Tiempos de tentaciones

qpplaceholder
28 de junio, 2015 - 3:29 pm
Redacción Diario Qué Pasa

«Todo lo que se hace bajo el sol es un mal negocio. Todo se nos escapa, se corre tras el viento», Eclesiastés cap. 2:17. Al correr del tiempo se trabaja con afán para cimentar lo que en nuestra vida, algún día disfrutaremos intensamente sin carreras con manos entrelazadas, con el amor de siempre, sin pendientes. Pueden pasar muchos días y así, años si Dios da licencia saborearemos los días buenos.

Valorar lo que se tiene sin mirar al camino es necesario. Las tentaciones nacen, crecen y existen solo en la mente de quien no las deja pasar. El compromiso es un valor prodigioso dudo que quien no lo posea pueda vivir una vida única sin inconvenientes. Si repites el error no aprendiste nada de él y será lamentable porque de ellos se aprende.Temor a Dios, el único que debemos tener, es el freno que impide que actuemos incorrectamente. Cómo explicar que a veces nosotros mismos, con actitudes atroces, sin lograr vencer la  tentación, atacamos los días blancos; no nos  alcanzara la existencia para disfrutarlos.

Cuando los años pasan  nuestro cuerpo al igual que el espíritu llega a la llamada edad dorada –en verdad que tiene que ser dorada– si trabajaron los días negros para disfrutar los días blancos debe ser dorado todo lo que nos tocará vivir. Somos grandes, como dice mi niña. Entonces nos hallamos con espíritu realmente activo regocijándonos sin temor a equivocarnos con sentimiento profundo, con ojos abiertos absorbiendo lo que falta.

No bombardiemos los días blancos, dejaremos tantos cráteres que no podremos pasar, lo verdadero se perderá jamás regresara.Tiempos de tentaciones, tiempos donde creer en ti, hará que tu aptitud gane el avance de la cruel tentación.

Se restaura el corazón y al igual que el cuerpo en su rehabilitación se tornará fuerte capaz de huir del faraón y al otro lado del mar el himno de victoria cantar.

Comente