por si acaso.

***La reflexión de hoy: La Humildad: Caminaba con mi padre, cuando él se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó: “Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?” Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí: “Estoy escuchando el ruido de una carreta…”“Eso es” -dijo mi padre- “es una carreta vacía”. Pregunté a mi padre: “¿Cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la vemos?”Entonces mi padre respondió: “Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por causa del ruido. Cuánto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”. Me convertí en adulto y hasta hoy, cuando noto a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y haciendo de menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: “Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”. La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirle a los demás descubrirlas. Y recuerden que existen personas tan pobres que lo único que tienen es dinero. Nadie está más vacío, que aquel que está   lleno del  ‘Yo mismo’. Seamos lluvia serena y mansa que llega profundamente a las raíces, en silencio, nutriendo.

***Desparrame en Sana Lucia. Al parecer, en Maracaibo el vallenato tiene más dolientes que la gaita.  El pasado fin de semana la asistencia de parroquianos al bulevar tocó fondo. Créalo si les da la gana. La  prohibición de que el vallenato suene en ese territorio disgustó a quienes huyeron del escenario. Son los que cada fin de semana en sus autos y camionetas a todo volumen, apabullaban a la gaita zuliana con su música. Lo triste es que quienes de ese modo actúan, se la pican de zulianos, de maracuchos por el solo hecho de ir a Santa Lucia, pero van a escuchar todo menos gaita. Esta situación es lamentable o triste.

¿Que mente puede pensar que se va a Santa Lucia a escuchar vallenatos? Si se tiene a la parroquia como referencia de  la Zulianidad, de lo maracucho, justo es que sea la gaita la que allí reine y no otro ritmo. Esto no lo van a entender los seguidores de los otros ritmos, quienes consideran que el sitio se hizo para ellos y punto. Quienes más bulla hacían eran agentes de cuerpos policiales especiales  y contra estos nadie reclamaba, hasta que a alguien se lo ocurrió ponerle el cascabel al gato, lo que aplaudimos aunque ellos resultados han sido francamente asombrosos…

Los negocios que venden cerveza se molestaron sin razón. Quienes van a esos lugares con el fin de escuchar lo que a ellos les gusta, que va más allá de lo autóctono, llevan sus bebidas, sus cavas y en fin, los negocios no se benefician de ellos para nada. Eso lo saben tanto Luis como Diego, quienes supongo respaldarán la medida si se conoce que el propósito es promocionar lo nuestro, que para unos es lo mejor, pero para otros no y allí está el detalle.

Antes que prohibir el derecho a escuchar la música que le gusta a una legión de zulianos, deberían más bien buscar un sitio para estacionar los autos. En ese lugar el que quiere poner sus vallenatos a todo dar, lo podrán hacer, pero no ocupar el espacio frente al Museo de la Gaita para restregarnos ritmos foráneos en nuestras narices. Si usted sabe de un festival vallenato donde hay espacio para la gaita, díganme y cambiaré de opinión, en el sentido de que la gaita lo que está es reclamando su espacio y nada mas, donde se pueda escuchar lo que a usted y a mí nos gusta, de manera que no hay porque dramatizar.  Por lo pronto, lo único cierto es que la asistencia a Santa Lucia el pasado fin de semana, sufrió un tremendo  bajón.

***Desafío. No conozco, no sé de ningún grupo de gaitas cuyo propietario se haya interesado, ni en lo más mínimo, por la seguridad social de los gaiteros que integran  su conjunto. Ellos no perciben al grupo como una empresa, aunque ganan el 80% de los ingresos brutos del grupo y reparten si acaso un 20%. El gaitero puede pasar todas las necesidades del mundo, y el  dueño del grupo no moverá un dedo para ayudarlo. Fue así como entonces surgió la idea para la creación de la Fundación de la gaita y vaya, vaya, los primero directivos eran todos propietarios de grupos, de esos a quienes el gaitero no les preocupa para nada. Lo demostraron cuando nada hicieron ni harán  a favor de los desposeídos y por el contrario apenas supieron lo del monto a ganar por el premio gaita del año, se olvidaron de todos los gaiteros que se quedaron sin trabajo y salieron en estampida a inscribirse en el mismo. Siento profunda pena ajena por quienes así actúan, por quienes no demuestran ningún tipo de valor humano y tienen como a su Dios al dinero. Por esa razón sacan a relucir ese patrón de conducta.

***Dámaso González es un excelente hombre de gaita, en consecuencia ignoro porque se enfrasca en ahogarse en un vaso de agua. No es la primera vez que juzgo similar situación. El único instrumento académico de la gaita es el cuatro, los demás se aprenden por oído y el 80% de los zulianos saben accionar las maracas, el furro, la charrasca y las tamboras sin que se les deba enseñar, porque eso es, no me cansaré de repetirlo, un don de Dios, de manera que eso de ir a las escuelas a enseñar a tocar ese esos instrumentos es algo  utópico, pues de seguro ya muchos de esos niños los sorprenderán por la forma como le meten a esos instrumentos.  Enseñar la gaita es algo distinto, enseñar la gaita es decirles a los niños que es gaita, como deben componerse las gaitas, que hacer para no sacarla de sus raíces. Finalmente Dámaso, ¿Quien le enseñó a muchos de tus compañeros a tocar esos instrumentos?

***Donde quiera que se encuentre Luis Guillermo Rosales, estará asombrado al enterarse de lo que está sucediendo con la emisora Radio Calendario, que fue suya en los tiempos dorados de la radio zuliana, aquella del Noticiero Marazul  por donde desfilaron grandes hombres del micrófono y de la consola. Una estación con más de 70 años de vigencia merecía una mejor suerte. De las emisoras AM, de antaño solo queda Radio Popular y Mararitmo 900, antes Radio Mara, las demás fueron desapareciendo una a una sin que la tradición sirviera para nada. ¿Qué estará pensando Fander Serradas en estos momentos? ¿Quién protege a los trabajadores de esa estación que están a punto de quedar en la calle? En Maracaibo también suceden cosas que dejan a uno perplejo.

*** Frangela Catalina y Francis son los cumpleañeros de la semana. Todas las bendiciones de lo alto para mis muchachos.

***Sin hacer ruido se nos fue un compañero de trabajo aquí en Que Pasa. José Antonio Navarro siempre fue motivo de nuestra preocupación. No tenía familiares en Venezuela, contaba con algunos amigos en Cabimas y aquí en Maracaibo, tan solo sus compañeros en la redacción de este diario, quienes estamos consternados por esto que estamos viviendo, simplemente porque siempre hemos sido una familia, porque estamos más tiempo en la redacción que en nuestros hogares. José Antonio con quien tuve la ultima chanza el pasado domingo a raíz de la goleada de Real Madrid al Levante, no respondió a mi descarga. Presiento que ya su noble corazón estaba dando sus últimos latidos. Dos días después fui el último en enterarme de su deceso. Murió dormido, como para no molestar a nadie. El silencio en que está sumida la redacción es profundo, aterrador, nadie quiere reír, ni hablar duro, y es que cuando en un diario se va un compañero de redacción, en eso se sumerge el ambiente. Paz al alma de José Antonio, el que hacia del periodismo de investigación, una responsabilidad única, sin límites y quien gustaba de compartir sus éxitos cuando en la redacción de deportes se sentaba a observar los partidos de futbol y se sentía cerca de su natal España.

Mucha luz en su transitar a la galaxia que Dios escogió para su alma.


Las oraciones de todos sus panas de la redacción de Que Pasa, proporcionarán mucha luz para iluminar el alma de José Antonio a la mansión celeste

***Quedo escrito. Epa, ya está. Nos vamos

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente